Sociedad
Empresario se gana desprecio global tras subir 5.000% el precio de f√°rmaco contra VIH
Publicado por: José Luis Vargas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Sin duda jugar con la salud de las personas no es para nada divertido, sobre todo si hay de por medio una enfermedad tan compleja como es el VIH cuyo tratamiento debe ser oportuno y constante.

Pero qué pasa cuando el capitalismo y la avaricia es más fuerte, muchas veces las consecuencias son desastrosas. Hecho que hoy vive Martin Shkreli que debido a un par de determinaciones un tanto codiciosas, es sin duda el hombre más odiado del momento.

Y no es menor, pues este empresario por su actuar se ha ganado el odio de miles de personas de todo el globo, ya que en un arranque de avaricia decidió él solo subir el precio de un medicamento importante en el tratamiento del VIH en nada menos que un 5000% de su valor original: se trata específicamente del fármaco Daraprim el cual ha pasado de costar 13,5 dólares ($ 9.490) a la cuantiosa suma de 750 dólares ($ 527.246).

Seg√ļn lo comentado por el propio empresario al medio de noticias BBC, producir cada pastilla cuesta US$1, pero seg√ļn Shkreli ese monto excluye los costos como los de marketing y distribuci√≥n.

A ello fue el propio empresario farmacéutico quien dijo que lo recaudado con el alza se usaría como medio para financiar futuras investigaciones para nuevos tratamientos contra esta enfermedad.

Tal fue el revuelo del alza generada, que este martes Shkreli le dijo a medios estadounidenses que iba a rebajar el precio. Pero no especificó el porcentaje.

“Acordamos rebajar el precio de Daraprim hasta un punto que sea m√°s accesible y le permita tambi√©n a la compa√Ī√≠a obtener una ganancia, aunque una ganancia muy peque√Īa”, fueron parte de sus declaraciones.

En este contexto hay que indicar que el Daraprim es un medicamento eficaz en el tratamiento de toxoplasmosis, una infección parasitaria que se contagia de animales a humanos, y de infecciones oculares y congénitas en personas que padecen VIH.

Hasta la fecha este fármaco tenía un valor bastante accesible al bolsillo de sus consumidores, pacientes acostumbrados a desembolsar grandes sumas de dinero para combatir este tipo de patologías y así mantener a raya su enfermedad.

YOUTUBE

YOUTUBE

Situaci√≥n que al parecer desconoce Shkreli, de 32 a√Īos de edad, quien hasta hace 4 a√Īos atr√°s estaba al margen de la industria farmac√©utica, pues su enfoque era gestionar fondos de inversiones a nivel internacional.

Debido a su trabajo en el √°rea de las finanzas, en febrero pasaso fund√≥ Turing, y a trav√©s de ella en agosto compr√≥ los derechos sobre el Daraprim, un medicamento con 60 a√Īos de historia que siempre ha sido econ√≥mico. Y lo primero que ha hecho ha sido multiplicar su precio.

Tal determinación un tanto capitalista levantó la ira de los usuario de Twitter, quienes lo insultaron abiertamente tras su actuar.

Frente a esto, el estadounidense se defiende asegurando en el medio de noticias New York Times que ‚ÄúEsta no es la t√≠pica decisi√≥n ego√≠sta de una farmac√©utica para fastidiar a los pacientes. Solo queremos mantenernos en el negocio‚ÄĚ.

Asimismo, el hombre se escusa que el Daraprim es un f√°rmaco poco usado y que tan solo hace falta consumirlo durante un a√Īo para que la toxoplasmosis desaparezca, por lo que el aumento de precio est√° justificado y adem√°s afecta a un n√ļmero reducido de la poblaci√≥n.

Sin embargo, el excesivo aumento de este medicamento no es la primera pol√©mica protagonizada por Shkreli. Ya que si retrocedemos al pasado, espec√≠ficamente hace 5 a√Īos atr√°s intent√≥ que el organismo oficial de EE.UU que da las autorizaciones para que se comercialicen medicamentos y alimentos FDA impidiera que varios f√°rmacos de consumo masivo no se pusieran a la venta.

Con esa maniobra estaba intentando hundir sus nuevos productos para ganar dinero en bolsa hundiendo su cotización. Al parecer el hombre de los negocios no tiene un pasado muy transparente y hoy ha generado polémicas por su actuar un tanto codicioso.

Tendencias Ahora