Sociedad
Lunes 17 septiembre de 2018 | Publicado a las 14:01
Ni racismo ni xenofobia, lo que en realidad hay en Chile es aporofobia... y eso es peor
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Seg√ļn cifras entregadas en abril de este a√Īo por el Ministerio del Interior, el n√ļmero de inmigrantes en Chile superar√≠a el mill√≥n, lo que representar√≠a un 5,5% de la poblaci√≥n total. Asimismo, se estima que la cantidad de inmigrantes creci√≥ un 232% entre 2014 y 2017. Y de acuerdo al Departamento de Extranjer√≠a, estas personas provienen de Per√ļ, Colombia, Bolivia, Venezuela y Hait√≠, en ese orden.

Pero aunque no son el grupo m√°s numeroso, la comunidad extranjera que ha llamado m√°s la atenci√≥n entre los nacionales ha sido la haitiana, pues hasta hace unos a√Īos era muy extra√Īo ver personas con rasgos afrodescendientes en la calle.

Esto √ļltimo hizo que afloraran profundos sentimientos de rechazo entre algunos sectores de la poblaci√≥n chilena, quienes han manifestado su molestia por compartir su naci√≥n con los ciudadanos del pa√≠s caribe√Īo, reconocido por su complicada situaci√≥n econ√≥mica.

De hecho, han surgido una serie de acusaciones de racismo, xenofobia y abusos contra ciudadanos extranjeros que han hecho de Chile su nuevo hogar. Esta situación fue incluso reportada por la prensa inglesa, la cual relató las duras situaciones que deben vivir centroamericanos en suelo nacional. A lo anterior se sumó el estudio que confirmó que aquellas personas con piel oscura son las más discriminadas por los chilenos.

Sin embargo, hay algunos expertos que postulan que esta situación -que no es exclusiva de Chile- no es sólo xenofobia (odio a lo extranjero), sino que es un tema mucho más profundo y que tiene más bien relación con el rechazo de gran parte de la población hacia la pobreza.

Lalesh Aldarwish | Pexels (CCO)
Lalesh Aldarwish | Pexels (CCO)

Aporofobia

“La corrupci√≥n del car√°cter consiste en admirar a los ricos y despreciar a los pobres, en vez de admirar a los sabios y las buenas personas y despreciar a los est√ļpidos. La gente admira a los que est√°n bien situados y desprecia totalmente a los que parece que han fracasado en la vida, cuando en realidad la pobreza tiene que ver con el fracaso de una sociedad”, con esta radical frase, la fil√≥sofa espa√Īola experta en √©tica, Adela Cortina, se refiere en el diario El Mundo a uno de los problemas reales de la sociedad actual.

La aporofobia -o rechazo profundo a la pobreza- es un t√©rmino que fue acu√Īado por la acad√©mica de la Universidad de Valencia, quien est√° convencida de que muchas veces tildamos de “xenofobia” o “racismo” este √°nimo adverso contra los inmigrantes o refugiados (en el caso de Europa), pero en realidad lo que produce aversi√≥n no es que esas personas provengan de otros pa√≠ses, sino es que sean pobres.

“Me parece oportuno que se ponga sobre el tapete que este fen√≥meno existe, d√°ndole un nombre. Me llama la atenci√≥n cuando se dice que hay que darle un nombre a las tormentas, por ejemplo, o a los ciclones, porque la gente se previene as√≠ frente a ellos. Pues el rechazo al pobre, el relegarlo socialmente, tambi√©n hay que prevenirlo as√≠, porque es lo m√°s contrario a la dignidad de las personas y es un desaf√≠o contra la democracia. No puede ser que una parte de la poblaci√≥n desprecie a otra y los considere inferiores”, afirm√≥ al diario El Pa√≠s.

Dazzle Jam  | Pexels (CCO)
Dazzle Jam | Pexels (CCO)

El concepto ideado por Cortina destapa una realidad que algunos no quieren ver. “Se habla mucho de la xenofobia que es el odio al extranjero, la prevenci√≥n o el recelo frente al extranjero, y a mi me da la sensaci√≥n que eso no es tan as√≠. Porque hay extranjeros que son muy bienvenidos, y son pues los futbolistas de fama, o los turistas que vienen a traer una gran cantidad de dinero, y son extranjeros pero todos estamos encantados de que vengan. Pero los pobres s√≠ que molestan, parece que no se sabe qu√© hacer con ellos”, coment√≥ la acad√©mica a la revista PlayGround.

“Desgraciadamente se da en todos los lugares, en todos los sitios. Los gitanos que molestan no son los de la familia de Lola Flores y que cantan y tocan maravillosamente bien, sino que (…) los de los barrios pobres”, ejemplifica. “A Trump no les molestan los extranjeros en general, sino que los mexicanos, nicarag√ľenses, los que cruzan la frontera, a esos hay que ponerles una valla, no a los que llegan en avi√≥n”, a√Īade.

Lamentablemente -dice- hay partidos pol√≠ticos que buscan ganar votos movilizando esos sentimientos. Ella dice que gente como Trump ha conseguido apoyo extendiendo la idea de que los inmigrantes les van a quitar el trabajo, traer problemas, solicitar beneficios de salud o que va a crecer la delincuencia. “Entonces empieza a unir la palabra ‘mexicano’ o ‘nicarag√ľense"” a esos conceptos, explic√≥, agregando que las personas que est√°n en una situaci√≥n “media-baja” intelectualmente y socialmente les suena como algo real.

“No puede ser que rechacemos a los pobres, entonces no tenemos una democracia inclusiva sino excluyente, y ni siquiera es una democracia. Si no se respeta la dignidad de todos no hay posibilidad de democracia”, sentencia Adela.

Pixabay (CCO)
Pixabay (CCO)

Bajo este concepto, vale la pena preguntarnos si en realidad lo que le molesta a algunos sectores de la sociedad chilena son los inmigrantes, o que la mayoría no provenga de países ricos y llegue a Chile buscando una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.

¬ŅY qu√© se puede hacer?

Tal como rescata la agencia Europa Press, Cortina cree que hay dos puntos clave para combatir esta realidad. Lo primero es que los estados trabajen en serio por políticas sociales que localicen a las personas más vulnerables de la sociedad y las incorporen realmente a la sociedad.

Lo segundo es educar “para la inclusi√≥n y la cooperaci√≥n, no para el conflicto”, pues actualmente se alienta a los ni√Īos a ser siempre los primeros y “ganarle” a los dem√°s, lo que -a su juicio- “cultiva la aporofobia”.

Y lo cierto, dice Cortina, es que ‚Äúno hay ning√ļn ser humano que no tenga nada valioso que ofrecer‚ÄĚ.

Tendencias Ahora