Artes y Cultura
Jueves 30 mayo de 2019 | Publicado a las 11:28
"Mi amigo Alexis": alegre, liviana y edulcorada comedia en busca de masividad
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

‚ÄúMi amigo Alexis‚ÄĚ, con el gancho de Alexis S√°nchez en pantalla, busca claramente llegar al gran p√ļblico con una historia que combina al astro del f√ļtbol (y protagonista de muchas alegr√≠as para los hinchas), comedia f√°cil, ni√Īos y una historia de penurias y esfuerzos que, como era de esperar, se encaminan no como quieren algunos sino como debiera ser la ni√Īez: so√Īadora y libre.

Una combinaci√≥n de comedia de errores y situaciones inesperadas con realidades de precariedad y esfuerzo -la infancia de Alexis S√°nchez y la de Tito, el ni√Īo futbolista de la actualidad-, como dos historias y enfoques paralelos donde una quiere darle profundidad y contenido a la otra, y la comedia quiere hacer m√°s f√°cil una parte que podr√≠a haber sido dura.

Todo lo anterior con algunos toques de ‚ÄúKarate Kid‚ÄĚ, la del maestro (Alexis S√°nchez) que quiere formar al pupilo dotado, esforzado y lleno de dudas. Aunque el maestro, claro, es quien es quien…

‚ÄúMi amigo Alexis‚ÄĚ, en resumen, es una pel√≠cula familiar que entretendr√° y, posiblemente, pase sin dejar mucho en el esp√≠ritu, en la memoria o en la historia del cine chileno.

La historia

‚ÄúMi amigo Alexis‚ÄĚ combina la historia de Tito (Luciano Gonz√°lez) con Alexis S√°nchez.

Por un lado está la infancia de Alexis (Marco Baeza) en Tocopilla, su capacidad de superación, esfuerzo, los amigos, la solidaridad y la ruda pobreza que le tocó vivir.

Por otro lado est√° Tito, un ni√Īo que vive en la ladera del cerro en la comuna de Recoleta, es un gran jugador de f√ļtbol y tiene un padre cesante ex-futbolista frustrado (Daniel Mu√Īoz) que se proyecta en su hijo. Pero Tito tiene dudas sobre ser futbolista, mientras su hermana est√° en la situaci√≥n contraria (es buena arquera y quiere ser futbolista). A lo anterior se suma una madre que ‚Äúpara la olla‚ÄĚ vendiendo ropa usada en la feria.

Entonces se cruzan las historias, afloran prejuicios y frustraciones, se abren oportunidades y todo termina de una forma no esperada pero con ‚Äúfinal feliz‚ÄĚ.

Liviana para un p√ļblico masivo al que no hay que molestar

Alejandro Fern√°ndez Almendras hace una pel√≠cula masiva, para todo espectador. No s√≥lo por Alexis S√°nchez e incluir un actor querido como Daniel Mu√Īoz. Lo es tambi√©n porque realiza una pel√≠cula que busca no incomodar a nadie, al punto de resultar liviana en algunas realidades que muestra, poco veros√≠mil.

La dureza de la infancia de Alexis S√°nchez queda reflejada en el barrio, la bicicleta sin neum√°ticos, la madre que le pasa una hallullas sin nada m√°s, unas zapatillas rotas (escenas que rememoran ‚ÄúHistorias de f√ļtbol‚ÄĚ de Andr√©s Wood, 1997, donde tambi√©n actu√≥ Daniel Mu√Īoz). Pero no hay drama, no aparece su familia, no hay conflictos en el barrio, ni alcohol ni drogas.

En el presente, ‚ÄúMi amigo Alexis‚ÄĚ muestra el barrio de Tito como un lugar tranquilo, donde ni√Īos y adultos se mueven sin problemas, pero donde en corto tiempo pueden desvalijar un auto, dej√°ndolo incluso sin neum√°ticos.

Es pobreza digna y sana (en ambas situaciones), para todo p√ļblico (como si la gente y los ni√Īos no supieran lo que pasa, en especial en sus barrios). Como si el tr√°fico y consumo de drogas y las situaciones de inseguridad, las tensiones en las relaciones, que se viven en forma cotidiana no existieran. O como si no se pudiera hablar de ello en una pel√≠cula familiar.

Un detalle a destacar: el peque√Ī√≠simo rol dado a Aldo Parodi (“Johnny Cien Pesos”, “Caluga o Menta”), un homenaje a este gran actor.

Mi amigo Alexis, F√°bula (c)
Mi amigo Alexis, F√°bula (c)

Alejandro Fern√°ndez Almendras

El director tiene muy buenas pel√≠culas, y en ‚ÄúMi amigo Alexis‚ÄĚ demuestra una gran capacidad para dirigir ni√Īos (est√°n muy bien Luciano Gonz√°lez y Marco Baeza, entre otros) y personas que no son actores profesionales, sin embargo es de lamentar que la sensibilidad y profundidad para abordar temas, ambientes y personajes populares quede aqu√≠ deslavada (en relaci√≥n a sus tres primeros largometrajes).

Alejandro Fernández Almendras (Chillán, 1971) es un director con películas poco conocidas pero que, en los cinéfilos, dejaron huella.

‚ÄúHuacho‚ÄĚ, la primera, es una cinta que se asemeja a un documental que muestra una familia que vive en el campo, cerca de la ciudad, desde sus tres integrantes (abuela, madre e hijo), desde tres generaciones, mostrando la precariedad material en forma sensible y descarnada. Una cinta conmovedora sobre la precariedad del campo, la vulnerabilidad, los cambios generacionales y un desarrollo que, ah√≠, llega como consumo.

Le siguieron ‚ÄúSentados frente al fuego‚ÄĚ (otra vez con Daniel Mu√Īoz de protagonista) y ‚ÄúMatar un hombre‚ÄĚ, donde profundiz√≥ en personajes precarios (ahora masculinos), en ese Chile oculto que no interesa a la ‚Äúeconom√≠a‚ÄĚ ni las ‚Äúestad√≠sticas‚ÄĚ. Pel√≠culas de provincia, donde muchas veces el vac√≠o, los silencios, son los protagonistas.

Su √ļltimo filme, ‚ÄúAqu√≠ no ha pasado nada‚ÄĚ, sobre el caso del hijo del ex-senador Carlos Larra√≠n, ya fue un cambio de tim√≥n en su obra (en la que da la impresi√≥n que aborda un ambiente que no es el suyo). En ella retrat√≥ las fiestas -el ‚Äúreviente‚ÄĚ- de j√≥venes de la clase alta, con mucho alcohol, drogas y sexo, y la brutal forma en que opera el poder en ese sector. Sin ser una gran pel√≠cula, tiene una escena notable, una s√≠ntesis de c√≥mo se impone la fuerza, el sentido de clase social dentro de la misma clase alta. Es la escena entre el protagonista y el abogado de Larra√≠n, interpretado de manera magistral por Luis Gnecco. Es de destacar que ‚ÄúAqu√≠ no ha pasado nada‚ÄĚ estuvo en Netflix.

‚ÄúMi amigo Alexis‚ÄĚ permitir√° probablemente a la gran mayor de los asistentes pasar un buen momento, y recaudar una buena taquilla. Pero poco m√°s.

Tendencias Ahora