Artes y Cultura
La épica historia de "No nos moverán": de canto de esclavos al primer no al golpe de 1973
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La ruta de “We shall not be moved” (“No nos mover√°n”), la canci√≥n que en Chile se hizo popular en los setenta con versiones de Tiemponuevo y Joan Baez y que desde entonces se interpreta en manifestaciones pol√≠ticas, es tan larga como √©pica.

Su origen se sit√ļa a principios del siglo XIX, donde naci√≥ como un canto “spiritual” de los esclavos africanos del sur de Estados Unidos; un grito de liberaci√≥n que traspas√≥ d√©cadas para, incluso, erigirse como una de las primeras letras reaccionarias al Golpe de Estado de 1973.

En el mismo trance el tema se transform√≥ en himno de las iglesias protestantes, y ya en el siglo XX fue adaptada como un canto de lucha en los incipientes movimientos sindicales del pa√≠s anglosaj√≥n. En los 60, “We shall not be moved” cruz√≥ el oc√©ano Atl√°ntico para convertirse en emblema de las protesta contra el r√©gimen de Francisco Franco en Espa√Īa, lugar donde adopt√≥ su nuevo nombre: “No nos mover√°n“.

As√≠, y tras no poca sangre derramada, la canci√≥n se vuelve cotidiana entre una comunidad de espa√Īoles republicanos radicados en Valpara√≠so, Chile, donde el grupo Tiemponuevo (agrupaci√≥n insigne de la Nueva Canci√≥n Chilena) la adapta a la realidad local y la incorpora a su repertorio. Su letra (que en una de sus estrofas dice ‚ÄúNi con un golpe de Estado ¬°no nos mover√°n!”) se escuch√≥ en Radio Magallanes el 11 de septiembre de 1973, antes de ser allanada por los militares y justo despu√©s del √ļltimo discurso de Salvador Allende.

Parte de esa historia y sus recovecos fueron investigados por David Spener, director del Departamento de Sociolog√≠a y Antropolog√≠a en la Trinity University en San Antonio, Texas, quien acaba de publicar “‘No nos mover√°n’: Biograf√≠a de una canci√≥n de lucha” (Lom Ediciones, 2017).

De paso por Santiago, BioBioChile convers√≥ con el autor del libro, el mismo detr√°s de “Canto de las estrellas: un homenaje a V√≠ctor Jara”, donde comparti√≥ autor√≠a con Mois√©s Chaparro y Jos√© Seves, la voz principal de Inti Illimani Hist√≥rico.

Canción sencilla

(Pregunta): ¬ŅQu√© fue lo primero que sentiste cuando escuchaste por primera vez “We shall not be moved”? ¬ŅCu√°ndo supiste que estabas frente a una canci√≥n especial?

(Respuesta): No recuerdo el momento preciso que escuch√© “We shall not be moved” en EE.UU por primera vez. Es una canci√≥n muy difundida en el mundo de la m√ļsica folk de protesta, y se canta en muchas manifestaciones y eventos musicales solidarios. La primera vez que la escuch√© en su versi√≥n en espa√Īol que en un disco en vinilo de temas de la Nueva Canci√≥n Chilena, que fue publicado en EE.UU. despu√©s del golpe de estado para concientizar al pueblo americano acerca de la tragedia que hab√≠a pasado en Chile.

Me empez√≥ a interesar m√°s la canci√≥n cuando supe, durante la visita a Valpara√≠so en 2011, que “No nos mover√°n” hab√≠a sido la ultima canci√≥n transmitida por Radio Magallanes el d√≠a del golpe de estado en 1973, cuando el presidente Allende dio su discurso de despedida a la naci√≥n en esa emisora. Me pareci√≥ muy metaf√≥rico que la canci√≥n, que se origin√≥ en EE.UU. se haya vuelto la canci√≥n de resistencia al golpe de estado que fue apoyado/incitado por el mismo gobierno de EE.UU. fue en este momento que tom√© la decisi√≥n de investigar c√≥mo la canci√≥n hab√≠a llegado a Chile a jugar el papel que jug√≥ aqu√≠.

(P): ¬ŅC√≥mo describir√≠as esta composici√≥n?

(R): Es una canci√≥n muy sencilla, muy r√≠tmica y que tiene una estructura de llamada y respuesta que hered√≥ de la m√ļsica tradicional del oeste de √Āfrica. O sea, la canci√≥n se presta para situaciones de canto colectivo en variadas situaciones.

(P): ¬ŅQu√© sorpresas te llevaste haciendo esta investigaci√≥n?

(R): Yo hab√≠a pensado, como muchos, que la canci√≥n habr√≠a llegado a Espa√Īa durante la guerra civil de los a√Īos treinta del siglo pasado, llevada por los voluntarios sindicalistas y/o comunistas de la brigada Abraham Lincoln, pues para entonces la canci√≥n fue bien conocida en Estados Unidos en el movimiento sindical. No encontr√© ningunas evidencias que fuera as√≠. Si lleg√≥ a Espa√Īa en los a√Īos treinta, no sobrevivi√≥ la represi√≥n franquista despu√©s de la guerra.

(P): ¬ŅC√≥mo se instala en Espa√Īa?

