Notas
Aparece una fosa com√ļn con 2.000 cad√°veres acumulados desde 2005 en Colombia
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En el peque√Īo pueblo de La Macarena al sur de Bogot√°, una de las zonas m√°s calientes del conflicto colombiano, se est√° descubriendo la mayor fosa com√ļn de la historia reciente de Latinoam√©rica, con una cifra de cad√°veres “NN”, enterrados sin identificar, que podr√≠a llegar a los 2.000. Esto, seg√ļn diversas fuentes y los propios residentes.

Seg√ļn indic√≥ Amnist√≠a Internacional, desde 2005 el Ej√©rcito, cuyas fuerzas de √©lite est√°n desplegadas en los alrededores, ha estado depositando detr√°s del cementerio local cientos de cad√°veres con la orden de que fueran inhumados sin nombre.

El jurista Jairo Ram√≠rez es el secretario del Comit√© Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia y acompa√Ī√≥ a una delegaci√≥n de parlamentarios ingleses al lugar hace algunas semanas, cuando empez√≥ a descubrirse la magnitud de la fosa de La Macarena.

“Lo que vimos fue escalofriante”, declar√≥ a P√ļblico. “Infinidad de cuerpos, y en la superficie cientos de placas de madera de color blanco con la inscripci√≥n NN y con fechas desde 2005 hasta hoy”.

Ram√≠rez agreg√≥ que “El comandante del Ej√©rcito nos dijo que eran guerrilleros dados de baja en combate, pero la gente de la regi√≥n nos habla de multitud de l√≠deres sociales, campesinos y defensores comunitarios que desaparecieron sin dejar rastro”.

El horror de La Macarena ha puesto de actualidad la existencia de m√°s de mil fosas comunes con cad√°veres sin identificar en Colombia. Hasta finales del pasado a√Īo, los forenses hab√≠an censado unos 2.500 cad√°veres, de los que hab√≠an logrado identificar a cerca de 600 y entregar los cuerpos a sus familiares.

La localización de estos cementerios clandestinos ha sido posible gracias a las declaraciones en versión libre de los mandos medios presuntamente desmovilizados del paramilitarismo y acogidos a la controvertida Ley de Justicia y Paz que les garantiza una pena simbólica a cambio de la confesión de sus crímenes.

La √ļltima de estas declaraciones ha sido la de John Jairo Renter√≠a, alias Bet√ļn, quien acaba de revelar ante el fiscal y los familiares de las v√≠ctimas que √©l y sus secuaces enterraron “al menos a 800 personas” en la finca Villa Sandra, en Puerto As√≠s, regi√≥n del Putumayo. “Hab√≠a que desmembrar a la gente.

Todos en las Autodefensas ten√≠an que aprender eso y muchas veces se hizo con gente viva”, ha confesado el jefe paramilitar a la fiscal de Justicia y Paz.

Tendencias Ahora