Región de Valparaíso
Viernes 16 agosto de 2019 | Publicado a las 18:42
De la celebración a la tragedia: las historias truncadas por el trágico derrumbe en Valparaíso
visitas

Era poco antes de las 20:00 horas cuando un estruendo interrumpió la tarde del cerro Bellavista, uno de los lugares más visitados de Valparaíso. Los vecinos pensaron que era un terremoto.

Se trataba del derrumbe de una vivienda ubicada en la intersecci√≥n de Aldunate con Huito, en un sector cercano a la municipalidad, el cual afect√≥ tambi√©n una concurrida escalinata p√ļblica en la que un grupo de j√≥venes chilenos y venezolanos celebraban un cumplea√Īos.

Dos sobrevivientes fueron rescatados de entre los escombros, y seis cuerpos fueron extra√≠dos. Las primeras fallecidas reportadas fueron una adulta mayor y su hija que habitaban la casona derrumbada, encontr√°ndose en el lugar junto a dos ni√Īos, quienes fueron los primeros rescatados con vida.

A los pies de la casona

Anita Galarce, de 21 a√Īos, se encontraba sentada a los pies de la escalera aleda√Īa junto con amigos cuando la casa se vino abajo. Desde que hab√≠a llegado al lugar, recuerda, “sent√≠a que ca√≠a tierra, pero hab√≠a una ventana abierta en la casa de arriba y pens√© que ellos estaban tirando tierra porque se escuchaban ni√Īos viendo tele”.

Fue en eso cuando uno de los j√≥venes que se encontraba en el lugar grit√≥ “¬°Se va a caer el muro!”. Justo despu√©s, vino el estruendo. “Yo atino a levantarme y correr hasta Condell. No pod√≠a creerlo”, relat√≥ a La Estrella de Valpara√≠so.

Dentro de todo, la sobreviviente lamenta que “lo que m√°s lata me da es que hab√≠a mucha gente”. Recuerda haber visto m√°s personas que a los fallecidos que fueron confirmados.

Los primeros segundos

Un vecino del lugar, Hernán González Sólo, fue de los primeros en llegar e intentar auxiliar a las víctimas. Relató que sintió el estruendo mientras se encontraba en su local, ubicado cerca del sitio del derrumbe.

Una vez en la calle, pudo ver el polvo que el derrumbe levantó. Sin pensarlo y medir el riesgo, se acercó junto a otros vecinos para revisar si había alguien que hubiera quedado debajo de los escombros.

Fue entonces que escucharon los gritos de auxilio de uno de los ni√Īos de 6 a√Īos. Gonz√°lez recuerda haberle escuchado gritar “ayuda, ayuda”, por lo que junto con los vecinos levantaron un panel que hab√≠a ca√≠do junto con la estructura. “El ni√Īo estaba shockeado. Solamente atin√≥ a reconocerme a m√≠, decirme pelado, y ah√≠ lo tom√© en brazo y lo saqu√© del lugar”, narr√≥.

La emergencia movilizó rápidamente a la policía, bomberos y voluntarios del equipo USAR especializado para este tipo de emergencias, que treparon entre los escombros en busca de heridos y eventuales sobrevivientes.

Las primeras labores dieron r√°pidamente resultados, logr√°ndose prontamente el rescate de la hermana del menor, una ni√Īa de 7 a√Īos, siendo ambos trasladados al Hospital Carlos van Buren.

Los dos ni√Īos rescatados, ambos pertenecientes a la Escuela de F√ļtbol de Santiago Wanderers, fueron tratados y recibir√°n tratamiento psicol√≥gico. El primero de ellos registr√≥ s√≥lo una contusi√≥n en el muslo, por lo que ya fue dado de alta, mientras que la segunda fue internada con fracturas en su tibia izquierda -por la que ser√° sometida a un tratamiento ortop√©dico- y la clav√≠cula derecha.

Tras esto, fueron encontrados 6 cuerpos, trabajando siempre los equipos de emergencias con sumo cuidado ante la posibilidad de que la casona siga colapsando tal como ocurrió a las 10:15 horas del miércoles, cuando algunas murallas, contiguas a la estructura que ya se había caído, sucumbieron.

Ninguno de los rescatistas resultó herido, ya que las labores se habían suspendido anticipándose al hecho.

Un cumplea√Īos

M√≥nica Bruna (53) y su madre Mar√≠a Rodr√≠guez (82) se encontraban en la vivienda junto a los dos menores sobrevivientes cuando la estructura colaps√≥. Seg√ļn manifestaron familiares de las v√≠ctimas, los arrendatarios ten√≠an planeado mudarse hoy viernes, ya que ten√≠an conocimiento del mal estado en el que se encontraba la vivienda.

Las dem√°s v√≠ctimas confirmadas se encontraban en la escalera aleda√Īa a la casona. Se trata de 4 personas, de entre 18 y 31 a√Īos, todos garzones que se encontraban celebrando un cumplea√Īos en el lugar.

Se trata de los venezolanos Carlos Mendoza (20) y Eduardo Flores (19), quienes estaban junto a los chilenos Francisca Mu√Īoz (31) y Enzo Mart√≠nez (18). Carlos, quien habr√≠a cumplido 21 a√Īos este mi√©rcoles, era pareja de Francisca.

