Notas
Fiscales contra jueces: un peligroso vacío que debemos remediar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hasta antes de la reforma procesal penal, los jueces ten√≠an una doble funci√≥n: investigar y aplicar las sanciones contra quienes infring√≠an la ley penal. Un sistema que rigi√≥ al pa√≠s por m√°s de 100 a√Īos y que claramente estaba sobrepasado.

A partir del a√Īo 1999 cuando comenz√≥ a aplicarse gradualmente el nuevo sistema penal, surgi√≥ la figura de los fiscales, representantes del Ministerio P√ļblico, organismo encargado de investigar los delitos y llevar las pruebas ante un tribunal para la aplicaci√≥n de justicia. Junto con ello surgi√≥ la defensor√≠a, que puede ser p√ļblica o privada, dependiendo de la situaci√≥n econ√≥mica de cada imputado.

El sistema cuando se dise√Ī√≥ parec√≠a bien estructurado y as√≠ ha operado en los √ļltimos 10 a√Īos. Sin embargo en √ļltimo tiempo han existido actuaciones que claramente obligan a pensar en necesarios ajustes al sistema.

En nuestro ordenamiento jur√≠dico, el Poder Judicial est√° constituido por los jueces de la Rep√ļblica, los que adem√°s est√°n ordenados jer√°rquicamente por ley, estando en el escalaf√≥n superior, la Corte Suprema y luego las Cortes de Apelaciones.

En este marco, parece claramente un desprop√≥sito que un fiscal decidida encausar a un grupo de ministros de una Corte de Apelaciones, luego de que estos fallaran en contra de la postura que sosten√≠a el Ministerio P√ļblico.

M√°s grave a√ļn cuando se trata de un caso en el cual, el proceso cumpli√≥ todas las instancias que establece el ordenamiento jur√≠dico, con un fallo de la Corte Suprema, que ratifica la postura asumida por estos ministros de corte.

Lo anterior, dej√≥ en evidencia un vac√≠o en el sistema, ya que el Ministerio P√ļblico aparece como un organismo sin contrapeso y deja en una situaci√≥n vulnerable a quienes integran un poder del Estado como son los jueces.

No se trata que los jueces sean intocables, pero existen los procedimientos para actuar en caso que estos cometan una irregularidad o un delito.

Los jueces, los ministros de Estado, intendentes, comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, y hasta el propio Presidente de la Rep√ļblica pueden ser acusados constitucionalmente de acuerdo a normas claramente establecidas en la Constituci√≥n, gener√°ndose as√≠ un contrapeso entre los poderes del Estado.

Víctor Pérez | Wikipedia

Víctor Pérez | Wikipedia

No se entiende entonces que los fiscales, que no constituyen en estricto rigor un poder del Estado, no tengan ning√ļn tipo de control o regulaci√≥n superior, permitiendo situaciones que quedan claramente en el l√≠mite del sistema republicano.

Esto tenemos que corregirlo y es el momento de hacerlo. Han pasado 10 desde que se comenzó a aplicar la reforma penal, y no sólo es conveniente y necesaria una evaluación, sino que es imprescindible.

V√≠ctor P√©rez Varela es abogado y senador (UDI) por la circunscripci√≥n 13 en la Regi√≥n del B√≠o-B√≠o. Fue alcalde designado de Los √Āngeles durante el r√©gimen militar, desde 1981 a 1987. En 1989 fue electo diputado por el mismo distrito, llegando al senado en 2006.

Tendencias Ahora