Artes y Cultura
Viernes 21 diciembre de 2018 | Publicado a las 07:49 · Actualizado a las 15:56
Guetos Verticales: las disputas entre los arquitectos Miguel Lawner y Humberto Eliash
visitas

Todo partió cuando estalló el mediático tema de los “Guetos Verticales”, como los bautizara el entonces intendente Claudio Orrego, y se supo que, sólo en la comuna de Estación Central, había más de 70 proyectos de grandes torres (hasta de 38 pisos, casi el dobe de la altura de una Torre de la Remodelación San Borja) que generarían gran impacto en sus entornos y una presumible mala calidad de vida para sus habitantes.

Saltaron voces, se rasgaron vestiduras, muchas autoridades reclamaron contra esta situación… y los proyectos continuaron.

Pero la Fundación Defendamos la Ciudad, una buena cantidad de Juntas de Vecinos de Estación Central y una oficina de abogados actuaron. Y llegaron a la Contraloría General de la República para que ella determinara si los permisos eran o no legales. Y determinó que no lo eran, y dictaminó que se debían paralizar obras y caducar permisos. Pero el Municipio de Estación Central, simplemente, no acató.

Entonces saltaron voces (inmobiliarias, la Cámara Chilena de la Construcción, la Asociación de Oficinas de Arquitectos AOA, el Colegio de Arquitectos de Chile A.G., entre otros) reclamando por los derechos de quienes no habían cumplido con las leyes, con las normas, argumentando que había familias que se quedarían sin sus casas, profesionales con familia que se quedarían sin trabajo, etc, etc.

Frente a esto, Miguel Lawner (que hace unos días cumplió 90 años), destacada arquitecto defensor del Patrimonio (por ejemplo de la Torre de GAM o de Villa San Luis), los barrios y de la memoria, envió una carta a Humberto Eliash, presidente del Colegio de Arquitectos, reclamando por la posición tomada por él y la institución que preside.

Vino una respuesta y otra carta de Miguel Lawner a Humberto Eliash. En ellas es evidente que los intereses, los puntos de vista, son muy diferentes. En este sentido, los datos duros aportados por Lawner son escalofriantes.

A continuación las tres cartas.

El Mercurio (c)
El Mercurio (c)

A Humberto Eliash, Presidente del Colegio de Arquitectos de Chile.

Estimado Humberto:

He quedado sorprendido al leer en la edición de ayer de El Mercurio, que nuestro Colegio de Arquitectos, se suma a la campaña iniciada por la Cámara Chilena de la Construcción en contra los dictámenes de la Contraloría, que han permitido dejar al descubierto, al menos en parte, las enormes transgresiones cometidas por grandes promotores inmobiliarios contra las Normas y Ordenanzas que rigen el ejercicio de la construcción.

Recién ahora, el 18 de noviembre del presente año, la Contraloría ha sido definitiva en declarar ilegales numerosos permisos aprobados en la Comuna de Estación Central, que han permitido, por ejemplo, la construcción de 5.000 departamentos en una manzana. (Es el equivalente a 41 torres de la Remodelación San Borja)

El Juramento que realizan todos los colegas que ingresan a nuestro Colegio establece en dos de sus párrafos lo siguiente:

– Procurar en la arquitectura la verdad, la belleza y el servicio a la comunidad.
– Velar por la preservación, desarrollo y actualización de los valores permanentes de nuestro patrimonio cultural.

Tengo a mi vista el Permiso de Edificación N° 109-15, otorgado en la Comuna de Estación Central, para una obra nueva de un edificio destinado a vivienda y comercio ubicado en calle Buzo Sobenes N° 4650, que consulta 23.406,42 m2. Se trata de una torre de 38 pisos construida en la modalidad de edificación continua sobre un terreno de apenas 1.031,21 m2.

El proyecto comprende 540 viviendas, 2 locales comerciales y apenas 78 estacionamientos, alcanzando una densidad de 20.970 habitantes por hectárea y un coeficiente de constructibilidad de 15.93.

Para entender el impacto negativo generado en el barrio por semejante barbaridad, digamos que la densidad promedio en Estación Central es de 79 habitantes por hectárea (Cociña y Burgos).

Además, como comparación, recordemos que un proyecto en altura velando por el bienestar de la comunidad como es la Remodelación San Borja, consulta una densidad de 900 habitantes por hectárea, es decir 20 veces inferior a la autorizada por la Dirección de Obras Municipales en la comuna de Estación Central.

