Lo que debes saber hoy
Miércoles 29 enero de 2020 | Publicado a las 00:30 · Actualizado a las 08:40
La denuncia por violación que manchó la carrera de Bryant y vuelve a generar polémica en EEUU
visitas

El pasado domingo 26 de enero, el mundo del deporte se estremeció por la muerte Kobe Bryant, leyenda de Los Angeles Lakers y considerando uno de los mejores jugadores en la historia de la NBA.

‘Black Mamba’ iba a bordo de un helic√≥ptero privado junto a su segunda hija, Gianna Maria, y otras siete personas rumbo a una academia deportiva en Thousand Oaks, cuando la aeronave cay√≥ en la ciudad californiana de Calabasas. No hubo sobrevivientes.

Con el paso de las horas, fan√°ticos de todo el mundo comenzaron a mostrar su pesar por el fallecimiento de una de las √ļltimas leyendas del baloncesto mundial, quien se hab√≠a retirado en 2016.

Las muestras de admiraci√≥n y cari√Īo comenzaron a inundar las redes sociales, mientras el Staples Center de Los Angeles se iba llenando de emocionados seguidores de los Lakers que no pod√≠an creer que Kobe hab√≠a fallecido.

Pero, mientras deportistas, artistas, pol√≠ticos y fan√°ticos del mundo recordaban el legado de ‘Mamba’, otro grupo reflotaba un momento que marc√≥ para mal la carrera y vida de Kobe: una denuncia por violaci√≥n.

La denuncia que empa√Īa su carrera: la versi√≥n de ella

El 30 de junio de 2003 iba a marcar para siempre la vida personal de Kobe Bryant y de una joven oriunda de Eagle, en Estados Unidos. Aquella noche, en el Lodge & Spa de Colorado, el deportista abus√≥ sexualmente de una mujer de 19 a√Īos, que al d√≠a siguiente report√≥ el hecho a la polic√≠a.

Seg√ļn una entrevista de la polic√≠a de Eagle a la v√≠ctima el d√≠a siguiente del episodio y a la que tuvo acceso el medio The Daily Beast, la joven de 19 a√Īos lleg√≥ a su trabajo cerca de las 2 pm y a las 4 pm le informaron que Kobe Bryant iba a llegar al hotel y que era de suma improtancia darle habitaciones a √©l y sus dos acompa√Īantes.

The New York Times
The New York Times

Cuenta que deb√≠a retirarse de su trabajo a las 7 pm, pero pidi√≥ quedarse “porque estaba emocionada por conocer a Kobe Bryant y adem√°s estaba tratando de hacer horas extra” para compensar las horas de la ma√Īana en las que supuestamente debi√≥ estar en el hotel pero lleg√≥ atrasada (entraba a las 11 am).

Seg√ļn el testimonio, la mujer cuenta que “Llegaron cerca de las 9:45-10:00 pm y me pidieron que los llevara a sus habitaciones”. Cuando lleg√≥ a la habitaci√≥n junto a Bryant, cuenta que el exbasquetbolista le hizo una petici√≥n.

“El Sr. Bryant me pregunt√≥, en privado, si es que pod√≠a volver en 15 minutos para darle un tour por el hotel. Le respond√≠ que s√≠ pod√≠a”, cont√≥. Seg√ļn su versi√≥n, volvi√≥ a los 15 minutos, le mostr√≥ el hotel y luego volvieron a la habitaci√≥n. Ah√≠ empez√≥ una pel√≠cula de terror para ella.

“Me levant√© para irme de la habitaci√≥n, √©l se levant√≥ y me pidi√≥ que le diera un abrazo. Le di el abrazo y me empez√≥ a besar y dej√© que me besara. Luego, se baj√≥ los pantalones. Ah√≠ es cuando trat√© de retirarme de la habitaci√≥n. Ah√≠ fue cuando empez√≥ a tomarme por la fuerza”, fue parte del testimonio de la v√≠ctima.

