Tecnología
Restauradores demoraron 7 a√Īos en salvar un siglo de im√°genes de los Juegos Ol√≠mpicos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La voz Pierre de Coubertin, im√°genes de una carrera de sacos en los Juegos Ol√≠mpicos de San Luis-1904 o pel√≠culas in√©ditas de Par√≠s-1990: el Comit√© Ol√≠mpico Internacional (COI) ha dedicado siete a√Īos para salvar su memoria, tesoros que dorm√≠an en sus entra√Īas y que ahora han sido restaurados.

En total la institución ha invertido 30 millones de euros para salvar y digitalizar 2.000 horas de filmación, 33.000 horas de vídeo y 500.000 fotos, un trabajo recién terminado.

En el fondo de los depósitos de la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausana, Suiza, estaban estos recuerdos, amenazados de desaparición. Fotos de los primeros Juegos de Atenas-1896 u otras incluso mas antiguas.

También grabaciones con la voz del francés Pierre de Coubertin, el padre de los Juegos Olímpicos de la era moderna, algunas en discos de cera, pero también películas y vídeos, de distintos formatos.

Era urgente salvar este patrimonio“, explica Philippe Laurens, responsable del programa destinado a ello en el COI. “Se hab√≠a estimado que el 5% del patrimonio no ser√≠a recuperable, pero finalmente s√≥lo se trat√≥ del 2,5%”, a√Īadi√≥.

El programa se inició en 2007, bajo la anterior presidencia de Jacques Rogge, y ocupó a cuarenta personas a tiempo completo. Tuvo que llevarse a cabo un largo y laborioso trabajo de identificación de los contenidos.

Hasta 30 documentalistas trabajaron en ello, dedicando unas 100.000 horas de trabajo. Algunos de los documentos no hab√≠an sido revisados nunca, como un largo ‘travelling’ sobre la Torre Eiffel en 1900 o la vuelta de honor de Spyridon Louis, vencedor del marat√≥n de 1896 en Atenas.

Después tuvieron que digitalizar y restaurar el conjunto de los documentos y el COI llamó para ello a expertos de Suiza, Francia, Canadá, Estados Unidos y Tailandia.

“Cada d√≠a se trataban entre 40 y 125 fotos y entre 15 y 20 horas de grabaci√≥n, es decir, se escaneaban, se limpiaban y se restauraban”, explica Laurens.

Pero el COI se encontr√≥ pronto con limitaciones t√©cnicas. Fue imposible leer algunos v√≠deos de los a√Īos setenta: “Panasonic recomenz√≥ la producci√≥n de cabezales de lectura que ya no se fabrican, para leer las bandas D3″.

A finales de 2012 se produjo otro contratiempo: el s√≥tano de la sede de Vidy se inund√≥ tras una tormenta, pero los materiales all√≠ depositados estaban protegidos y no resultaron da√Īados.

Cuidando cada detalle

Algunos documentos requieren un tratamiento especial, como las 400 horas de pel√≠culas en 16 y 35 mm que fueron recopiadas a pel√≠cula nueva y que podr√°n as√≠ ser conservadas por 80 o 100 a√Īos m√°s, una misi√≥n que se confi√≥ a la empresa estadounidense Protek, una antigua filial de Kodak. Otras pel√≠culas fueron encargadas a la suiza Reto Kromer.

Entre las 500.000 fotos, las que necesitaban mas trabajo se transmitieron al Instituto Suizo para la conservaci√≥n de la fotograf√≠a de Neuch√Ętel. Las otras se enviaron a Onasia (Tailandia).

Tambi√©n hubo que estudiar la cuesti√≥n de los derechos, como en lo referente a los fondos comprados a British Path√© antes de 1939, una cuesti√≥n que ocup√≥ a un jurista durante cinco a√Īos.

El COI se dotó además con una nueva herramienta de gestión del patrimonio digital, integrando también los archivos en papel y accesible a los investigadores en la mediateca olímpica.

“Era nuestro deber perpetuar la herencia cultural de m√°s de un siglo de historia ol√≠mpica dejada por nuestros antecesores”, subraya el director general del COI, Christophe de Kepper.

“El patrimonio del COI puede ahora resistir la prueba del tiempo”, celebra.

Este trabajo de conservación no termina nunca. Cada edición de los Juegos Olímpicos de verano aporta 3.500 horas de vídeo y 40.000 fotos.

El valioso fondo centenario alimentará a la cadena de televisión olímpica que debe lanzarse antes de los Juegos de Rio-2016.

Tendencias Ahora