Notas
Nacer, crecer y morir en dictadura: exposici√≥n sobre la violaci√≥n de los derechos humanos de ni√Īos
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos invita a detenerse y mirar un aspecto en particular: La vulneraci√≥n de los derechos humanos de los ni√Īos por parte de la dictadura militar, desde el 11 de septiembre de 1973 hasta marzo de 1990.

La vida de much√≠simos ni√Īos y j√≥venes fue afectada por hechos que cambiaron sus vidas para siempre: el miedo, la persecuci√≥n, el exilio, la prisi√≥n pol√≠tica de la madre o del padre, la muerte o desaparici√≥n de familiares. Son todas situaciones que obligan a crecer y endurecen los sue√Īos.

Durante este per√≠odo, fueron miles los ni√Īos y j√≥venes a lo largo de todo Chile, los que se arriesgaron y participaron junto a sus padres, o compa√Īeros de liceo, colegio o universidad, en protestas por demanda de justicia y recuperaci√≥n de la democracia, siendo muchos de ellos, detenidos, golpeados o muertos.

La vulneraci√≥n de los derechos fundamentales de las personas, junto con la violencia, afect√≥ con fuerza a j√≥venes y ni√Īos, dejando en estos √ļltimos una huella en su formaci√≥n, y cicatrices imborrables en sus vidas.

Nacer: 
En el terror

Frecuente es la imagen en esos a√Īos de un veh√≠culo a toda velocidad con un pa√Īuelo blanco asomado por la ventana, que intenta llegar, en medio del toque de queda, a un hospital por la urgencia de un parto.

87 ni√Īos permanecieron en recintos secretos de detenci√≥n junto a sus padres mientras estos eran torturados. Hay 4 casos de los que no se sabe si nacieron o no, ya que sus madres contin√ļan desaparecidas. Hay tambi√©n 11 casos de nacimientos en c√°rceles de mujeres o campos de concentraci√≥n, donde los ni√Īos pudieron compartir un tiempo con sus madres, experimentando un encierro injustificado desde sus primeros d√≠as de vida.

Crecer: 
Con miedo

Vivir allanamientos y apagones, ver militares en las calles con armas de guerra en sus manos, aprender a callar y a decodificar gestos, incorporar el silencio y padecer la violencia, son situaciones que alejan forzadamente e injustamente a la infancia del juego, la risa, la seguridad.

Crecer en dictadura signific√≥ que ni√Īos y ni√Īas enfrentaran diversos escenarios que interrumpieron y marcaron sus vidas para siempre. 6.477 menores de 21 a√Īos est√°n reconocidas actualmente como v√≠ctimas de prisi√≥n pol√≠tica y tortura.

El exilio oblig√≥ a miles de familias a dividirse, cientos de ni√Īos y j√≥venes tuvieron que dejar su entorno, sus juguetes, sus colegios, sus amigos, y adaptarse a otras culturas, con idiomas y costumbres distintas. El exilio provoc√≥ grandes traumas y defini√≥ el destino de muchos chilenos que nunca regresaron.

Morir: 
Perder la vida

Los menores de edad que murieron durante la dictadura son la m√°s clara demostraci√≥n de abuso de poder e injustificaci√≥n de la violencia desatada desde el 11 de septiembre de 1973 hasta el 10 de marzo de 1990. Hoy se reconocen a m√°s de 415 menores de 21 a√Īos como v√≠ctimas desaparecidas o ejecutados pol√≠ticos.

Hasta el 30 de diciembre, 2012
Exposiciones‚Ä®Martes a domingo‚Ä®10:00 ‚Äď 18:00 hrs
Centro de Documentaci√≥n‚Ä®Lunes a Viernes‚Ä®10:00 ‚Äď 18:00 hrs
Cerrado el 18 y 19 de septiembre

Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos
Matucana 501, Metro Quinta Normal, Santiago – Chile
Fono: (562) 597 96 00

URL CORTA: http://rbb.cl/3kyg
Tendencias Ahora