Vida Actual
Domingo 26 mayo de 2019 | Publicado a las 12:32
Infertilidad secundaria, el dolor que algunas parejas callan al intentar embarazarse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A veces, convertirse en padres no es parte del proyecto de vida de algunas personas y a√ļn as√≠ se enfrentan con este hito. No obstante, con el paso del tiempo algunos descubren que un s√≥lo hijo no es suficiente y deciden tener otro…sin lograrlo.

De esto se trata la infertilidad secundaria, un tipo de infertilidad poco conocida pero que afecta a decenas de parejas a diario. As√≠ lo explica a BioBioChile el m√©dico Ricardo Pommer, director en Medicina Reproductiva de la Cl√≠nica Monteblanco, quien define esta problem√°tica como “una infertilidad distinta al resto, que afecta a parejas que ya tienen un hijo en casa o que se embarazaron y tuvieron una p√©rdida reproductiva o un embarazo en una trompa, llamado embarazo ect√≥pico, pero que actualmente no le est√° resultando el volver a embarazarse”.

Freepik (CC0)
Freepik (CC0)

No hay s√≥lo un motivo por el que se produce. Pommer detalla que, en el caso femenino, puede ser producto de una patolog√≠a en las trompas por una obstrucci√≥n o adherencia en las mismas. “En este caso estamos hablando de algo intercurrente que pas√≥ a la mujer despu√©s de su parto o de su embarazo que perdi√≥”, detalla.

También el experto se refiere a las consecuencias que pueden dejar otras intervenciones médicas que terminan por repercutir en la reproducción.

“Quiz√°s una mujer que no tiene 38 a√Īos, sino que 32 y se embaraz√≥ de su primer hijo y despu√©s tuvo una enfermedad intercurrente por una apendicitis que pas√≥ a mayores como peritonitis, o quiz√°s tuvo una cirug√≠a de otra causa y ahora no se est√° embarazando. Tambi√©n estamos viendo en la gente que es obesa y se hace cirug√≠a bari√°trica con la cual baja mucho y muy r√°pido de peso, o tambi√©n una mujer que sube muy r√°pidamente de peso”, ejemplific√≥.

De todas formas, el m√©dico explica que la causa m√°s recurrente de infertilidad secundaria es la edad de la mujer, ya sea por lo tard√≠o (en un sentido biol√≥gico) de su intento de embarazo, considerando que los √≥vulos pierden n√ļmero y/o calidad despu√©s de los 35.

Respecto a los hombres, Pommer dice que √©ste “puede tener un defecto en sus espermios, que puede ser su estructura interna y que logr√≥ un embarazo, pero realmente fue una p√©rdida reproductiva”.

“Pero hay hombres que ya tienen quiz√°s un hijo o m√°s de uno y ahora no embarazan y es porque tambi√©n experimentan cambios. Y una de esas causas es que podr√≠a tener algo de tipo inflamatorio o algo de tipo obstructivo en las v√≠as por d√≥nde van los espermios”, detalla y explica que los hombres deben hacerse obligatoriamente un espermiograma cuando se busca un embarazo.

A√ļn as√≠, el m√©dico destaca que, en la b√ļsqueda de la causa de la infertilidad, “no se trata de buscar a los culpables, sino que las causas”.

Unsplash (cc0)
Unsplash (cc0)

Considerando lo anterior, Pommer explica que la infertilidad secundaria puede suceder en cualquier momento, no necesariamente con el segundo. “Hay gente que ya tiene tres hijos y quiere un cuarto y no le resulta”, ejemplifica.

Tambi√©n el m√©dico se√Īala que puede afectar el cambio de pareja. “Por ejemplo, una mujer que tuvo dos hijos con su primer marido y ahora quiere un tercero -con otra pareja- pero no est√° resultando, y ah√≠ quiz√°s lo que exista es que uno de los dos tenga un potencial reproductivo bastante m√°s malo y quiz√°s con su pareja anterior no se notaba, pero al hacer una nueva familia s√≠ se est√© notando”, se√Īala.

Ante esto, destac√≥ que “la infertilidad es mixta y siempre hay que estudiar a los dos, siempre en la ecuaci√≥n tiene que estar el hombre”.

Entonces, ¬Ņqu√© debe hacer la mujer o pareja que no puede embarazarse por segunda vez y quieren ser padres? Ante esto, Ricardo Pommer explica que es importante “consultar un ginec√≥logo especialista en medicina reproductiva y as√≠ evitar estar en el mundo de los supuestos como el ‘yo creo, yo supongo’ o echarle la culpa a la suerte, cuando lo importante son los procesos y los tratamientos”.

“Si una mujer ya tiene un beb√© o se embaraz√≥ y lo perdi√≥ por diversas razones, es mejor ocuparse de consultar un especialista para ver cu√°l es la causa por la cual no me est√° llegando un segundo hijo, o tambi√©n por qu√© hubo una p√©rdida reproductiva y por qu√© se produjo. Pero siempre debe ver a un experto y no especular al respecto”, aconseja.

A√Īos de intentos fallidos

Quien vivi√≥ este obst√°culo en carne propia fue Mar√≠a Jos√© Mart√≠nez, una mujer que se convirti√≥ en madre a los 20 a√Īos, sin planificarlo, y que ocho a√Īos despu√©s decidi√≥ volver a tener un hijo sin mayor √©xito.

“Quise volver a ser madre en 2009. Hice todo lo que ten√≠a que hacer para quedar embarazada y no funcionaba. Hab√≠a hecho chequeos m√©dicos y, de forma aparente, no ten√≠a nada que lo impidiera”, cuenta a BioBioChile.

Es así como María José asistió a una clínica convencional para poder embarazarse, en donde le ofrecieron realizar una inseminación artificial; sin embargo, nada funcionaba.

“Perd√≠ tres a√Īos de mi vida ah√≠. Sacamos todo (los √≥vulos), fecundamos todo, volv√≠amos a meter todo… y no pasaba nada. Sent√≠a frustraci√≥n y nadie me explicaba nada”, dice la mujer que invirti√≥ millones de pesos en este proceso en el que insisti√≥ de 2009 a 2013.

Pexels (CC0)
Pexels (CC0)

“Te llenas de hormonas y es s√ļper agotador para ti y tu pareja. De repente te dicen que todo va bien y despu√©s no es as√≠”, explica la mujer que decidi√≥ desistir cuando ten√≠a 32 a√Īos. “Ten√≠a una pena tremenda de no poder ser mam√°”, relata.

“No, de nuevo no”

Mar√≠a Jos√© se√Īala que decidi√≥ “olvidarse del tema” por algunos a√Īos, hasta que le mencionaron a un m√©dico especialista en fertilidad. “‘No, de nuevo no’, fue mi primera reacci√≥n”, recuerda aunque finalmente opt√≥ por intentarlo otra vez.

Despu√©s de pasar varios meses solicitado su expediente a la cl√≠nica inicial, la mujer -de ya 37 a√Īos- visit√≥ al nuevo doctor. “Me acuerdo que entr√© y me dio la respuesta que necesitaba y que nadie me hab√≠a dicho”: el m√©dico le habl√≥ sobre la infertilidad secundaria. “El doctor me explic√≥ que yo no era apta para una inseminaci√≥n artificial, porque ten√≠a pocos √≥vulos y mi marido ten√≠a espermios poco m√≥viles. La posibilidad de que nos embaraz√°ramos era casi nula”, se√Īala.

Pero a√ļn as√≠ el m√©dico les ofreci√≥ una soluci√≥n y comenzaron un proceso de estimulaci√≥n de √≥vulos para “elegir los mejores”, recuerda. “Anteriormente no me hab√≠an dicho que hab√≠an √≥vulos que est√°n destinados a ‘morir’ por selecci√≥n natural. Este m√©dico quer√≠a elegir los mejores y deb√≠ pasar por el proceso dos veces, antes de que fecundara s√≥lo uno, el m√°s apto”, recuerda.

Cuando logr√≥ quedar embarazada, Mar√≠a Jos√© estaba euf√≥rica. “No lo pod√≠a creer. Yo y mi marido llor√°bamos, nos sent√≠amos como en el cielo”, recuerda. En efecto, la madre -de ahora dos hijos- qued√≥ embarazada con 37 a√Īos y, seg√ļn cuenta, “fue un embarazo excelente”. Hoy su hijo menor tiene tres a√Īos.

A pesar de su experiencia, la mujer tiene un mensaje claro para quienes est√°n pasando el mismo proceso que ella vivi√≥: “Cada una sabe que quiere y siente, pero no se te puede ir la vida entera en esto. Cuando uno no tiene hijos, hay que ‘darle’ hasta el final. Cuando s√≠ tienes, hay que fijar un deadline, como lo hice yo, y no se alcanz√≥ a cumplir. A√ļn as√≠ no hay que dejar de considerar que quiz√°s s√≥lo est√°s en la cl√≠nica y/o con el m√©dico inadecuado”.

Tendencias Ahora