Sociedad
10 historias espeluznantes de personas que fueron enterradas vivas
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Imagínate la siguiente situación. Estas durmiendo, quizás plácidamente. Pero en un repentino momento despiertas. No ves nada, está todo oscuro, no hay luz. Tratas de levantarte pero chocas con algo, que no es el techo de tu casa precisamente. Luego de unos minutos de desesperante confusión, te das cuenta de que el miedo que te estaba invadiendo, poco a poco comienza a transformarse en realidad: estás enterrado vivo.

¬ŅQu√© har√≠as en esta situaci√≥n? Probablemente gritar√≠as, ara√Īar√≠as el ata√ļd, o quiz√°s te des cabezazos producto de la desesperaci√≥n. Pero no te esfuerces demasiado, porque en los siguientes casos la mayor√≠a de las personas a las que le ocurri√≥ esto hicieron exactamente lo mismo que t√ļ har√≠as.

¬ŅLes sirvi√≥ para sobrevivir? Rev√≠salo a continuaci√≥n.

El sitio Listverse elaboró un listado con los 10 casos más espeluznantes de personas enterradas vivas.
Si ser enterrado mientras a√ļn respiras no era el mayor de tus miedos, posiblemente a partir de ahora s√≠ lo sea.

10- Octavia Smith Hatcher

A fines del a√Īo 1800, un extra√Īo y desconocido virus azot√≥ al poblado de Pikeville, en Kentucky. Y uno de los casos m√°s tr√°gicos fue el de Octavia Smith Hatcher. Luego de que su peque√Īo hijo muriera en enero de 1891, Octavia cay√≥ en una profunda depresi√≥n que la llev√≥ hasta el coma. El 2 de mayo de aquel a√Īo, fue declarada muerta debido a la extra√Īa enfermedad que hab√≠a llegado al lugar.

Octavia fue enterrada rápidamente en el cementerio local. Pero lo que nadie sospechaba, es que a partir de este momento comenzaría realmente lo espeluznante del caso.

Una semana despu√©s del fallecimiento, muchas personas comenzaron a enfermarse de la misma manera que la mujer, y terminaban en estado de coma. ¬ŅLa diferencia? Luego de un tiempo, comenzaban a despertar.

El esposo de Octavia comenz√≥ a temer de haberse apresurado en enterrar a su amada, por lo que decidi√≥ desenterrar el cad√°ver. Lo que vio despu√©s de abrir el f√©retro fue digno de una escena de la pel√≠cula de terror m√°s escalofriante: sus u√Īas estaban quebradas y ba√Īadas en sangre, y el ata√ļd por dentro estaba totalmente ara√Īado.

Octavia a√ļn estaba con vida al momento de ser enterrada. De hecho, en su rostro a√ļn se pod√≠a notar una expresi√≥n de terror. Luego del incidente, el esposo de Octavia la volvi√≥ a enterrar en el mismo lugar, sin embargo coloc√≥ un monumento en honor a la horrible muerte que la mujer encontr√≥. La estatua se mantiene en el lugar hasta el d√≠a de hoy.

deveoh.com | Twitter

deveoh.com | Twitter

9- Mina El Houari

Usualmente cuando estás en tu primera cita, piensas en las mejores opciones para que todo resulte bien. Sin embargo, nadie se esperaría terminar siendo enterrado vivo, como en el caso de la mujer en la siguiente historia.

Mina El Houari era una mujer francesa de 25 a√Īos, qui√©n conoci√≥ a trav√©s del chat a un marroqu√≠. Luego de algunos meses de constantes coqueteos, Mina viaj√≥ hasta Marruecos para conocer en persona al sujeto. La esperada cita se llev√≥ a cabo el 19 de mayo de 2014 en la casa del hombre, pero producto de una diabetes, la mujer cay√≥ en coma.

El joven pens√≥ que hab√≠a muerto, y por razones que no son del todo claras, decidi√≥ enterrarla en el patio de su casa. La mujer segu√≠a a√ļn con vida, pero muri√≥ producto de asfixia. Luego de unos d√≠as, la familia de Mina alert√≥ a las autoridades sobre su desaparici√≥n, y viajaron hasta Marruecos. Finalmente lograron dar con el hombre, qui√©n confes√≥ el crimen por lo que enfrenta cargos por asesinato.

8- Se√Īor Boger

En julio de 1893, un granjero llamado Charles Boger vivía junto a su esposa, quien repentinamente murió por causas desconocidas. Los médicos confirmaron su fallecimiento, por lo que fue enterrada.