¿Considera el Colegio de Arquitectos que en este caso y otros 70 Permisos de Edificación objetados por la Contraloría, se está velando por la verdad, la belleza y el servicio de la comunidad, como lo establece nuestro juramento?

19 Juntas de Vecinos de Estación Central, que constituyen una Agrupación, junto a la Fundación Defendamos la Ciudad presidida por Patricio Herman, son las que interpusieron los reclamos ante la Contraloría que han concluido con el dictamen contundente conocido recientemente.

¿A quién defiende el Colegio de arquitectos? ¿Defiende a la comunidad como reza nuestro juramento, o defiende a las grandes empresas inmobiliarias y Fondos de Inversión, impulsores de atentados sin precedentes en nuestra historia, cometidos contra una comunidad afortunadamente más consciente de sus derechos?

Estimado Humberto: ya a comienzos de este año, te dirigí una carta destinada a refutar insólitas declaraciones del Vicepresidente del Colegio, afirmando que en Estación Central no se violaba ninguna norma y añadiendo que los Planos Reguladores no eran instrumentos de planificación.

No recibí respuesta, y con la actual posición del Colegio compartiendo las reclamaciones contra la Contraloría respecto a los casos ya mencionados, debo entender que efectivamente nuestra institución aparece alineada con agresiones inaceptables a la Arquitectura y el Urbanismo, como las objetadas por los dictámenes de Contraloría.

No puedo menos que estar desolado. Tu trayectoria profesional y académica no calza con casos tan contrarios a los valores que tu, yo y muchos colegas hemos defendido a lo largo de la vida.

Mitigo esta nota con algo festivo, pero tal como Condorito, exijo una explicación.

Te saluda
Miguel Lawner.
14.12.2018.

Declaración pública de Humberto Eliash, Presidente del Colegio de Arquitectos de Chile

En relación a la controversia surgida por la carta que publicamos la semana pasada sobre los problemas causados por la falta de claridad jurídica en los permisos de edificación, deseo aclarar lo siguiente:

1.- Nuestra carta ha sido consensuada y firmada por cinco organizaciones gremiales (Colegio de Arquitectos, Asociación de Oficinas de Arquitectos, Asociación de Arquitectos Revisores independientes de Chile, Asociación Nacional de Revisores Independientes y Asociación de Directores de Obras y Profesionales de las Direcciones de Obras de Chile) y ninguna de ellas representa ni a las grandes inmobiliarias ni a las grandes empresas constructoras. Vincularnos a ellas es antojadizo y no responde a la realidad. Representamos la inquietud de miles de arquitectos autores de proyectos y arquitectos revisores que viven el drama de demoras de hasta diez meses en procesos de aprobación y personas naturales o jurídicas, familias y personas que legítimamente han comprado una propiedad cuya legalidad hoy se cuestiona.

2.- Esta carta también la firma Agustín Pérez, Presidente de la Asociación de Directores de Obras y Profesionales de las Direcciones de Obras de Chile. Insinuar que todos los directores de obras están coludidos con las grandes empresas para aprobar proyectos es una afirmación inaceptable que mancha la reputación de cientos de funcionarios municipales que han hecho un esfuerzo extraordinario en los últimos años para entender y aplicar normas cambiantes y contradictorias entre diversos organismos del estado. Por lo demás, el Colegio de Arquitectos de Chile a través de su Tribunal de Ética Nacional (TEN) ha procesado y condenado a Directores de Obras que han sido denunciados por malas prácticas en las escasas ocasiones en que se ha podido demostrar tales faltas.

3.- En ninguna parte hemos dicho, ni aprobado, la existencia de guetos verticales y otras atrocidades urbanas que se han originado precisamente por vacíos legales que llamamos a resolver. Ningún integrante del Directorio Nacional, ni del Consejo Nacional de Presidentes de las 19 Delegaciones Zonales que tenemos activas está de acuerdo con los guetos verticales.

4.- Aunque el problema de falta de claridad jurídica es transversal y tiene larga data, tenemos la firme disposición a contribuir a resolverlo para que no vuelva a ocurrir y así lo hemos manifestado a todas las autoridades competentes. El Comité de Desarrollo Urbano y Territorial del Colegio de Arquitectos ha organizado paneles de discusión en torno a este tema. Además, hay dos iniciativas en marcha donde participamos, lo que demuestra nuestro interés por ser parte de la solución y no del problema.

