Notas
EEUU promete vigilar las elecciones en Honduras
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Estados Unidos asegura que vigilará atentamente las cruciales elecciones del domingo en Honduras, para luego decidir si las reconoce, una arriesgada postura que puede ensombrecer la imagen del gobierno de Barack Obama ante la región.

“Estados Unidos, junto al resto de la comunidad internacional, vigilar√° las elecciones hondure√Īas con gran inter√©s”, se√Īal√≥ el Departamento de Estado a la AFP.

Por su parte, el nuevo vicesecretario de Estado para Am√©rica Latina, Arturo Valenzuela, declar√≥ en su presentaci√≥n ante la Organizaci√≥n de Estados Americanos (OEA) que “para que la voluntad popular se pueda expresar claramente, las elecciones deben realizarse en un entorno que permita a los candidatos, a todos, hacer campa√Īa en un ambiente de paz y seguridad”.

El gobierno de Obama insiste ante el gobierno de facto de Honduras en que le preocupan las violaciones a los derechos humanos.

Pero Washington no tomar√° por anticipado una decisi√≥n sobre los comicios porque, por encima de todo, los hondure√Īos tienen derecho a elegir sus representantes, y porque las elecciones ya estaban inscritas en el calendario legal del pa√≠s, apunt√≥ Valenzuela ante la OEA.

De forma más discreta, fuentes oficiales reconocen que la inestable situación, con el presidente depuesto Manuel Zelaya asilado en la embajada de Brasil y sospechosos actos de violencia en diversos puntos del país, arrojan un panorama mucho más complejo.

Pero en lugar de enviar una misión para monitorear de cerca esa complejidad, el gobierno de Obama se alineó por el momento con sus socios de la OEA, que ignoran ferozmente al régimen de facto.

El resultado es que desde Estados Unidos saldr√° una heterog√©nea lista de observadores “independientes”, desde fundaciones conservadoras hasta exiliados cubanos, proclives al r√©gimen de facto, as√≠ como por organizaciones no gubernamentales muy cr√≠ticas con los actuales gobernantes.

“El desaf√≠o para Valenzuela es hallar una f√≥rmula para aprovechar las elecciones para resolver la crisis, sin polarizar a√ļn m√°s las relaciones interamericanas”, considera Peter Hakim, del centro de an√°lisis Di√°logo Interamericano.

Lejos de abstenerse en la crisis, Washington tomó las riendas de la mediación resueltamente, lo que le generó aplausos.

Fue Estados Unidos quien consiguió que tanto Zelaya como el presidente de facto, Roberto Micheletti, firmaran el acuerdo de Tegucigalpa/San José que entreabrió, con soluciones concretas, la puerta a la resolución de la crisis.

Pero a medida que esa mediaci√≥n se profundizaba, tambi√©n crec√≠a el aislamiento respecto al resto de la OEA, que ha jugado un papel de comparsa en las √ļltimas semanas.

Las fuentes oficiales estadounidenses dan una y otra vez una sensación de tener la delicada situación bajo control en sus contactos con la prensa en Washington, pero bajo anonimato.

La mediación se ha vuelto un juego diplomático tras bambalinas lo que aleja al gobierno de Obama de su imagen inicial de transparencia. Eso ya empieza a provocar desencanto en las capitales latinoamericanas.

Tendencias Ahora