Luego asegura que Bryant la tom√≥ del cuello “pero no con la fuerza para ahorcarme, sino que con la suficiente fuerza para que tuviera miedo”, sigui√≥ contando.

Posteriormente detalla que el exbasquetbolista comenzó a manosear sus partes íntimas y a sacarle la ropa, mientras ella trataba de salir de ahí. En el testimonio reitera que varias veces le dijo que no quería y hasta se puso a llorar, pero asegura que el entonces jugador de los Lakers siguió hasta penetrarla.

Negación, disculpas y acuerdo entre Bryant y la víctima

Si bien en un principio Bryant negó el encuentro, las pruebas de semen y ADN en el cuerpo de la víctima y algunas prendas de ambos no le dejaron otra opción que reconocer el hecho, pero con una versión distinta a la de la víctima.

The New York Times
The New York Times

La carta que leyó el abogado de Bryant en la corte:

“Primero, quiero pedir disculpas directamente a la joven mujer envuelta en este incidente. Le quiero pedir disculpas por mi comportamiento esa noche y por las consecuencias que ha estado sufriendo en el √ļltimo a√Īo. Para m√≠ tambi√©n este a√Īo ha sido incre√≠blemente dif√≠cil desde el punto de vista personal, solo puedo imaginar el dolor por el que ella ha tenido que pasar. Tambi√©n quiero disculparme con sus padres y familia, as√≠ como tambi√©n con mi familia, amigos y fan√°ticos y con todos los ciudadanos de Eagle, Colorado. Quiero aclarar que no he cuestionado los motivos de la joven chica. No le he pagado dinero. Ella ha acordado que esta declaraci√≥n no ser√° usada contra m√≠ en el caso civil. Tambi√©n quiero decir que sinceramente yo pens√© que este encuentro hab√≠a sido consensuado, y ahora me doy cuenta de que ella no vio este incidente de la misma manera. Despu√©s de meses de reflexi√≥n, escuchar a su abogado y hasta su testimonio en persona, ahora entiendo c√≥mo se siente y que ella no consinti√≥ este encuentro. Emito esta declaraci√≥n completamente consciente que mientras una parte del caso termina hoy, todav√≠a queda otra. Entiendo que el juicio civil contra m√≠ va a seguir adelante. Esta parte del caso ser√° decidido por las partes que est√°n directamente involucradas en el incidente y que no habr√° m√°s costos financieros o emocionales para los ciudadanos de Colorado”.

Una semana antes del juicio en la corte, ambas partes llegaron a un acuerdo con la condici√≥n de que Bryant pidiera disculpas p√ļblicas y luego, seg√ļn Los Angeles Times revel√≥, la v√≠ctima habr√≠a recibido m√°s de 2.5 millones de d√≥lares.

¬ŅCu√°ndo es un buen momento?

Este episodio volvió a hacer ruido en Estados Unidos y en el mundo del deporte luego de que el Washington Post decidiera suspender a una periodista que horas después del accidente que terminó con la vida de la superestrella de la NBA, compartió en twitter un artículo recordando el caso.

Por pedido de su editora, la periodista Felicia Sonmez borró sus publicaciones y fue removida a un cargo administrativo dentro del medio. Además, reconoció que ha sufrido varias amenazas por parte de fanáticos y que han filtrado su domicilio.

Frente a todo esto, el sindicato de periodistas del Washington Post salió en defensa de la comunicadora y mediante una carta, exigió en prescindir de cualquier acción disciplinaria contra Sonmez y a garantizar su seguridad ante las amenazas.

En la misiva, se acepta que las horas posteriores a la muerte de Bryant eran un momento dif√≠cil para compartir las mencionadas acusaciones, pero se destaca que su responsabilidad como medio noticioso es ofrecer al p√ļblico ‚Äútoda la verdad‚ÄĚ tal como se conoce ‚Äúen momentos oportunos e inoportunos‚ÄĚ.

Tendencias Ahora