Notas
La iron√≠a de que en Chile el trabajador informal sea “emprendedor y/o microempresario”
Publicado por: Alexander P√°ez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Seg√ļn el INE existe una variaci√≥n de 518 mil ocupados desde el trimestre m√≥vil enero-marzo 2010 hasta marzo-mayo 2011. El 43% corresponde a cuenta propia, de los cuales un 80% son ocupaciones de jornada parcial. Es decir, se√Īales de creaci√≥n de ocupaciones precarias y endebles. Sin embargo, no basta con saber que existen cuenta propias, tambi√©n se necesita comprender qu√© ocurre con la calidad de los empleos de los asalariados.

¬ŅDe d√≥nde nace la necesidad de establecer indicadores complementarios que indaguen la calidad del empleo?

La utilizaci√≥n de indicadores complementarios sobre calidad del empleo es una necesidad planteada por la OIT desde 1972 desde aquel ya cl√°sico estudio en √Āfrica llamado ‚ÄúEmployment, incomes and equality. A strategy for increasing productive employment in Kenya‚ÄĚ.

La misión de Naciones Unidas que fue a Kenia iba con el objetivo de asesorar al gobierno, dado que comenzaba su proceso de modernización que conllevaba un fuerte crecimiento de la fuerza de trabajo urbana, del PIB (siendo el segundo más alto de la región entre 1970 y 1974) y una baja generación de empleo tanto agrícola como no agrícola.

Al realizar el diagnóstico, se encontraron con que el empleo industrial no producía la cantidad de empleo necesario para satisfacer la migración campo-ciudad, por lo que sus propuestas de políticas de empleo iban por el lado de fortalecer el empleo rural y/o agrícola. En este sector se encontraron con que existía gran cantidad de self-employment, el cual conceptualizaron como un sector informal. De ahí la necesidad de incorporar la categoría de cuenta propia (self-employment) en la medición de estadísticas oficiales.

En la 15¬į Conferencia Internacional de Estad√≠sticas del Trabajo (CIET) de la OIT en 1993, se operacionaliza y formaliza estad√≠sticamente el sector informal como ‚Äúel empleo cuenta propia y/o trabajadores de empresas de menos de 5 personas, no profesionales y sin el empleo del sector agr√≠cola‚ÄĚ. La relevancia otorgada fue para incluirlo dentro de la contabilidad del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) y su contribuci√≥n al PIB.

Luego, en 1997, se constituye el Delhi’s Group, una instancia de expertos sobre el sector informal, en el cual generaron su primera reuni√≥n para implementar una formalizaci√≥n internacional que permita relevar la necesidad de medici√≥n del sector en todos los pa√≠ses miembros de la OIT.

Se realizaron reuniones anuales hasta 2002, a√Īo en el cual la OIT en la 90¬į reuni√≥n de la CIET, lanza su marco conceptual total sobre Decent work and the informal economy. La relevancia de los indicadores que deber√≠an ser incluidos, trataba sobre la extensi√≥n y cantidad de empleos del sector informal generados en Am√©rica Latina.

Sin embargo, el llamado sector formal presenta también problemas de empleo, por lo cual, la conferencia de expertos presenta la propuesta para incluir a los empleos informales dentro del sector formal. Es así como los indicadores que ponían su centralidad en la unidad productiva tales como microempresas o trabajadores cuenta propia, se complementan con los tipos de empleo. Por lo tanto, se da el giro de formalizar estadísticas que pongan su atención en la calidad del empleo y no sólo su contribución económica al producto.

De esta forma, se incluyen variables netamente laborales, como contrato, cotizaciones y seguridad laboral. En la 10¬į reuni√≥n del Grupo de Delhi realizada en Ginebra el 2007, el representante del INEGI de M√©xico y del INE de la India, planteaban la necesidad de que pa√≠ses con mercados laborales segmentados en pa√≠ses subdesarrollados necesitan tanto de indicadores de informalidad del empleo como monitoreo econ√≥mico y social en relaci√≥n a las condiciones de vida.

A nivel latinoamericano, Chile se posiciona como un pa√≠s con altos niveles de formalidad y se asume como corolario que tiene altos niveles de protecci√≥n. En la contabilidad de los empleos informales s√≥lo se considera a los cuenta propia, es decir, utiliza el marco conceptual del sector informal y no de calidad del empleo. A√ļn m√°s, los cuenta propia son considerados ‚Äúemprendedores y/o microempresarios‚ÄĚ.

A√ļn as√≠, es bueno corroborar las magnitudes con la Nueva Encuesta Nacional del Empleo, que contiene dimensiones donde es posible extraer indicadores de calidad del empleo y una caracterizaci√≥n m√°s rigurosa de los cuenta propia.

Si tomamos en cuenta las recomendaciones de la 90¬į sesi√≥n de la CIET del 2002, podemos incluir junto a los 1,55 millones de cuenta propia del trimestre m√≥vil marzo-mayo 2011 a los asalariados sin contrato laboral, que ascienden a 1,15 millones. Se incluyen dentro de este universo a todos los que no tienen ning√ļn tipo de comprobante de pago de servicios (79% del total de asalariados sin contrato), as√≠ como de asalariados con boleta de honorarios (16%). Ambos grupos son el 36% de la poblaci√≥n ocupada.

En las cifras oficiales estas ocupaciones son consideradas como ‚Äúasalariadas‚ÄĚ y por lo tanto, formales. Lo que ocurre m√°s bien, es que presentan subordinaci√≥n bajo un empleador o patr√≥n pero no presentan mecanismos de dependencia formal que proteja al trabajador ni que rija ante la ley como ‚Äúasalariado‚ÄĚ. Viene a ser un ‚Äúsubordinado independiente‚ÄĚ, una modalidad que ha crecido en los √ļltimos a√Īos en Chile, pero que reci√©n hoy tenemos el instrumento adecuado para contabilizar y caracterizar su magnitud.

Alexander P√°ez

Alexander P√°ez

Este subordinado independiente se caracteriza por ser trabajadores no calificados (43%), donde un 30% se desempe√Īa en trabajos de jornada parcial y el 46% desear√≠a trabajar m√°s horas. El 31% s√≥lo tiene estudios hasta educaci√≥n b√°sica y el 36% de las mujeres corresponde a personal de servicio dom√©stico. Por lo tanto, este 1,15 millones de trabajadores anteriormente invisibilizados por los indicadores oficiales de empleo, tiene ocupaciones endebles, precarias y de baja productividad. No est√°n necesariamente relacionadas con las mipymes, ya que el 47% se desempe√Īan en empresas de m√°s de 5 personas.

¬ŅEs o no necesario, seg√ļn los datos mostrados, establecer indicadores complementarios de calidad del empleo en Chile, tal como lo indica la OIT desde el 2002?

Alexander Páez es sociólogo e investigador del área Unidad de Estadísticas del Trabajo de la Fundación SOL | @lafundacionsol

Tendencias Ahora