(R): En lugar de llegar con los brigadistas, la canci√≥n fue tra√≠da en los sesenta por un joven catal√°n que estudi√≥ un a√Īo de educaci√≥n media en California, donde se volvi√≥ aficionado de la m√ļsica folk y simpatizante de los movimientos por la justicia social. Pete Seeger se volvi√≥ su √≠dolo y volvi√≥ a Espa√Īa con discos del cantor estadounidense y tocando un banjo. Tradujo la versi√≥n de Seeger al catal√°n y la estren√≥ en una manifestaci√≥n contra la dictadura en una de las principales avenidas de Barcelona. Cabe mencionar que este joven rebelde -se llamaba Xesco Boix– fue golpeado y arrestado en la manifestaci√≥n.

(P): En el libro haces un v√≠nculo con las canciones religiosas que han contribuido a la reivindicaci√≥n de los Derechos Humanos. ¬ŅCrees que hoy, en 2017, aquel tipo de canciones nos podr√≠an parecer lejanas a esa idea, o incluso “serviles”?

(R): No, no lo creo, porque estas canciones tomaron una nueva vida al ser incorporadas a los movimientos sociales. Siguen siendo canciones “sagradas” pero ahora sagradas en el sentido de representar los ideales libertarios y de justicia social. Entonces no son para nada serviles al poder en estos d√≠as. De hecho, “We shall not be moved” ha sido cantada en muchas partes de EE.UU. para protestar contra los terribles sucesos en Charlottesville, Virgina, con la marcha del Ku Klux Klan y los neo nazis.

(P): ¬ŅCrees que las canciones son agentes de cambio? ¬ŅEst√°s de acuerdo con la idealizaci√≥n de los m√ļsicos como actores de alg√ļn tipo de cambio social?

(R) Los m√ļsicos aportan su granito de arena. Sin embargo, canciones como “No nos mover√°n” son m√°s importantes como expresi√≥n de solidaridad, compromiso y desafi√≥ cuando son cantadas colectivamente en situaciones de enfrentamiento. En este sentido, son m√°s un recurso an√≠mico para los ya convencidos y menos una manera de convencer a los no convencidos.

(P): Tuviste la posibilidad de trabajar con Jos√© Seves, importante m√ļsico chileno. ¬ŅQu√© pudiste aprender de √©l y d√≥nde sit√ļas su aporte a la Nueva Canci√≥n Chilena?

(R): Seves es definitivamente uno de los grandes de la Nueva Canci√≥n Chilena/latinoamericana. Siempre hab√≠a admirado su labor art√≠stica y fue un enorme privilegio poder trabajar con √©l en el libro sobre “Canto de las estrellas”, que es un homenaje a V√≠ctor Jara. Una de las cosas m√°s importantes que aprend√≠ de Jos√© fue c√≥mo las experiencias personales de los grandes sucesos hist√≥ricos en un pa√≠s se pueden trasladar en obras de arte que cristalizan para los dem√°s tales experiencias.

David Spener
David Spener | Lom Ediciones

(P): Puede resultar curioso para algunos que un docente norteamericano se interese en aspectos desconocidos de la m√ļsica chilena. ¬ŅEn qu√© crees que puede aportar una mirada como la tuya al estudio y apreciaci√≥n de, por ejemplo, la Nueva Canci√≥n?

(R): Mi perspectiva es de un “intimo ajeno” a la sociedad y cultura chilenas. O sea, he tenido contacto con Chile y las y los chilenos por varias d√©cadas ya, pero sigo siendo un visitante al pa√≠s, pues nunca he vivido aqu√≠ por m√°s de unos cuantos meses a la vez. Los ejemplos de personajes como Neruda, Allende, V√≠ctor Jara y Violeta Parra siempre me han sido una inspiraci√≥n, desde que supe de ellos en los a√Īos setenta. Yo creo que siendo un “outsider” que ama a Chile y muchos aspectos de su cultura, me da una perspectiva √ļnica, una perspectiva que me permite apreciar aspectos de la cultura y la historia que los mismos chilenos a veces no aprecian por estar demasiado cercanos a ella.

(P): ¬ŅC√≥mo ves la relaci√≥n que tenemos como pa√≠s con √≠conos como V√≠ctor Jara o Violeta Parra? ¬ŅCrees que le damos la importancia que merecen?

(R): Bueno, hay que entender que la mayor√≠a de mis amigos chilenos son m√ļsicos, artistas y activistas pol√≠ticos de izquierda. En este sentido todos ellos aprecian y hasta veneran a V√≠ctor Jara. Ahora bien, muchos de ellos tambi√©n se quejan que la imagen tanto de V√≠ctor como de Violeta haya sido “esterilizada” o “sanitizada” para que deje de amenazar al sistema pol√≠tico y econ√≥mico de este pa√≠s y de otros.

(P): ¬ŅCu√°les son sus proyectos editoriales futuros? ¬ŅSeguir√°s ligado a Chile?

(R): Estoy trabajando en un proyecto sobre cómo han homenajeado a Violeta Parra en el Cementerio General todos los 5 de febrero a partir de su muerte en 1967. Y también estoy en el proceso de adaptar algunas de las canciones de cantautores emblemáticos de EE.UU. -Woody Guthrie, Pete Seeger y Phil Ochs- para aparejarlas con canciones similares en Chile, escritas por Violeta, Víctor y Rolando Alarcón. O sea, pienso seguir llegando a Chile en la medida que pueda.

Portada de "No nos moverán: Biografía de una canción de lucha" | Lom Ediciones
Portada de “No nos mover√°n: Biograf√≠a de una canci√≥n de lucha” | Lom Ediciones
Tendencias Ahora