Notas
Declaran auténtica la cabeza del rey francés Enrique IV
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La cabeza del rey franc√©s Enrique IV (1553-1610), hallada “en buen estado” en 2008 en casa de un jubilado tras siglos de peripecias, fue declarada aut√©ntica por un equipo de cient√≠ficos, seg√ļn un estudio publicado por el British Medical Journal (BMJ).

Enrique IV de Francia | Wikipedia

Enrique IV de Francia | Wikipedia

La cabeza est√° “en buen estado de conservaci√≥n”, tiene cabellos y restos de barba, subraya la revista especializada. “Los ojos est√°n semicerrados y la boca est√° abierta”, agrega.

Entre sus rasgos distintivos, se encuentra “un agujero que muestra que ten√≠a un pendiente en el l√≥bulo de la oreja derecha, lo cual estaba de moda en la corte de los Valois, y una lesi√≥n √≥sea arriba del labio superior izquierdo, un vestigio de un tajo que le hicieron al intentar matarlo el 27 de diciembre de 1594″, indica el BMJ.

El estudio fue realizado por 19 científicos y coordinado por un médico forense de la región de París, Philippe Charlier, con quien colaboró el historiador Jean-Pierre Babelon, especialista de Enrique IV.

Tras ser asesinado por un católico fanático, Francois Ravaillac, en mayo de 1610, Enrique IV fue enterrado poco después en la Basílica de Saint-Denis, en la región de París, junto con otros reyes de Francia.

En 1793, tras la Revoluci√≥n Francesa, los revolucionarios abrieron el ata√ļd y “tiraron el cuerpo en una fosa com√ļn”, indic√≥ a la AFP un historiador miembro del C√≠rculo de Estudios de las Necr√≥polis Din√°sticas y Reales Europeas, Rodolphe Huguet, quien aclar√≥ ser un apasionado de la historia de Enrique IV.

“Fue ah√≠, probablemente, que la cabeza se separ√≥ del resto. Ning√ļn documento dice quien se la qued√≥. Tras la Revoluci√≥n, se hallaron en casas particulares un hueso, un dedo, cabellos, un om√≥plato de Hugo Capeto”, quien rein√≥ hace m√°s de mil a√Īos, agreg√≥.

Los restos de Enrique IV estaban “en muy buen estado de conservaci√≥n porque hab√≠a sido embalsamado. En aquel entonces, la gente no pod√≠a creer lo que ve√≠a porque cre√≠a que s√≥lo los cad√°veres de santos se salvaban de la putrefacci√≥n”, a√Īadi√≥.

La cabeza de este rey vuelve a aparecer en la colección privada de un conde alemán, en el siglo 19, y luego se le pierde otra vez el rastro.

En 1919 reaparece y un anticuario franc√©s la compra por tres francos en una subasta en Par√≠s. “Movi√≥ cielo y tierra para demostrar que era la cabeza del rey. Se la propuso al museo del Louvre, al de Carnavalet, pero nadie le cre√≠a”, seg√ļn Huguet.

Al morir el anticuario, la cabeza seguramente haya quedado en manos de su hermana, tras lo cual se le volvió a perder el rastro.

Se la encontr√≥ nuevamente “hace dos a√Īos en casa de un jubilado de 84 a√Īos que la guardaba en secreto desde 1955″, indic√≥ una sociedad de producci√≥n que est√° preparando un documental sobre el tema.

Tendencias Ahora