Blogs
Viernes 13 diciembre de 2019 | Publicado a las 13:24
El efecto de las Acusaciones Constitucionales
visitas

La aplicaci√≥n de la herramienta jur√≠dico-pol√≠tica de la Acusaci√≥n Constitucional, que desde 1822 est√° en la Carta Fundamental de Chile, jug√≥ un efecto no escrito ni exacto, pero muy cercano a la declaraci√≥n de ‚Äútablas‚ÄĚ, como en el ajedrez. M√°s que un empate con igual marcador como en el f√ļtbol, en esta otra situaci√≥n, ninguna de las partes logr√≥ imponerse a su adversario.

Por una parte, la aprobaci√≥n de la Acusaci√≥n Constitucional a Andr√©s Chadwick, le dio una victoria a la oposici√≥n democr√°tica, porque mucho m√°s all√° de la contundencia de las pruebas relativas a la violaci√≥n de los Derechos Humanos, reconocidas por los organismos internacionales m√°s reconocidos en la materia, frente a las cuales el gobierno de Pi√Īera tiene una responsabilidad pol√≠tica imposible de eludir, que se concentra inequ√≠vocamente en el ministro del Interior y Seguridad, a pesar de esa realidad que indicaba que la acusaci√≥n se iba a aprobar, el pi√Īerismo se empe√Ī√≥ en presagiar lo contrario, especulando con las decisiones individuales de uno u otro senador, en particular, de J.M.Insulza. Nadie pis√≥ el palito o escuch√≥ los cantos de sirena.

En consecuencia, cuando se cerró la votación y no hubo quiebre alguno en las fuerzas de oposición, se vino la noche en el oficialismo y una inocultable desazón se extendió en sus filas, que se canalizó en una retórica algo histérica que intentó victimizar al otrora hombre fuerte y de total confianza del gobernante que conocía el sabor amargo de la derrota después de llegar a las alturas o a los recovecos del poder desde la Ceremonia de Chacarillas con Pinochet, en 1977, hasta este miércoles 11 de diciembre.

Al rev√©s, la ca√≠da de la Acusaci√≥n Constitucional en contra de Sebasti√°n Pi√Īera, ha permitido a la derecha recuperar el habla y mostrarse exultante. No puede ser de otra manera. La abigarrada nube de funcionarios que encabezaron los aplausos deben sus bien provistas posiciones de privilegio al gobierno pi√Īerista, as√≠ que una y otra cosa, es decir, ellos y el gobierno se confunden en una sola cosa.

Asimismo, rodearon la eventual aprobaci√≥n de esta Acusaci√≥n Constitucional de una serie de presagios apuntando a una inestabilidad te√Īida de algo m√°s, de una amenaza t√°cita, de oscuro vaticinio, que al no ocurrir acentu√≥ sus propios festejos.

Por consiguiente, ambos bloques políticos a pesar de su rivalidad, oficialismo y oposición tuvieron motivo de amargura y satisfacción.

En todo caso, el que m√°s gan√≥ fue el gobernante, algo poco debi√≥ dar a los diputados que desgaj√≥ del voto de apoyo a la Acusaci√≥n, as√≠ hay registro de los pasos de su ‚Äúdelf√≠n‚ÄĚ por los pasillos de la C√°mara, pero orden√≥ sus filas en torno a su permanencia, aunque haya tenido que entregar un ‚Äúcoronel‚ÄĚ. En su caso, as√≠ ha ocurrido siempre. Soldado que se salva sirve para otra batalla, no importa como sea.

Camilo Escalona Medina
Ex Presidente del Senado

Tendencias Ahora