Notas
El Rey Sol reina de nuevo en el castillo de Versalles
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Luis XIV, el Rey Sol, transform√≥ el rostro de Europa y llen√≥ su corte de m√ļsicos y artistas que cambiaron el gusto y la cultura de la √©poca, pero Francia nunca lo honr√≥ con una exposici√≥n, hasta ahora, cuando el castillo de Versalles, que √©l construy√≥, exhibir√° sus tesoros.

Fuente: Agencia AFP

Luis XIV

“Parad√≥jicamente, Versalles, que encarn√≥ el sue√Īo un poco loco de un hombre, no hab√≠a consagrado nunca una exposici√≥n a su creador, Luis XIV” (1638-1715), declar√≥ a la AFP Jean-Jacques Aillagon, el director del castillo, situado a una media hora de Par√≠s.

“Me pareci√≥ llegado el momento de poner fin a esa anomal√≠a”, subray√≥ Aillagon, indicando que la muestra, que abre sus puertas al p√ļblico el martes, tras 2 a√Īos de trabajo, revelar√° sobre todo el importante papel que tuvo este rey en el florecimiento de “una nueva cultura”.

Este monarca, que muri√≥ a los 75 a√Īos y que en 54 a√Īos moviliz√≥ sus ej√©rcitos en 3 grandes guerras, pudo haber sido evocado a trav√©s de diversos aspectos: pol√≠ticos, militares, econ√≥micos.

Pero la opci√≥n que se escogi√≥ para la exhibici√≥n titulada “Luis XIV, el hombre y el rey” fue ofrecer un “retrato cultural” de este monarca, centr√°ndose sobre todo en “cu√°l fue su gusto, c√≥mo se form√≥, cu√°les fueron sus influencias”, dijo Aillagon, ex ministro de Cultura (2002-2004) .

Para ello, unas 300 obras – esculturas, pinturas, objetos preciosos, muebles, joyas, objetos en plata y oro – han sido reunidas en Versalles, hasta el 7 de febrero.

80 de las piezas pertenecen a Versalles, otras al museo del Louvre, y muchas otras han viajado del extranjero, principalmente de Inglaterra, entre ellas una pintura del castillo en construcción que ha sido prestada por la reina Isabel II.

En un recorrido por las salas – donde todav√≠a hay alfombras por extender y cuadros que iluminar, a pocos d√≠as de la inauguraci√≥n de la exhibici√≥n – emerge poco a poco un retrato m√°s humano, distinto del que es considerado prototipo de “monarca absoluto”.

Un retrato en cera ejecutado por Antoine Benoist cuando el rey ten√≠a 65 a√Īos revela por ejemplo que Luis XIV, uno de los m√°s poderosos monarcas en toda la historia de Francia y Europa, no ten√≠a miedo de que lo retrataran viejo, cansado, y hasta con una verruga en la nariz.

“Luis XIV ten√≠a un gran inter√©s por la imagen, por la comunicaci√≥n, en eso fue muy moderno”, se√Īal√≥ Alexandre Maral, uno de los comisarios de la exposici√≥n.

“No quer√≠a que lo rejuvenecieran”, subraya el otro comisario de la muestra, Nicolas Milovanovic, en el recorrido por las suntuosas salas del castillo.

Se descubre, en sala tras sala, su gusto barroco y su pasi√≥n por la m√ļsica, por los jardines, por la arquitectura, por el espect√°culo. Y tambi√©n, que pod√≠a ser un buen amigo de los artistas, a los que promov√≠a y apoyaba.

Sobre todo, claro, a aquellos que lo retrataban bajo los trazos de Apolo, el dios del sol, como evidencian varias magníficas esculturas en mármol que adornaron sus jardines y que han sido restauradas, en ocasión de la muestra.

“Su cultura fue sobre todo sensual y visual, no literaria, aunque se rode√≥ de grandes escritores. Amaba a Moli√®re, a Racine, en el teatro, y a los escritores que sab√≠an escribir la historia de su reino”, subraya el director de Versalles.

La m√ļsica acompa√Īaba toda la jornada del rey: desde en la misa, que era una especie de concierto, hasta en los paseos y en las comidas, Luis XIV escuchaba la m√ļsica que compon√≠an los compositores de su tiempo, sobre todo a su favorito, Jean Baptiste Lully, uno de los creadores que introdujo la √≥pera en Francia.

El Rey Sol ayud√≥ tambi√©n al surgimiento de una nueva est√©tica, de un nuevo “gusto”, recalcan los organizadores de la muestra.

“Luis XIV fue promotor y testigo de la revoluci√≥n del gusto que se produjo entre los a√Īos 1660 y 1710, cuando en un lapso de 50 se pasa de un mundo a otro: de un mundo que estaba enraizado en el Renacimiento a uno que anuncia ya la est√©tica de fines del siglo XVIII, el neoclasicismo, la sobriedad, y la b√ļsqueda de otra manera de vivir”, explic√≥ el ex ministro de Cultura.

“Pol√≠ticamente, Luis XIV pertenece a un sistema ya caduco. Pero a trav√©s de las artes y la cultura todav√≠a nos habla”, a trav√©s de los siglos, concluy√≥.

URL CORTA: http://rbb.cl/d8u
Tendencias Ahora