Carlos y Eduardo llegaron a Chile buscando nuevas oportunidades y trabajos para sustentar a sus familias en el pa√≠s petrolero. Seg√ļn recuerda Carlos Silva, primo de Enzo Mart√≠nez y parte del grupo de amigos, “al Eduardo le gustaba la m√ļsica y su nombre art√≠stico era Seven. Le gustaba el trap y siempre hablaba de salir adelante. √Čl y Carlos ten√≠an todas las ganas de surgir, se las buscaban por un lado, por otro, eran muy trabajadores y llegaron a Chile arrancando de la situaci√≥n complicada de su pa√≠s, estaban mal all√° y buscaban un mejor futuro, ten√≠an el sue√Īo de volver alg√ļn d√≠a”.

En tanto, a Francisca Mu√Īoz le sobreviven sus tres hijos, cuyo padre muri√≥ hace 2 a√Īos, apu√Īalado mientras cumpl√≠a condena en el m√≥dulo 103 de la c√°rcel de Valpara√≠so. Silva relata que “la Panchita trabajaba en el restaurante de al lado y como trabajamos afuera, √©ramos s√ļper yuntas, s√ļper amigos. Ella ten√≠a tres hijitos y le hab√≠an matado al marido, era trabajadora, muy buena persona, luchadora”.

Enzo Mart√≠nez Urbina, primo de Silva, fue el √ļltimo en ser encontrado. Silva detalla que la v√≠ctima cursaba la Ense√Īanza Media y trabajaba paralelamente.

“El Encito era un pan de Dios, un angelito, era una persona cari√Īosa, de piel, a la gente que ped√≠a monedas le daba mil, dos mil pesos, se quedaba conversando con ellos, siempre fue as√≠, no discriminaba a nadie, era una buena persona, ten√≠a el cielo ganado y Diosito se lo llev√≥ porque no ten√≠a que demostrarle nada a nadie”, record√≥.

Silva no sabe por qu√© llegaron hasta la escalera Pasteur, dado que su punto de encuentro habitual era la Subida Ecuador. De hecho, relata que “no supe donde estuvieron hasta el otro d√≠a que llegu√© al trabajo”. Fue tras esto que fue a buscarlos en sus viviendas, y tras no hallarlos, comenz√≥ a unir los puntos.

Un problema de toda la ciudad

Las causas detr√°s de la tragedia son a√ļn materia de investigaci√≥n, pero los an√°lisis preliminares del Servicio Nacional de Geolog√≠a y Miner√≠a (Sernageomin) adelant√≥ que el terreno fue afectado por una infiltraci√≥n de agua, lo que podr√≠a ser el origen de la tragedia.

“En la ladera expuesta luego del derrumbe se reconoce un macizo rocoso competente con algunas discontinuidades, sobre el cual se distingue material no consolidado, aparentemente de relleno, el cual se observa saturado. Esto indicar√≠a que existe infiltraci√≥n de agua cuya fuente puede ser natural, por alcantarillado o red de agua potable”, explic√≥ el director nacional de Sernageomin, Alfonso Domeyko.

El organismo detalló también que el sector poniente de la zona derrumbada posee un suelo de tipo relleno, lo cual representa un riesgo en las operaciones de rescate. Además constató que el muro lateral izquierdo, todavía en pie, presentaba una inclinación, mientras que los anclajes y cimientos eran muy deficientes. En tanto, el muro trasero posee grietas verticales y horizontales.

Pero la ahora destruida casona est√° lejos de ser la √ļnica edificaci√≥n con problemas estructurales en Valpara√≠so. Seg√ļn el director de la Escuela de Construcci√≥n Civil de la Universidad de Valpara√≠so, Uriel Padilla, al menos 1.500 viviendas de la ciudad est√°n con riesgos de colapso.

“Como la mayor cantidad de viviendas est√° en la parte alta y la mayor cantidad est√° con su topograf√≠a intervenida, estimamos que menos de mil quinientas no deber√≠an ser”, explic√≥ el acad√©mico, quien es coautor -junto a otros profesores- de un estudio sobre la constructibilidad de los asentamientos urbanos en Valpara√≠so, el cual plantea que a casi una d√©cada del terremoto del 27F sigue siendo un riesgo caminar por el plan de la ciudad puerto.

Tras la emergencia, comenzaron a surgir voces que acusaban que la estructura ya tenía denuncias por el riesgo que representaba. Sin embargo, Ezio Passadore, encargado de Emergencias del Municipio de Valparaíso, indicó que a pesar de lo comentado por los vecinos, como entidad de emergencia no habían recibido denuncias de los riesgos que tenía la vivienda siniestrada.

Tambi√©n acot√≥ que, pese a los recorridos de la divisi√≥n por la ciudad, “no siempre es posible detectar propiedades que se encuentran en peligro de derrumbe”.

Con todo, la tragedia ya despertó las alertas en el resto de la ciudad y sus cerca de 40 cerros. Desde el Gobierno, el ministro de vivienda, Cristián Monckeberg, se comprometió a financiar la demolición de las casas que se encuentran en peligro de colapso, mientras que el alcalde Jorge Sharp le dio prioridad al tema en la agenda, apuntando a demoler las viviendas que ya tienen orden demolición pero que por falta de recursos no se ha hecho.

Mientras tanto, desde este miércoles 14 se mantiene vigente un duelo comunal de 5 días, por lo que las banderas nacionales y municipales están izadas a media asta y se suspendieron los actos con motivos de celebración.

Tendencias Ahora