Notas


¿Tomar o no tomar leche? He ahí el dilema

Andrés Nieto Porras | Flickr (cc)
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Diversas opiniones, argumentos, estudios y teorías han llevado a debatir la calidad y beneficios de la leche para nuestro organismo. Te daremos a conocer las dos posturas que hay sobre los lácteos, a través de dos especialistas y alternativas de consumo de leche, pero de tipo vegana.

Era más que común que las mamás echarán a la mochila del pequeño, una cajita de leche con algo para comer o el dinero de la merienda, lo cual esto último era más arriesgado, debido a que de seguro te comprabas algo muy distinto a una leche y fruta.

Hoy en día, esta acción ha sido muy cuestionada, específicamente en el dar leche a nuestros niños y preadolecentes, ya que hay estudios que han informado que esto no es beneficioso para el organismo, una vez que se ha dejado la etapa de lactancia y menos cuando se trata de la leche de un animal como la vaca.

Otros afirman que la leche sigue siendo una fuente con muchos beneficios para nuestro cuerpo, sobre todo en calcio y que puede prevenir diversas enfermedades.

Conozcamos las dos visiones opuestas sobre la leche:

Para la nutricionista mexicana, Raquel Pérez de León, el incentivar el consumo de leche a la población, sólo pasa por un mensaje publicitario falso de las industrias, así lo aseguró para CNN Español.

“Siempre nos han dicho que tomar leche es indispensable para crecer y mantener saludables nuestros huesos y dientes. Me parece que la industria de los lácteos nos ha vendido ese mensaje por años”.

De hecho, la profesional, redactó en su artículo que la leche esta asociado a diferentes enfermedades. “el consumo de leche y sus derivados está relacionado con consecuencias graves a la salud, como cáncer, obesidad, osteoporosis, alergias y problemas digestivos, entre otros”.

La nutricionista entregó 4 argumentos para válidar su teoría de que la leche no es sana para el organismo y que más bien, es un mito…

1- Muchos somos intolerantes a la lactosa

De acuerdo al Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos (NIDDK, por sus siglas en inglés), de 30 a 50 millones de personas en su país son intolerantes a la lactosa: el azúcar presente en la leche y sus derivados. Datos de la facultad de Medicina de Harvard, indican que hasta el 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa.

2- Nuestro cuerpo no puede absorber el calcio contenido en la leche

Un trabajo realizado por el doctor William Ellis, expresidente de la Academia Americana de Osteopatía Aplicada, demostró que las personas que toman entre 3 y 5 vasos de leche diarios presentan los niveles más bajos de calcio en la sangre. Lo que implica que el consumo en grandes cantidades de proteínas lácteas producen un exceso de acidez que el organismo intenta compensar mediante la liberación de minerales alcalinos.

3- Su consumo aumenta el riesgo de alergias y asma

La leche de vaca tiene tres veces más proteína que la leche humana. La caseína, una de sus proteínas, es una sustancia muy espesa que nuestro organismo no puede eliminar. En algunas personas se adhiere a los vasos linfáticos del intestino, impide la absorción de nutrimentos y ocasiona así problemas inmunológicos, alergias y asma.

4- Puede causar cáncer

¿Cómo harán algunos productores de lácteos para que la vaca pueda producir leche en tan altas cantidades? Recurren a la hormona recombinante de crecimiento bovino (rBGH), la cual se inyecta a la vaca para que produzca más leche de la que podría dar de manera natural. Esto mismo incrementa los niveles de otra hormona denominada factor de crecimiento insulínico (IGF-1), que se traspasa a la leche y está relacionada con el cáncer de próstata, mama y ovarios, según datos del Instituto Nacional de Cáncer, publicados por la Universidad de Oxford. Los países que tienen menor índice de cáncer, como China, son los que no consumen lácteos.

La otra postura

Para Adriana Alvarado Montalto, quien es Máster en Nutrición Clínica, graduada de la Universidad de Sheffield, en Inglaterra, asegura todo lo contrario, afirmando que la leche presenta grandes propiedades para el organismo y es bueno en diversas etapas de la vida.

“La leche es un alimento muy completo ya que es fuente de calcio, fósforo, magnesio y proteína, los cuales son esenciales para el desarrollo y crecimiento. Un adecuado consumo de leche durante la infancia y a lo largo de la vida le ayudará a mantener huesos fuertes y prevenir la osteoporosis en la edad adulta”.

Alvarado situó los beneficios de la leche en diferentes edades y etapas de nuestro crecimiento, llegando siempre a la conclusión, que el producto natural de la vaca es muy positivo para el humanos.

Embarazo y Lactancia

El consumo de lácteos es muy importante durante el embarazo y la lactancia. Muchos de los nutrientes de la leche se requieren durante esta etapa como por ejemplo: proteína, fósforo, magnesio, hierro, vitamina B12, riboflavina y calcio.

El consumo de hasta 3 porciones de productos lácteos durante el embarazo, y hasta 5 porciones durante la lactancia pueden llegar a cumplir con estos requisitos. El calcio es un nutriente muy importante ya que el calcio se fija en los huesos del bebé en desarrollo.

Niños y Adolescentes

La niñez y la adolescencia son dos etapas muy importantes para el desarrollo físico y mental. Durante ésta el consumo de calcio y hierro son fundamentales, y la leche es fuente de ambos. El calcio le va a ayudar a los niños a tener unos huesos y dientes sanos. Los requerimientos de calcio aumentan dramáticamente a partir de la edad de 11 años en lo que se conoce como el período de crecimiento pre-puberal.

Los niños menores de 11 años deben consumir 3 porciones de lácteos al día y los niños mayores de 11 años, 3 a 4 porciones diarias. Opte por leche semi-descremada o descremada, ya que contiene menos grasa saturada. Sólo los niños menores de 5 años deben tomar leche entera.

Adultos

La leche juega un papel importante en el mantenimiento de la salud y la prevención de las enfermedades crónicas. Debido a que la masa ósea máxima no se alcanza hasta la tercera década de la vida, es particularmente importante para los adultos cubrir el requerimiento de calcio, proteínas y vitamina D, con el fin de prevenir la osteoporosis más adelante en la vida.

La falta de estrógeno en mujeres posmenopáusicas previene la absorción y utilización del calcio y es el factor más importante en el desarrollo de la osteoporosis en mujeres mayores. Además, una ingesta adecuada de calcio aumenta la eficacia de los métodos hormonales y farmacológicas para el tratamiento de la osteoporosis.

Para el adulto mayor, la leche es un alimento muy nutritivo ya que aporta energía, vitaminas, minerales, ayuda a hidratar y mejorar las defensas del organismo. Por su contenido de potasio ayuda a controlar la presión y prevenir enfermedades cardiovasculares.  Además es fuente de proteína; una baja ingesta de proteínas se asocian con la osteoporosis y mayor riesgo de fracturas.

Las opiniones y estudios son radicales y casi todos fundamentados científicamente. Si quedaste con la duda en seguir consumiendo leche, puedes revisar la siguiente nota, donde dimos a conocer diferente recetas de leches vegana

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados