Blogs
Universidad Bernardo O'Higgins
Martes 11 septiembre de 2018 | Publicado a las 16:21
Educación, igualdad y derechos sociales
Publicado por: Blog UBO
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desde alg√ļn punto de vista, el que no creemos que sea exclusivo, la historia humana ha sido una historia de la desigualdad. El lector compartir√° en que es algo bastante obvio, por las causas que estime pertinentes.

En alguna medida esto ha motivado el nacimiento y desarrollo de las religiones, de los relatos escatológicos y de las parusías, de grandes narrativas ideológicas acerca de la redención en la Tierra, o de causas para el desarrollo de algunas de las más granadas formas de arte, que al mismo tiempo han contribuido a crear y fortalecer esta idea: hay desigualdad entre las diversas sociedades y entre los miembros de cada una de ellas.

A trav√©s de los a√Īos los seres humanos, al amparo del pensamiento filos√≥fico, religioso y jur√≠dico, han debatido acerca de la noci√≥n de igualdad y desigualdad. Se han escrito las l√≠neas m√°s hermosas en su nombre, levantado los monumentos materiales m√°s portentosos, a la vez que se han librado guerras, aplanado las calles, y alimentado los corazones de los artistas inspirados en su causa.

Recorrer este camino ser√≠a arduo y provechoso, pero en honor a la concisi√≥n cabe preguntarse qu√© entender por igualdad. El fil√≥sofo y acad√©mico Agust√≠n Squella plantea que: ‚ÄúLa igualdad es una relaci√≥n de homologaci√≥n entre dos o m√°s sujetos‚ÄĚ, destacando que √©sta pertenece al mundo de las ideas, se basa en el inconformismo, y es de car√°cter normativista.

La cr√≠tica establecida por los ilustrados del siglo XVIII a la sociedad de feudal, en especial de parte de los recordados Voltaire y Rousseau, y su idea de la igualdad qued√≥ tempranamente plasmada en el art√≠culo 1¬į de la Declaraci√≥n de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, as√≠ como en los primeros textos constitucionales franceses de 1791, 1793, 1795 y 1814, en la Constituci√≥n belga de 1830, y en la XIV Enmienda de la Constituci√≥n de los Estados Unidos de Am√©rica, por mencionar solo algunos textos legales.

A trav√©s de los a√Īos los seres humanos, al amparo del pensamiento filos√≥fico, religioso y jur√≠dico, han debatido acerca de la noci√≥n de igualdad y desigualdad
- Francisco Ocaranza Bosio

Al mismo tiempo, y en materia de educaci√≥n, la Constituci√≥n Francesa de 1791 consagra la organizaci√≥n de una instrucci√≥n p√ļblica y gratuita, creada y organizada por el Estado.

Con matices relativos a la gratuidad, pero no en relaci√≥n al reconocimiento jur√≠dico y social de la educaci√≥n en cuanto derecho, Chile no es la excepci√≥n, consagr√°ndolo a partir de la Constituci√≥n de 1818, y continuando en la de 1822, 1823, 1828, 1833, 1925 y 1980, adem√°s de aparecer especialmente mencionado en el denominado ‚ÄúEstatuto de Garant√≠as‚ÄĚ de 1971.

Concordamos con algunos tratadistas en que el derecho a la educaci√≥n constituye un derecho de tipo social, el que de acuerdo al acad√©mico, fil√≥sofo y abogado Carlos Pe√Īa: ‚ÄúNo es [‚Ķ] establecido, por decirlo as√≠, s√≥lo en inter√©s del individuo, sino que tambi√©n existe en inter√©s de la comunidad a la que el individuo pertenece‚ÄĚ, lo que lo diferencia de un simple bien de consumo.

Es cierto que la naturaleza de los derechos es sumamente compleja debido a que, razonablemente, debemos dudar de la posibilidad efectiva que un individuo tiene de cumplir (es decir, hacer exigible) el bien jurídico cautelado en el mismo, que en la mayoría de los casos está relacionado a la economía (la personal y la del Estado) y a la existencia de políticas ejecutivas apropiadas.

Si se considera que la experiencia educativa constituye una de inter√©s p√ļblico (referida a la comunidad/polis), que permite generar un concepto del mundo a trav√©s de las pr√°cticas compartidas, podemos derivar y atribuir a ella una naturaleza social, cuesti√≥n que, m√°s all√° de cualquier costo (econ√≥mico y psicol√≥gico), confirma el talante de este derecho (Pol√≠tico con may√ļscula en un sentido aristot√©lico), en relaci√≥n con la promoci√≥n del bien de los miembros de la sociedad, en orden y justicia, en conformidad con lo expuesto por el fil√≥sofo norteamericano John Rawls.

Francisco Ocaranza Bosio
Director Escuela de Historia y Geografía
Miembro del Programa de Doctorado en Educación
Universidad Bernardo O’Higgins

Tendencias Ahora