Después de 32 horas desaparecido, apareció con vida un estudiante gastronomía de Hualpén. El joven entró en pánico y apareció en Valdivia.

Marlene estaba desesperada. El jueves por la noche su hijo, Diego Vargas, no regresó a casa en la comuna de Hualpén, y sus amigos informaron que lo dejaron en el Mall Plaza del Trébol, para que abordara la locomoción colectiva.

La madre presentó la denuncia por presunta desgracia en Carabineros y por más que sus amigos, compañeros de gastronomía del Instituto Diego Portales lo buscaban, nada se sabía de él.

Eso hasta hoy, cuando un llamado de Valdivia indicó que el joven de 23 años, había llegado al domicilio de sus abuelos, sin saber exactamente cómo. A un mes de graduarse, la tardanza en la elaboración de un informe que debía entregar, lo trastornó.

No es la única persona desparecida que se busca por estos días en Concepción. Osvaldo Rodrigo Solís Utrera, de 36 años, sigue perdido y la última vez que se lo vio fue en el Barrio Estación penquista.

La Brigada de Homicidios de la PDI y el Ministerio Público están tras su huella.