Artes y Cultura


PaintBack: el colectivo de arte urbano que transforma esvásticas nazis en "obras de amor"

Imagen del colectivo “PaintBack” | Instagram
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Un hombre entra en una tienda de arte callejero berlinesa en busca de pintura en aerosol para una emergencia: tapar una esvástica. “No tenía pinta de ser un artista callejero, por eso le pregunté qué iba a hacer con ella y me contestó que era para cubrir una cruz gamada que había visto en un área de juegos”, explica a la AFP Ibo Omari, el propietario del establecimiento.

Entonces este berlinés de origen libanés llamó a unos amigos y jóvenes del barrio para lanzar una contraofensiva y se convirtió en monitor del movimiento #Paintback.

Berlin Paint Back #paintback #berlin @gqitalia #gqlikes @efarneti @saturnino69 @lawrencesteele

A post shared by Andrea Tenerani (@andreatenerani) on

Nos impactó mucho que alguien pudiera hacer algo así (pintar una esvástica), sobre todo aquí en Schöneberg“, un barrio aburguesado, familiar y mixto del oeste de Berlín, recuerda. “Reflexionamos bastante sobre qué podíamos hacer frente a este tipo de acto abyecto y nos dijimos que íbamos a responder con humor y amor“, agrega.

Así arrancó en 2016 la campaña para transformar con malicia estos grafitis neonazis. “Elegimos dibujos bonitos y un poco provocadores, la mayor parte de ellos hechos por adolescentes, así cualquiera, aunque no sea un profesional, puede reproducirlo”, cuenta Ibo Omari, de 37 años.

#PaintBack , #Berlin , #StreetArt

A post shared by Wigbert Boell (@wboell) on

Conejo o Cubo de Rubik

Y trabajo no les falta. Pese a estar prohibidas, se ven esvásticas en las fachadas de edificios de Berlín. El odio hacia los inmigrantes ha aumentado en la ciudad y en todo el país desde 2015, con la llegada a Alemania de más de un millón de solicitantes de asilo.

Según los servicios de inteligencia alemanes, las agresiones por motivos políticos (de las cuales un tercio se deben al odio racial) se incrementaron 7% el año pasado. “Como artistas callejeros que somos, queríamos transmitir un mensaje: estáis usurpando el grafiti (…). El grafiti no tiene nada que ver con el racismo, es una historia de diversidad, multicolor, es una formación moral que permite a los jóvenes expresarse, ser creativos y salir de la calle”, agrega Ibo Omari.

En el cuartel general de #Paintback, un cuarto tapizado con carátulas de álbumes de rap, los adolescentes pulen sus dibujos, buscan cómo usarlos sirviéndose siempre de la cruz gamada como punto de partida.

Aus Hakenkreuzen etwas Sinnvolles machen… #PaintBack #streetart #graffiti #scheißaufnazis #kreativgegendummheit

A post shared by Ulrike Schneider (@steinwerferchen) on

Una lechuza, un mosquito, un conejo echando la lengua, un cubo de Rubik, un gato asomándose a una ventana… su inspiración es infinita. “No resulta difícil encontrar ideas”, confirma un participante, Klemens Reichelt, de 17 años.

 Agencia AFP
Una muestra de “#PaintBlack” | Agencia AFP

FRÅN HAKKORS TILL KONST 🎨 Gatukonstnärer i Berlin har gått ihop för att bekämpa ökningen av nazistisk graffiti i staden. De målar helt enkelt om hakkorsen till färgglada konstverk. 🎨 ” Jag gillar det för jag tycker inte att hakkors hör hemma i Berlin – det är en stad som är öppen för världen och jag vill försvara det”, säger 17-åriga gatukonstnären Klemens Reichelt till AFP. 🎨 Projektet #PaintBack började förra året efter att en person kom in i en street art-butik för att köpa färg och spraya över ett hakkors på en lekplats. De själva uppskattar att de målat om runt 20 hakkors sen dess. 🎨 Rapporterna om nazistisk graffiti har ökat även i Sverige de senaste åren. 🎨 Foto: Legacy BLN

A post shared by P3Nyheter (@p3nyheter) on

Me gusta porque pienso que estas esvásticas no tienen cabida en Berlín, es una ciudad abierta al mundo y eso es lo que quiero defender“, añade. Ibo Omari y media docena de amigos coordinan el proyecto, usando los dibujos de niños para “sublimar” los símbolos de odio en el barrio.

Los habitantes se han acostumbrado a señalar a Ibo Omari la localización de las esvásticas y desde 2016 calcula haber transformado una veintena.

Oleada de odio

Ibo Omari, hijo de refugiados, se siente feliz de haber podido transformar estos arrebatos de odio en una oportunidad para los jóvenes del barrio. La pionera fue Irmela Mensah-Schramm, una activista de 71 años que se pasea con aerosol en la mano para tapar los grafitis.

El año pasado un tribunal berlinés la condenó por vandalismo, pero en julio otra corte renunció a seguir con el procedimiento judicial. Ibo Omari no quiere arriesgarse a tener líos con la justicia. En Alemania, la ley prohíbe los símbolos nazis como la cruz gamada, pero quienes los usen incluso para transformarlos también pueden acabar ante un juez.

“Es importante contar con la autorización de los propietarios de las paredes”, explica Ibo Omari. Su iniciativa sirvió de ejemplo a otras ciudades, gracias a internet. Con el hashtag #Paintback, se puede ver una bella colección de obras en Instagram, Twitter y Facebook, y el videoclip del colectivo de Omari fue visto más de 100.000 veces en Youtube.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados