Notas
Crónut: La mezcla de croissant y dona que tiene locos a los neoyorquinos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Algunos llegan a la pasteler√≠a a las tres y media de la ma√Īana, otros m√°s razonables a las seis: desde hace un mes Nueva York sucumbe a la fiebre del “cr√≥nut”, un h√≠brido entre el tradicional “croissant” (medialuna) franc√©s y la dona (donut) estadounidense.

Esta ma√Īana de junio, la escena se repite delante de la peque√Īa tienda del pastelero franc√©s Dominique Ansel en el coqueto barrio de Soho y unas 150 personas hacen cola esperando la apertura del negocio.

Cuando la pasteler√≠a abre finalmente sus puertas a las ocho todos los “cr√≥nuts” del d√≠a se venden en apenas una hora.

El éxito ha sido inmediato, con las redes sociales como gran vidriera.

“El primer d√≠a hicimos 50. Al d√≠a siguiente 100 y todo se vendi√≥ en 20 minutos. Desde entonces tenemos entre 150 y 200 personas que esperan cada ma√Īana frente a la tienda”, cuenta Ansel a la AFP.

Con su “cr√≥nut”, lanzado el 10 de mayo y cuya marca registr√≥ de inmediato, Dominique Ansel quer√≠a crear algo “original y nuevo” que integra “los dos lados de las culturas” estadounidense y francesa, una pasteler√≠a que la gente reconoce.

Liviano como una medialuna francesa, con la forma redonda de una d√≥nut, esta pasta de hojaldre se fr√≠e en aceite de pepitas de uva, se rellena de crema y se decora con az√ļcar de arce y un glaseado.

¬ŅEl resultado? Blando y crocante, liviano y delicioso, aseguran sus fan√°ticos.

Su perfume cambia todos los meses: vainilla pétalo de rosa en mayo, limón arce en junio. Para julio, es un secreto.

El pastelero, considerado como uno de los mejores de Nueva York, afirma haber ensayado una decena de recetas. “Me llev√≥ dos meses encontrar la f√≥rmula perfecta”, conf√≠a.

El resultado ha sido tan bueno que Jessica Amaral, de 30 a√Īos, sali√≥ de su casa a las tres de la ma√Īana para comprar dos “cr√≥nuts” para su octavo aniversario de casamiento.

“Es un poco idiota. Pero hab√≠a le√≠do en internet que los primeros llegaban a las tres de la ma√Īana. En realidad, llegaron sobre las cinco”, confiesa.

Detr√°s de la joven, Steven Go, cocinero, lleg√≥ un poco despu√©s de las cinco desde Staten Island (una isla al sur de Nueva York), por pedido de su mujer. Le sigui√≥ Justin Gorder, un vendedor de 30 a√Īos, que manej√≥ una hora desde el sur de Nueva Jersey (este).

Ocho veces su precio original en el mercado negro

Para satisfacer a un m√°ximo de clientes, la pasteler√≠a ha limitado los “cr√≥nuts” a dos por persona.

Al principio eran seis, pero los “cr√≥nuts” a cinco d√≥lares cada uno empezaron a venderse en el mercado negro en internet hasta ocho o diez veces su precio original, explica Dominique Ansel.

A las ocho de la ma√Īana, el propio chef, vestido con delantal blanco, abre su tienda, saluda y hace entrar a los primeros clientes. Agotada, Jessica Amaral recupera la energ√≠a.

Poco antes de las nueve ya se vendieron casi todos los entre 250 y 300 “cr√≥nuts” del d√≠a.

Un empleado sale a distribuir mini-magdalenas a la fila de espera y tranquiliza a aquellos que, llegados a las siete, est√°n casi en la puerta de la tienda. “Tienen 40% de posibilidades”, les dice.

A las 09:05, Dominique Ansel sale √©l mismo para advertir al gent√≠o: “Hemos vendido todo por hoy”.

En el interior de la tienda, una veintena de personas tiemblan contando de manera febril los √ļltimos “cr√≥nuts” que quedan detr√°s del mostrador.

Un p√≠caro ofrece su lugar a cambio de 100 d√≥lares (alrededor de 50 mil pesos). Dos chicas aceptan y se llevan los √ļltimos cuatro “cr√≥nuts”.

Jessica McCord esperaba justo detr√°s. Est√° furiosa, pero se consuela r√°pidamente con un Kouign Amann, una tarta de mantequilla t√≠pica de Breta√Īa que es la especialidad del lugar, y promete que volver√° para conseguir de una vez por todas el preciado “cr√≥nut”.

Dominique Ansel

Dominique Ansel

Dominique Ansel

Dominique Ansel

URL CORTA: http://rbb.cl/51ro
Tendencias Ahora