Esto debió ser el final de la historia. Sin embargo, tiempo después del funeral, un amigo le comentó a Charles que su esposa había sufrido anteriormente de ataques de histeria, hecho que el viudo desconocía. Debido a esto, comenzó a rondar en su cabeza la idea de que en verdad la mujer no había muerto, sino que más bien pudo haber sufrido un profundo cuadro de este trastorno.

El atormentado hombre decidió desenterrar el cadáver, y lo que vio fue macabro. Su esposa estaba en posición contraria a la que había sido enterrada, y cubierta totalmente en sangre. Casi no le quedaban dedos, presumiblemente debido a sus desesperados intentos por salir. Nunca se volvió a saber de Charles Boger después del incidente.

zombieapocalypse,net | Twitter ‚ÄŹ

zombieapocalypse,net | Twitter ‚ÄŹ

7- Angelo Hays

Corr√≠a el a√Īo 1937 en Francia, y el joven Angelo Hays de 19 a√Īos transitaba en su motocicleta como de costumbre. Un d√≠a, sufri√≥ un grave accidente: choc√≥ contra una pared de concreto, lo que le desfigur√≥ totalmente el rostro. Su familia no tuvo autorizaci√≥n para ver el cuerpo, y las autoridades lo declararon oficialmente muerto. Tres d√≠as despu√©s fue enterrado.

No obstante, una compa√Ī√≠a de seguros tuvo algunas sospechas luego de enterarse que el padre de Angelo hab√≠a cobrado el seguro de vida de su hijo por unos 200 mil francos de la √©poca, as√≠ es que enviaron a un inspector para investigar el caso.

Después de dos días del entierro, decidieron realizar una exhumación del cadáver. Grande fue la sorpresa de todos, al comprobar que el joven estaba en muy malas condiciones, pero con vida.

Luego de rescatarlo y ser enviado al hospital, el motoquero se pudo recuperar, y se transformó en toda una celebridad en su país.

6- Se√Īor Cornish

Durante el siglo XIX, ocurri√≥ el siguiente caso en la localidad de Bath, en Inglaterra. El se√Īor Cornish era un alcalde muy querido y respetado por los ciudadanos, qui√©n repentinamente muri√≥ debido a una fiebre. Luego de declararse su muerte, se orden√≥ su entierro.

El sepulturero se encontraba en la mitad del trabajo, cuando decidi√≥ ir por un refresco. Cuando volvi√≥, comenz√≥ a o√≠r ruidos provenientes del ata√ļd. Fue ah√≠ que se dio cuenta de que el se√Īor Cornish hab√≠a sido enterrado vivo, por lo que se apresur√≥ en rescatarlo.

Pero todo fue en vano, ya que para cuando logr√≥ abrir la urna, el hombre ya hab√≠a muerto producto de la falta de ox√≠geno. Esta historia afect√≥ tanto a la hermana del fallecido, que pidi√≥ que la degollaran una vez declarada su muerte, para as√≠ evitar un lamentable incidente como el del se√Īor Cornish.

5- La peque√Īa de 6 a√Īos que sobrevivi√≥

La idea de ser enterrado vivo resulta espeluznante para todos. Pero si m√°s encima la v√≠ctima se trata de un ni√Īo, es m√°s terror√≠fico a√ļn. Esto es lo que ocurri√≥ en India, en agosto de 2014. Un matrimonio se acerc√≥ a una ni√Īa de 6 a√Īos, y le comentaron que deb√≠a acompa√Īarlos hasta una feria en una aldea alejada del lugar.

Luego de llegar con la peque√Īa hasta una zona de ca√Īas de az√ļcar, procedieron a estrangularla y enterrarla por razones a√ļn desconocidas. Afortunadamente, algunos lugare√Īos vieron entrar al campo a la pareja con la ni√Īa, pero despu√©s de ver que s√≥lo el matrimonio sali√≥ del lugar, comenzaron a sospechar de que algo extra√Īo hab√≠a ocurrido.

Comenzaron a buscar en la zona, y encontraron a la ni√Īa inconsciente y apenas respirando. R√°pidamente la llevaron hasta un hospital, lugar donde la peque√Īa recuper√≥ la conciencia. A pesar de reconocer a los sospechosos a trav√©s de fotograf√≠as, no recordaba haber sido enterrada.

La polic√≠a a√ļn no sabe las razones que llevaron al matrimonio a realizar la cruel acci√≥n en contra de la peque√Īa, y el paradero de la pareja es a√ļn desconocido. A pesar de lo terror√≠fico del caso, afortunadamente la ni√Īa sobrevivi√≥.

