Opinión
Viernes 15 noviembre de 2019 | Publicado a las 11:04 · Actualizado a las 11:29
¬ŅQu√© nos ha dejado Camilo Catrillanca? A un a√Īo del fallecimiento del comunero mapuche
Por Tu Voz
visitas

Desde el 18 de octubre hemos sigo testigos de la protesta social de millones de personas en Chile y con esto, tambi√©n hemos presenciado la terrible represi√≥n que han sufrido quienes han salido a las calles, cuesti√≥n que no es nueva para el pueblo mapuche. Ayer se cumpli√≥ un a√Īo de la muerte de Camilo Catrillanca y faltando menos de dos semanas para el comienzo del Juicio Oral, persiste la indignaci√≥n que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado.

Indignaci√≥n porque el asesinato de Camilo fue un episodio m√°s en la larga historia de abusos en contra del pueblo mapuche. Indignaci√≥n porque su muerte da cuenta de a√Īos de discriminaci√≥n manifestada en la brutalidad con la que distintos gobiernos han tratado la ‚Äúcuesti√≥n mapuche‚ÄĚ a trav√©s de la represi√≥n policial y la aplicaci√≥n discriminatoria de la ley antiterrorista, lo que signific√≥ una sanci√≥n a Chile por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Pero, ¬Ņqui√©n era Camilo Catrillanca? era un joven comunero mapuche de 24 a√Īos, perteneciente a la comunidad de Temucuicui, en la comuna de Ercilla. Camilo era adem√°s, activista de derechos humanos, tierra y territorio, que desde su infancia luch√≥ por las reivindicaciones territoriales del pueblo mapuche y denunci√≥ la violencia policial en su comunidad.

Fue en un d√≠a como ayer. Un triste 14 de noviembre fue cuando nos enteramos de que Camilo hab√≠a sido asesinado en un violento allanamiento efectuado por el grupo t√°ctico de Carabineros de Chile, conocido como “Comando Jungla”. Su muerte nos doli√≥ hace un a√Īo y hoy nos sigue doliendo.

Y nos duele porque el Estado tiene la obligaci√≥n de garantizar los derechos humanos de las personas. Son m√ļltiples los tratados internacionales que ha ratificado, destacando, por ejemplo, la Convenci√≥n Americana de Derechos Humanos, que en su art√≠culo 4 establece que nadie puede ser privado de su vida arbitrariamente. Esto es de suma relevancia, ya que la vida, en concepto de la Corte Interamericana de Derechos Humanos -y tambi√©n en el nuestro- es un ‚Äúpre-requisito‚ÄĚ para el disfrute de todos los dem√°s derechos, porque de no ser respetado, todos los dem√°s carecen de sentido. No se puede suspender bajo ninguna circunstancia, ni en casos de guerra, peligro p√ļblico u otras amenazas a la independencia o seguridad de los Estados.

comillas
Debe existir un sistema de justicia efectivo,capaz de investigar, sancionar y reparar toda privación de la vida por parte de agentes estatales o particulares.
- Alfonsina Pe√Īa Castro y Patricio Trincado Vera

Cabe preguntarse ¬ŅQu√© implica para el estado el garantizar este derecho? Por una parte, que ninguna persona sea privada de su vida arbitrariamente; y por otra, que se adopten todas las medidas necesarias para proteger y preservar la vida de las personas. Consecuencia de ello, es que debe existir un sistema de justicia efectivo, capaz de investigar, sancionar y reparar toda privaci√≥n de la vida por parte de agentes estatales o particulares.

¬ŅQu√© esperamos entonces desde Amnist√≠a Internacional? En primer lugar, y en relaci√≥n con el Juicio Oral, esperamos que se lleve a cabo un procedimiento en concordancia a las obligaciones internacionales del Estado en materia de derechos humanos, en el que se esclarezcan las circunstancias de la muerte de Camilo, as√≠ como las posteriores torturas que recibi√≥ el ni√Īo que lo acompa√Īaba y que se apliquen sanciones proporcionales a la gravedad de los hechos. Asimismo, esperamos que el juicio sea llevado con la debida imparcialidad conforme a derecho, y se inhabiliten quienes correspondan, a efectos de garantizar un juicio justo.

Por √ļltimo, instamos al Estado a dar cumplimiento a las demandas hist√≥ricas de los pueblos ind√≠genas, como el reconocimiento constitucional y su derecho a la autodeterminaci√≥n, as√≠ como a poner fin a la violencia que se ejerce en su contra y terminar con la militarizaci√≥n que existe en las comunidades. Porque el legado de Camilo contin√ļa vigente y es imperativo que casos como este nunca m√°s vuelvan a repetirse. Se lo debemos.

Alfonsina Pe√Īa Castro y Patricio Trincado Vera

Activistas de Amnistía Internacional

Tendencias Ahora