Notas
La especie dotada de un blindaje anti-pira√Īas √ļnico en la naturaleza
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Para resistir a las implacables pira√Īas, el arapaima, un gran pez del Amazonas, est√° dotado de un chaleco antidientes que es duro en el exterior y flexible en el interior, revel√≥ un an√°lisis con rayos X realizado por investigadores.

Seg√ļn el estudio publicado este martes por una revista cient√≠fica brit√°nica, “las escamas del Arapaima gigas act√ļan como una armadura natural a varios niveles de defensa”, una “estructura √ļnica” que no tiene nada que envidiarle a los chalecos antibalas de militares y polic√≠as.

Una “estructura sofisticada” a base de “elementos biol√≥gicos simples” es el secreto del blindaje tan eficaz del arapaima, explican los investigadores.

El primer nivel de defensa de las escamas es su superficie de solo medio milímetro de espesor pero rica en minerales y muy dura, capaz de impedir la penetración de los dientes de los predadores acuáticos, llegando incluso a veces a quebrarlos.

Justo por debajo hay una segunda capa más flexible, dos veces más gruesa, compuesta de láminas de colágeno (una proteína) orientadas en direcciones distintas y capaces de alinearse en función de la presión a la que son sometidas.

El resultado es que el impacto de las mand√≠bulas de las pira√Īas se amortigua y se reparte en una gran superficie, lo cual impide que el blindaje exterior se rompa.

Es una versión natural pero más perfeccionada del acolchado que se ponía por debajo de la cota de malla en las armaduras de los caballeros medievales.

Y para perfeccionar a√ļn m√°s el dispositivo, las escamas del animal se superponen de tal forma que transmiten la energ√≠a a la capa inferior, explica el informe publicado el martes por la revista brit√°nica Nature Communications.

M√°s conocido en Brasil bajo el nombre de “pirarucu” o “pirosca”, el Arapaima gigas es uno de los peces de agua dulce m√°s grandes, con espec√≠menes que pesan m√°s de 200 kg y miden tres a cuatro metros de largo.

Si las escamas lo protegen contra las pira√Īas y otros predadores naturales, resultan de menor utilidad contra el m√°s temible de todos, el ser humano, que lo pesca intensamente por su carne.

Capturado abundantemente en el siglo XIX, este pez es actualmente una especie amenazada de extinción.

A pesar de las medidas de preservación, muchos científicos estiman que para salvar la especie es necesario instaurar una actividad de cría capaz de abastecer a los mercados.

Carn√≠voro, el arapaima crece r√°pidamente, hasta 10 kilos por a√Īo, y soporta condiciones de cr√≠a intensiva gracias a su facultad para respirar el aire atmosf√©rico, lo cual le permite vivir en entornos mal oxigenados.

Tendencias Ahora