4- Enterrado vivo voluntariamente

Hasta el momento hemos revisado casos en los que las personas fueron enterradas o por error, o por la intervenci√≥n de terceros. Pero lo que ocurri√≥ en Rusia en 2011 escapa de toda l√≥gica, ya que fue la misma persona la que pidi√≥ ser enterrada. Ocurri√≥ en la ciudad de Blagoveshchensk, lugar donde un sujeto de 35 a√Īos decidi√≥ probar su valent√≠a, adem√°s de atraer la buena suerte.

Pero lo que logr√≥ fue algo muy distinto. Con la ayuda de un amigo, cav√≥ un hoyo en su patio, y cre√≥ un ata√ļd bastante artesanal. Se preocup√≥ de agregarle tubos para que entrara algo de ox√≠geno, y se enterr√≥ junto a un celular y una botella con agua. A los pocos minutos de consumado el entierro, el sujeto llam√≥ al hombre bajo tierra, y comprob√≥ que estaba en buen estado.

Media News Now | Twitter

Media News Now | Twitter

Sin embargo al día siguiente cuando volvió a desenterrarlo se llevó cruda sorpresa: su amigo estaba muerto. La mala suerte hizo que justo esa noche lloviera torrencialmente, por lo que los precarios tubos de oxígeno que permitían el ingreso de oxígeno se taparon.

Si bien esta historia es bastante tr√°gica, lo m√°s perturbador es que esta pr√°ctica fue algo bastante com√ļn entre los j√≥venes rusos de aquel a√Īo, por lo que probablemente ocurrieron otros casos similares.

3- Lawrence Cawthorn

Otra historia relacionada con personas enterradas vivas, proviene de un panfleto llamado ‚ÄúLos accidentes m√°s lamentables y deplorables‚ÄĚ. Sucedi√≥ en Londres en el a√Īo 1661, cuando un carnicero llamado Lawrence Cawthorn ‚Äúmuri√≥‚ÄĚ luego de estar un tiempo enfermo. La propietaria de la casa en la que viv√≠a estaba ansiosa, ya que la ley le permit√≠a heredar sus posesiones, por lo que lo enterr√≥ r√°pidamente, sin la consulta de un m√©dico.

Cuando los dolientes visitaron la tumba, comenzaron a escuchar desesperados y desgarradores gritos que proven√≠an del ata√ļd. R√°pidamente intentaron rescatarlo, sin embargo, para cuando lograron abrir el f√©retro, Cawthorn ya estaba muerto.

Su cabeza estaba ba√Īada en sangre producto de los cabezazos que el hombre se dio para tratar de salir. Sus ojos estaban completamente hinchados.

La mujer fue acusada de haberlo enterrado prematuramente, y el caso se volvi√≥ una leyenda por cientos de a√Īos.

2- Sipho William Mdletshese

En 1993, un joven sudafricano de 24 a√Īos llamado Sipho William Mdletshese se vio envuelto en un grave accidente de tr√°nsito. Iba junto a su novia, qui√©n sobrevivi√≥, pero Sipho qued√≥ con heridas tan graves que fue declarado muerto.

El cuerpo fue llevado al mortuorio de Johannesburgo, y puesto en una caja de metal para luego ser enterrado. Pero el joven no estaba muerto, sólo había quedado inconsciente producto del choque. Pasaron dos días hasta que despertó dentro del ataud, y totalmente confundido comenzó a gritar desesperadamente por ayuda.

Afortunadamente, algunos trabajadores de la morgue lo escucharon, y lo sacaron con vida. Pero para aumentar la dosis de mala suerte en el caso, cuando fue hasta el hogar de su pareja, fue echado airadamente que la mujer pensó que se trataba de un zombie. Como si ser enterrado vivo no fuese suficiente.

1- Stephen Small

En 1987, un millonario de 37 a√Īos llamado Stephen Small fue secuestrado y enterrado vivo en un lugar cercano al poblado de Kankakee. Los asaltantes, Danny Edwards de 30 a√Īos y su pareja, Nancy Rish de 26, idearon un plan en el que a trav√©s de un tubo permitir√≠an el ingreso de aire al hombre, adem√°s de darle agua para mantenerlo con vida. Exig√≠an el pago de 1 mill√≥n de d√≥lares.

Pero todo salió mal, ya que la arena comenzó a bloquear el acceso de oxígeno, y Small murió asfixiado antes de que los secuestradores pudiesen cobrar el rescate. La policía logró dar con el cadáver gracias a que el Mercedes del fallecido se encontraba cerca.

La pareja fue puesta en la c√°rcel, sin embargo, se gener√≥ un intenso debate en la opini√≥n p√ļblica sobre si su intenci√≥n fue realmente la de asesinar al hombre o no. Cualquiera sea la respuesta, el horrible crimen tuvo nefastas consecuencias, y los culpables deber√°n pasar otros 27 a√Īos m√°s tras las rejas.

Tendencias Ahora