Notas
Arroz transgénico se propaga por China de forma totalmente ilegal
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Semillas de arroz transg√©nico se propagan ilegalmente desde hace a√Īos en China, donde s√≥lo dos variedades gen√©ticamente modificadas del principal cereal del pa√≠s fueron preautorizadas a finales de 2009, causando debate en una cuesti√≥n sensible para la seguridad alimentaria.

Esas dos variedades de arroz OGM (Organismo Gen√©ticamente Modificado), una de ellas desarrollada a partir de un gen del gigante estadounidense Monsanto, no tienen a√ļn la autorizaci√≥n de ser comercializados, pero actualmente se realizan pruebas en los campos de cultivo.

En enero, el ministerio de Agricultura aseguraba todav√≠a que “ning√ļn cereal transg√©nico es cultivado en China” fuera de un marco experimental estrictamente controlado.

Pero un responsable del ministerio de Medio Ambiente inform√≥ a finales de abril que, seg√ļn una encuesta conjunta de cuatro ministerios chinos, “semillas transg√©nicas ilegales est√°n presentes en varias regiones, como consecuencia de una gesti√≥n poco rigurosa”, seg√ļn el semanario Nanfang Zhumo.

La petición de la AFP de confirmar esta información no fue contestada por el ministerio de Agricultura.

Seg√ļn la p√°gina en internet del Sistema de Alerta de la Uni√≥n Europea para la Seguridad Alimentaria, los pa√≠ses europeos registraron en 115 ocasiones, entre 2006 y 2011, alimentos producidos con arroz transg√©nico procedentes de China.

Greenpeace, que denunci√≥ la presencia de semillas de arroz OGM en China desde 2005, encontr√≥ el pasado a√Īo granos en mercados en las provincias centrales de Hubei, Hunan y Jiangxi, explic√≥ a la AFP Fang Lifeng, de la organizaci√≥n ecologista.

Favorable a la biotecnología, Pekín ha autorizado ya varios cultivos OGM, como el algodón, verduras y frutas (pimiento, tomate y papaya) e incluso el álamo, así como la importación para la industria agroalimentaria de soja y maíz transgénicos.

Pero la cuesti√≥n del arroz es mucho m√°s sensible. “Las dos terceras partes de los chinos lo consumen cotidianamente”, recuerda Tong Pingya, un respetado agr√≥nomo que a principios de mayo fustig√≥ a los cient√≠ficos que “toman al pueblo como cobayas”, durante una conferencia presidida por el viceprimer ministro Li Keqiang.

“China no necesita de este arroz transg√©nico, puesto que produce en cantidad suficiente e, incluso, exporta un poco”, declar√≥ Tong a la AFP.

Durante la reuni√≥n anual del Parlamento chino, en marzo de 2010, un centenar de investigadores escribieron a los diputados para pedirles la anulaci√≥n de la preautorizaci√≥n de semillas de cereales transg√©nicos, que afecta tambi√©n a una variedad de ma√≠z. Tambi√©n reclamaron un debate p√ļblico y un etiquetaje espec√≠fico para los productos OGM.

Los promotores de arroz transgénico argumentan que es más resistente a la sequía, ofrece un mejor rendimiento y, para la variedad Bt, permite reducir el uso de pesticidas.

“La comercializaci√≥n deber√≠a poder autorizarse en 2012-2013, pero el Estado probablemente no va a permitir que sea difundido a gran escala” en un futuro cercano, asegura Ma Wenfeng, analista especializado en el mercado de los cereales para un gabinete de consultores cercano al ministerio de Agricultura.

Estas nuevas variedades representan “un avance en la biotecnolog√≠as” y acabar√°n por imponerse, seg√ļn este analista.

En cambio, los ecologistas y algunos científicos chinos advierten de las consecuencias poco conocidas del uso a largo plazo de este arroz para la biodiversidad y la salud humana.

La mayor rentabilidad para los agricultores es tambi√©n discutida, puesto que las semillas transg√©nicas cuestan entre dos y cinco veces m√°s que las semillas ordinarias, lo que “a nivel de rendimiento, no hay gran diferencia”, seg√ļn Fang, de Greenpeace.

El arroz transgénico desarrollado por los laboratorios chinos tiene también un problema sobre la propiedad intelectual. El gen Bt, presente en una de las dos variedades en prueba, está patentado por el estadounidense Monsanto, que podría reclamar una cantidad de dinero enorme a China por su comercialización.

Tendencias Ahora