Opinión
Jueves 04 junio de 2020 | Publicado a las 19:23
Un fil√≥sofo busc√≥ plusval√≠a para su terreno en Pe√Īalol√©n, pero le fue mal
Por Tu Voz
visitas

El decano de la facultad de Filosof√≠a de la Universidad de Los Andes, titular del proyecto que buscaba construir 18 edificios con alturas de entre 11 y 15 pisos en Pe√Īalol√©n, apel√≥ sin raz√≥n legal alguna a las normas transitorias del PRMS que se aplican exclusivamente a los terrenos rurales. En este episodio comercial las ‚Äútravesuras‚ÄĚ privadas para mejorar su rentabilidad no prosperaron.

Por Patricio Herman

Presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad

La Direcci√≥n de Obras Municipales (DOM) de Pe√Īalol√©n alegremente le otorg√≥ al doctor en Filosof√≠a, Jorge Pe√Īa Vial, decano de la facultad de Filosof√≠a de la Universidad de Los Andes, el permiso de edificaci√≥n N¬ļ 31 de fecha 23 de febrero de 2018, conjuntamente con la resoluci√≥n exenta N¬ļ 1.536 de loteo con construcci√≥n simult√°nea de la misma fecha, para que en su extenso predio, conocido como ex fundo Quebrada de Macul, localizado en la avenida Consistorial N¬ļ 5.900 de esa comuna precordillerana, levantara 18 edificios con alturas de entre 11 y 15 pisos, un centro comercial y m√°s de 4.000 estacionamientos.

Para que la DOM cursara, tanto el permiso de edificaci√≥n como la resoluci√≥n exenta de loteo con construcci√≥n simult√°nea, se tuvieron a la vista desde el a√Īo 2014 unos cuantos certificados de informaciones previas (CIP) y otros tantos permisos de anteproyectos, los que tienen una vigencia de 6 meses y un a√Īo, dependiendo de la constructibilidad del proyecto.

En este caso, por lo voluminoso del proyecto, los anteproyectos caducaban al a√Īo de otorgado y los CIP tienen vigencia mientras no cambien las reglas del juego ya que para la obtenci√≥n de permisos siempre rige la norma fijada en el Plan Regulador Comunal (PRC).

Para contextualizar el relato de esta columna, se√Īalamos que con fecha 19 de octubre de 2016, se public√≥ en el Diario oficial el Decreto Alcaldicio N¬į 4.721, mediante el cual se posterg√≥ el otorgamiento de permisos, por parte de la DOM, por el plazo fijo de un a√Īo, es decir, hasta el 19 de octubre de 2017, teni√©ndose presente que el terreno rural de Pe√Īa Vial se transform√≥ en urbano con la modificaci√≥n al PRC de Pe√Īalol√©n, vigente desde el 25 de agosto de 2017, dej√°ndose en claro que el negocio inmobiliario lo ejecutar√≠a una empresa, la cual deb√≠a comprar el terreno a su due√Īo.

Pero fue muy gracioso cuando conocimos la documentaci√≥n respectiva, ya que los arquitectos de la inmobiliaria que la tramitaron en esa municipalidad, muy sueltos de cuerpo, afirmaban que el proyecto no se acog√≠a a las normas urban√≠sticas del Plan Regulador Comunal (PRC), sino que al art√≠culo 3¬ļ transitorio del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) del a√Īo 1994, ardid mercantil con el cual cre√≠an que se mejorar√≠a sustancialmente la rentabilidad del negocio inmobiliario. Los profesionales anteriores, suponemos que, con el acuerdo de Pe√Īa Vial, menospreciaron la inteligencia y el conocimiento de los vecinos que se ver√≠an perjudicados con esta intervenci√≥n.

As√≠ fue como, a trav√©s de la Asociaci√≥n de Propietarios Las Pircas y de la Junta de Vecinos Las Pircas, con s√≥lidos argumentos, ellos se opusieron a los rese√Īados dos actos administrativos en la propia municipalidad, la que traslad√≥ los antecedentes ante el Seremi de Vivienda y Urbanismo, Boris Golpi. Asimismo, la Fundaci√≥n Defendamos la Ciudad, con la firma de este columnista y con la del vecino Patricio Gonz√°lez, denunci√≥ este intento de burlar el marco regulatorio en la Contralor√≠a General de la Rep√ļblica.

Sin entrar en detalles t√©cnicos para no aburrir a los lectores, se concluye que los 18 edificios habitacionales y el centro comercial, aprobados por el Permiso de Edificaci√≥n N¬į 31, del 23 de febrero de 2018, se emplazar√≠an en 8 predios resultantes del loteo con construcci√≥n simult√°nea, los cuales,¬†a su vez, se generan a partir del Lote 1 de la Divisi√≥n Afecta, que dividi√≥ el terreno original en 4 lotes.

Tal como le dijimos a la Contralor√≠a, ello era err√≥neo pues se segu√≠a presentando el mismo CIP N¬į 793 de 2015 para el predio originario Rol 9095-11, el cual no correspond√≠a a los lotes donde se emplazan los edificios. Lo correcto era obtener CIP,s de cada uno de los lotes resultantes, tal como lo ha se√Īalado la jurisprudencia de la Contralor√≠a. La empresa que est√° detr√°s de la inversi√≥n someti√≥ el proyecto al Sistema de Evaluaci√≥n de Impacto Ambiental (SEIA) como una simple Declaraci√≥n, la que, como era l√≥gico, fue rechazada por la Comisi√≥n correspondiente, pues por sus caracter√≠sticas era necesario un Estudio.

Entonces, los nuevos CIP,s deb√≠an reflejar las normas urban√≠sticas vigentes al momento de que √©stos se emiten, lo cual implicaba reconocer las limitadas normas de edificaci√≥n, altura m√°xima de 4 pisos, para el terreno contenidas en el respectivo PRC de Pe√Īalol√©n de agosto de 2017. Para hacerle el quite a esta disposici√≥n urban√≠stica, el titular del proyecto apel√≥ sin raz√≥n legal alguna, a las normas transitorias del PRMS que se aplican exclusivamente a los terrenos rurales, luego a los situados fuera de los l√≠mites urbanos.

Como hechos francamente anecd√≥ticos, por no decir burlescos, se√Īalamos que tanto el anterior Seremi de Vivienda, Boris Golpi, como el actual, Manuel Jos√© Err√°zuriz, en las ocasiones en que tuvieron que opinar sobre este discutido negocio inmobiliario, sin ejercer sus deberes funcionarios de fiscalizaci√≥n, apoyaron sin reservas los intereses comerciales del particular.

Pero ambos quedaron en rid√≠culo pues la DOM de Pe√Īalol√©n, en fecha reciente, debido a que las ilegalidades eran muchas, procedi√≥ a invalidar, aplicando el art√≠culo 53¬ļ de la Ley N¬ļ 19.880, tanto el permiso de edificaci√≥n como la resoluci√≥n exenta de loteo con construcci√≥n simult√°nea, con lo cual qued√≥ de manifiesto que en este episodio comercial las ‚Äútravesuras‚ÄĚ privadas para mejorar su rentabilidad no prosperaron.

Tendencias Ahora