Notas
Simonetti y Lemebel marcan la literatura del 2013
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pablo Simonetti volvi√≥, luego de varios a√Īos, a publicar transformando a La soberbia juventud en uno de los libros chilenos m√°s vendidos del 2013.

¬®Por otro lado, Pedro Lemebel obtuvo este a√Īo el Premio Jos√© Donoso o Premio Iberoamericano de Letras Jos√© Donoso, otorgado por la Universidad de Talca. Adem√°s, volvi√≥ a ser publicado: Poco hombre. Antolg√≠a de Ediciones UDP, muy bien recibido por la cr√≠tica.

Ambos escritores han sido grandes defensores de la condici√≥n, del mundo y de la lucha por la inclusi√≥n y aceptaci√≥n de la homosexualidad ‚Äďcon grandes diferencias; recordemos, por ejemplo, que Lemebel hace aparici√≥n en escena en los 80, en plena dictadura, con Las Yeguas del Apocalipsis-, han participado de la contingencia y han rozado la pol√≠tica.

El 2013 fue un buen a√Īo para los dos. Y vuelven a aportar abriendo a muchos esos mundos ‚Äďque no son los mismos aunque es posible que en algunos lugares y momentos se toquen- que en general se mantienen ocultos, al margen‚Ķ rechazados (y marginalizados, en el caso de Lemebel).

Simonetti muestra, en forma que dif√≠cilmente podemos discernir si es biogr√°fico o no, el mundo y ambientes de homosexuales ABC1, de clase alta, enfoc√°ndose en sus relaciones sentimentales, amorosas y de amistad, y en las dificultades de aceptaci√≥n de sus pares. Su escritura, sus relatos, presenta con una naturalidad a los personajes ‚Äďque describe y delinea con maestr√≠a- que permite adentrarse en la ‚Äúhumanidad‚ÄĚ de √©stos, mucho m√°s all√° de la homosexualidad. Haci√©ndolo desde ellos, desde lo que sienten y no desde la racionalidad, desde determinados prejuicios.

Simonetti, con una buena escritura y una historia consistente, permite ver y entender parte del mundo de los homosexuales, ayudando a derribar prejuicios.

Lemebel est√° en otra arena‚Ķ y no es la ‚Äúotra cara de la misma moneda‚ÄĚ (de Simonetti, de la homosexualidad). √Čl se para desde la marginalidad, desde el suburbio, desde la rabia arraigada y refregada de lo popular, de clase, acrecentada y multiplicada por el hecho de ser homosexual, ‚Äúmarica‚ÄĚ y tantos otros t√©rminos ‚Äďpeyorativos- con los que se los designa y discrimina. Lemebel provoca, interpela en forma directa -grosera para algunos-, desafiante. Lemebel se para desde su orgullo moreno, resistente, agudo e hiriente cuando quiere.

Es posible que, para quienes no los han le√≠do, sea bueno partir por Simonetti para seguir con Lemebel, para as√≠ poder tratar de separar entre las diversas discriminaciones ‚Äďy rabias- que en forma tan notable y ‚Äúsoberbia‚ÄĚ exuda el autor de tantas columnas, cr√≥nicas y libros como Loco Af√°n, De perlas y cicatrices o Adi√≥s, mariquita linda.

Despu√©s de tanto debate y promesas hacia los homosexuales y leyes que no los discriminen, Lemebel y Simonetti siguen vigentes y marcando pauta. Y el prestigio que han ganado (manteniendo las grandes diferencias y dis√≠miles dificultades que han enfrentado) les permite hablar ‚Äďescribir- con autoridad sobre el tema, lo que no significa que no falten otras voces, miradas y perspectivas.

Tendencias Ahora