Notas
Ley de Pesca: avanzando para el país, no sólo para los privilegiados de siempre
Publicado por: Albert Arias
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace un par de semanas, el ministro Pablo Longueira enfrentó un momento difícil en la tramitación del proyecto de Ley de Pesca que se discute en la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados. Cuando se aprestaban a votar la idea de legislar, el ministro se dio cuenta que ésta sería rechazada debido a la mala calidad del articulado.

Dilatando la votación, ofreció cambios y mejoras sustanciales al proyecto. Luego de una semana el ministro presentó a la Comisión las ideas base detrás de estos cambios, algunas de las cuales parecen ir en la dirección correcta, al menos en el tema de la sustentabilidad de los recursos pesqueros.

Paralelamente, hace un par de meses, Ray Hilborn, uno de los nombres m√°s respetados mundialmente en evaluaci√≥n de stocks y manejo pesquero, luego de su visita a Nueva Zelandia, se√Īal√≥ que si bien ese pa√≠s tiene un buen manejo pesquero, exhibe un defecto importante: la determinaci√≥n de las cuotas pasa por un filtro pol√≠tico, y eso podr√≠a da√Īar los recursos pesqueros.

Esto fue acompa√Īado por un art√≠culo en www.seafood.com que hablaba sobre el motivo de la notable mejor√≠a de las pesquer√≠as en los Estados Unidos durante los √ļltimos a√Īos, lo que se atribuye a la determinaci√≥n estrictamente cient√≠fica de las cuotas de pesca.

Concordando con lo anterior, los cambios al proyecto presentados por el ministro Longueira a la Comisión, buscarían la determinación de las cuotas de pesca de forma más científica y menos política. Sin embargo, es necesario esperar el articulado para ver si las buenas intenciones expresadas en las declaraciones generales se transforman en medidas y métodos que así lo demuestren. Debemos recordar que el mensaje del proyecto de ley presentado en diciembre, también hablaba de sustentabilidad, aunque su articulado no lo reflejaba.

Pero analizando la propuesta completa del ministro, no todo apunta en la dirección correcta. Al parecer el ministro no desea pisarle los callos a quienes quieren seguir manteniendo las regalías de cuotas exclusivas y sin competencia, por lo que defiende una fórmula de licitación muy magra y que nunca se podrá poner en práctica, continuando la protección de ese grupo de privilegiados.

Seg√ļn el ministro Longueira, √©l estar√≠a siguiendo directrices de la OCDE, organismo que, se√Īalar√≠a que la incorporaci√≥n de nuevos actores a la pesca se debe hacer cuando √©sta logre el rendimiento m√°ximo sostenible (MRS); afirmaci√≥n que adolece de serios errores de interpretaci√≥n.

Lo que dice la OCDE, y lo que dir√≠a cualquier individuo que sepa de manejo pesquero, es que no se debe aumentar el esfuerzo de pesca‚Äď en palabras simples, el n√ļmero de barcos pescando por per√≠odo de tiempo- si no se alcanza el MRS. Pero la OCDE nada dice de mantener los privilegios de un grupo particular, asign√°ndoles a ellos y s√≥lo ellos, todas las cuotas de pesca de la fracci√≥n industrial.

Muy por el contrario, la licitación o subasta de cuotas no es un aumento de esfuerzo, sino la vía que permite que el esfuerzo de pesca permisible y los peces que son posibles de capturar (cuotas), sean asignados vía competencia abierta y transparente a cualquier chileno. Debo destacar que tanto la competencia abierta como la transparencia, son recomendadas por la OCDE a sus países miembros.

Adem√°s, uno de los argumentos usados contra la idea de licitar o subastar las cuotas de pesca, esgrimido por quienes buscan la propiedad eterna de cuotas sin competir, ha sido que los extranjeros se apoderar√°n de la pesca en Chile. De hecho es lo contrario, si no se licitan las cuotas por per√≠odos de tiempo determinados y se asignan para siempre por cualquier concepto ‚Äď t√≠tulo hist√≥rico, mayores influencias o ‚Äúser simpatizante de‚ÄĚ ‚Äď a los privilegiados, √©stas pueden ser vendidas a extranjeros o nacionales, tambi√©n para siempre, sin posibilidad de que el Estado las recupere jam√°s. Ahora, si la xenofobia es el camino elegido, las cuotas ‚Äďlicitadas o regaladas a los privilegiados- deber√≠an tener restricciones para que s√≥lo puedan ser adquiridas por chilenos.

Lamentablemente, con la fórmula propuesta por el ministro en el proyecto de ley, no entrará nunca nadie nuevo, porque asigna todos los recursos pesqueros industriales a los mismos que los han sobreexplotado y lo seguirán haciendo, los que además no permitirán nunca lograr recursos sustentables y alcanzar el MRS.

Finalmente, en columnas anteriores he se√Īalado que los pa√≠ses que asignaron cuotas s√≥lo por historia est√°n haciendo todo lo posible por recuperar la propiedad de los recursos pesqueros para el Estado. Estos pa√≠ses han encontrado nuevos mecanismos de asignaci√≥n, como la licitaci√≥n o subasta de cuotas peri√≥dicamente, lo que he llamado ‚Äúel siguiente paso en asignaci√≥n de derechos de pesca‚ÄĚ.

En otras palabras, revertir los problemas que trae la cartelizaci√≥n que se produce con la asignaci√≥n directa, sin competencia. A los pa√≠ses que actualmente subastan las cuotas de pesca, como Nueva Zelanda, Estados Unidos e Inglaterra, ahora se ha sumado Rusia. La Agencia Federal de Pesquer√≠as de ese pa√≠s subast√≥ cuotas de pesca la segunda semana de abril de este a√Īo, recaudando varios millones de d√≥lares para el Estado gracias a recursos pesqueros como cangrejos y merluzas.

Es de esperar que en el Congreso prime una visi√≥n pa√≠s y finalmente se logre una buena Ley que permita a todos los chilenos obtener un beneficio sustentable en el tiempo de nuestros recursos pesqueros y que no cedan ante la campa√Īa de la gran industria pesquera en contra del establecimiento de un mecanismo transparente de asignaci√≥n de cuotas de los recursos pesqueros del pa√≠s.

Albert Arias

Albert Arias


Albert Arias Arthur es Master en Asuntos Marítimos de la Universidad de Washington.
Actualmente se desempe√Īa como asesor en polit√≠ca pesquera para Anapesca A.G.

Tendencias Ahora