Sociedad


Mal de Altura: La condición que afectó a ex Amor a Prueba y novio de Eugenia Lemos en Bolivia

Eugenia y Matías
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

A la mediática pareja integrada por Eugenia Lemos y Matías Kozsnik (ex Amor a Prueba) le gusta viajar por el mundo. Ya visitaron Tailandia, las pirámides de Egipto y México, y ahora emprendieron una aventura por San Pedro de Atacama y la cordillera boliviana.

En ese último viaje la idea era celebrar el éxito de la obra infantil Lana y El Lobo, protagonizada por Lemos y cuya última función es este 30 de agosto en el Teatro Coca Cola City.

En medio de la travesía por Bolivia, querían escapar del bullicio de la ciudad por lo que se quedaron en albergues alejados de la urbe. Sin embargo, cuando estaban allí Matías sufrió el llamado Mal de Altura.

“Amamos la naturaleza y nos encanta hacer viajes bien extremos, de mochileros, sin llevar grandes cosas ni maquillaje, ni tacos, ni trajes, sino todo lo contrario conectarse con uno mismo y la naturaleza… Estuvimos a 5 mil metros de altura, donde Mati sufrió mal de altura. Ese episodio fue terrible, ya que es obligatorio que el guía tenga oxígeno para cualquier imprevisto y nuestro guía no lo tenía. Mati lo pasó fatal, hasta que por suerte topamos con unos viajeros enfermeros que le ayudaron con medicación y al otro día empezó de a poco a mejorar”, contó Eugenia Lemos.

Eugenia y Matías

Eugenia y Matías

El mal agudo de montaña (MAM) -llamado también mal de altura o puna- es “causado por una reducción de la presión atmosférica y niveles más bajos de oxígeno a grandes alturas”, según consigna la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Y es que al disminuir la presión atmosférica, el oxígeno disponible se reduce y a veces los pulmones no pueden llevar la cantidad de oxígeno habitual a la sangre.

De acuerdo al organismo, los síntomas “dependerán de la velocidad del ascenso y de qué tanto esfuerzo hagas. Van desde leves hasta potencialmente mortales y pueden afectar el sistema nervioso, los pulmones, los músculos y el corazón”.

Los síntomas leves de esta condición son: dificultad para dormir, mareo o sensación de vértigo, fatiga, dolor de cabeza, inapetencia, náuseas o vómitos, pulso rápido y dificultad respiratoria con esfuerzo.

En tanto, cuando la situación se vuelve más grave se pueden dar las siguiente señales: Coloración azulada de la piel (cianosis, rigidez o congestión pectoral, confusión, tos, expectoración de sangre, disminución del estado de conciencia o aislamiento de la interacción social, tez pálida o grisácea, incapacidad para caminar en línea recta o incapacidad absoluta para caminar, y dificultad respiratoria en reposo.

Eugenia y Matías

Eugenia y Matías

“Los casos graves pueden llevar a la muerte, debido a los problemas pulmonares o a una hinchazón del cerebro, llamada edema cerebral”, indica el portal de salud estadounidense.

En los casos leves -que son la mayoría- los síntomas normalmente desaparecen al descender a zonas más bajas. Lo ideal es administrar oxígeno si es posible.

Cuando la situación es más grave, puede requerir hospitalización y la administración de fármacos como la acetazolamida, que permite respirar mejor y otros como dexametasona cuando hay edema cerebral (líquido en el cerebro).

Lemos dijo que a pesar del frío en la cordillera, pasó toda la noche cuidando a su pareja, que presentó mareos, cefalea, naúseas y agotamiento físico.

“Lo pasé muy mal y agradezco habernos cruzado con unos enfermeros que estaban de viaje, quienes lograron estabilizarme”, dijo el ex Amor a Prueba.

Eugenia y Matías

Eugenia y Matías

Cómo prevenir

Las mejores maneras de prevenir este mal es ascender de a poco en las partes con altura, ya que mientras más rápido se sube mayor es el riesgo.

“Detenerse por uno o dos días a descansar cada 600 metros cuando se está por encima de los 2.400 metros de altura”, señala el organismo estadounidense, donde añaden que también es bueno “dormir a una altitud más baja cuando sea posible”.

Asimismo, si recorrerás por encima de los 3.000 metros, debes llevar oxígeno para varios días.

“Si planea un ascenso rápido a una gran altura, pregúntele al médico sobre el medicamento llamado acetazolamida. Este fármaco le ayuda al cuerpo a acostumbrarse a mayores alturas más rápidamente y reduce los síntomas menores. Este fármaco se debe tomar un día antes de ascender y continuarse durante los siguientes uno o dos días”, comentan desde la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos.

Debes tomar mayores precauciones cuando sufres de anemia, ya esto te pone en mayor riesgo. En ese caso, debes consultar al doctor y preguntarle por algún suplemente de hierro adecuado.

También se recomienda beber mucho líquido, no consumir alcohol, ingerir carbohidratos y evitar las alturas si sufres alguna cardiopatía o neumopatía.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados