Vida Actual
Miércoles 15 abril de 2020 | Publicado a las 11:19
¬ŅEs bueno o malo el porno? Expertos analizan el consumo de contenido "para adultos"
visitas

Gracias a la masificaci√≥n del internet la pornograf√≠a est√° al alcance de un ‘click’, y su consumo usualmente es un tema de debate que va m√°s all√° de lo moral.

Para algunos, consumir este contenido es liberador, ayuda a descubrir intereses sexuales, a enriquecer la vida sexual de una relación y alivia el estrés. Sin embargo, también puede tener efectos negativos.

Un estudio publicado en la revista cient√≠fica The Journal of Sex Research se√Īala que la pornograf√≠a puede “perpetuar expectativas absolutamente irreales a la hora de tratar de alcanzar un orgasmo”, y esto perjudica principalmente a las mujeres, seg√ļn consign√≥ el portal Huffington Post.

En la investigación, liderada por la psicóloga Léa J Séguin, se revisaron los 50 videos más vistos de PornHub, una de las páginas de contenido sexual más populares del mundo. Con ellos analizaron cuántos orgasmos tenían los hombres en comparación a las mujeres, y la diferencia es bastante grande: 78% los hombres y solo un 18,3% las mujeres.

De acuerdo a S√©guin, en los videos “los orgasmos de las mujeres se produc√≠an por coito vaginal o estimulaci√≥n anal, sin ning√ļn tipo de estimulaci√≥n del cl√≠toris, cuando en el mundo real es exactamente al rev√©s”.

“Por un lado, el porno suele reflejar y perpetuar expectativas irreales sobre las relaciones sexuales entre mujeres y hombres. Por otro, es un mito que en el porno las mujeres siempre aparezcan teniendo un orgasmo”, afirm√≥ la psic√≥loga al portal PsyPost.

Pexels (CC)
Pexels (CC)

Dicha perpetuación de expectativas irreales por el consumo de pornografía también la comparte Philip Zimbardo, doctor en Psicología de la Universidad de Stanford.

En una columna publicada en la revista Psychology Today, Zimbardo afirma que existen personas que no sufren efectos secundarios negativos por el consumo ocasional de porno. Sin embargo, el f√°cil acceso a este “desconecta de su sexualidad en la vida real”.

“Un estudio reciente dirigido por investigadores de la universidad de Cambridge encontr√≥ que los hombres que demostraban comportamientos sexuales compulsivos requieren im√°genes sexuales cada vez m√°s novedosas porque se habit√ļan a lo que est√°n viendo m√°s r√°pido que sus cong√©neres”, se√Īala el especialista.

En este sentido, Zimbardo indica que el constante consumo de pornograf√≠a puede presentar problemas a la hora de “formar lazos y crear intimidad en la vida real”, pues tienen una percepci√≥n err√≥nea del sexo y, en ocasiones, es dif√≠cil excitarse con una pareja.

“Para muchos de ellos, un encuentro sexual en la vida real puede ser una experiencia extra√Īa causante de ansiedad. Esto es porque se requieren habilidades de comunicaci√≥n, el cuerpo entero necesita estar involucrado y deben interactuar con otra persona tridimensional de carne y hueso con sus propias necesidades sexuales y rom√°nticas”, agreg√≥.

Por √ļltimo, el acad√©mico acot√≥ que existen distintas opiniones y valorizaciones respecto a la pornograf√≠a, de hecho afirma que a√ļn faltan muchos m√°s estudios sobre el tema. No obstante, negar que su consumo puede ser un problema para las personas es irresponsable.

Tendencias Ahora