5.- No obstante lo anterior, estamos conscientes de que no es suficiente lo que hemos hecho ante la gravedad de lo acaecido y redoblaremos nuestros esfuerzos para resolver este problema que afecta a miles de personas.

Humberto Eliash
Arquitecto
ICA 3178
Presidente Nacional del Colegio de Arquitectos

Estimado Humberto:

Tu aclaración pública de fecha 18.12.2018, respecto a la controversia desatada por las incertezas jurídicas en materia de permisos de edificación, me merece un nuevo comentario.

Tu afirmas que “en ninguna parte hemos dicho ni aprobado la existencia de guetos verticales y otras atrocidades urbanas que se han originado precisamente por vacíos legales que llamamos a resolver. Ningún integrante del Directorio Nacional, ni del Consejo Nacional de Presidentes de las 19 delegaciones Zonales que tenemos activas, está de acuerdo con los guetos verticales”.

Lamentablemente esa afirmación no es efectiva.

El Diario Financiero TV, del 25.01.2018, incluye un video con entrevista al arquitecto Fernando Marín, titulada ¿Qué hacer con los llamados “guetos verticales” en Estación Central? Marín es presentado como Vicepresidente del Colegio de Arquitectos, experto en la materia y entre otros conceptos, afirma lo siguiente:

“No creo posible el desalojo de los edificios de Estación Central. Ni siquiera me pondría en ese escenario. No tiene lógica legal ni nada. Esos son edificios que se construyeron dentro del marco regulatorio válido y vigente en su minuto. Aquí no hay ninguna ilegalidad.”

A raíz de estas declaraciones, el 26.01.2018, te envié una carta dando cuenta de los oficios de la SEREMI Metropolitana y los Dictámenes de Contraloría señalando que “71 de los Premisos de construcción aprobados en Estación Central son contrarios a Derecho”.

No tuve respuesta de dicha carta y tampoco nos enteramos durante todo este año, que el Colegio de Arquitectos hubiera tomado alguna iniciativa al respecto. Ninguna declaración pública. Ninguna iniciativa proponiendo fórmulas de solución a infracciones tan serias a la Ley y, sobre todo, tan contrarias a los valores de la Arquitectura y el Urbanismo que tenemos el deber de defender.

Sólo supimos, por vía de la página WEB del Colegio, detalles de la entrevista sostenida por la Directiva del Colegio con el nuevo Ministro de Vivienda y Urbanismo en abril del presente año, donde, entre otros puntos, “se comentó la necesidad de tener certeza jurídica y evitar que se repitan casos como los llamados “guetos verticales” de Estación Central, los abusos inmobiliarios y avanzar en el proyecto DOM en línea”.

Naturalmente que compartimos plenamente esta aspiración, pero quedó solo en las buenas intenciones.

Las empresas inmobiliarias continuaron avanzando en las obras como si nada hubiera ocurrido, hasta que el reciente dictamen de la Contraloría, de fecha 12.11.2018, esta vez contundente, dio plazo de quince días a la DOM de Estación Central, “para dar cumplimiento a lo dispuesto anteriormente” y además ,“la SEREMI Metropolitana se dirigió a la Contraloría solicitando un sumario administrativo en la DOM, habida cuenta su rebeldía en obedecer lo determinado por la SEREMI en el oficio N° 3660, en orden a adoptar las medidas del caso en cuanto a los permisos mal otorgados”.

Fue este dictamen el que desató la campaña iniciada por la CCHC, con todo su poder, en medios de comunicación, que ha culminado con una presentación ante la Corte Suprema, desacreditando los dictámenes de Contraloría.

La declaración suscrita por ti y otras asociaciones de Directores de Obra y Revisores Independientes, aparece justo ahora, sumándose a las acciones de las grandes empresas inmobiliarias por imponer la política de los hechos consumados.

Lo lamento muchísimo. No tengo dudas de tus opiniones al respecto, pero objetivamente, por encima de las buenas intenciones, el Colegio de Arquitectos se suma a quienes pretenden legitimar agresiones tan graves a nuestro ejercicio profesional y lo que es aún peor, tan dañinas para la ciudad y sus ciudadanos.

Miguel Lawner 18.12.2018

Tendencias Ahora