Nacional
Martes 18 diciembre de 2018 | Publicado a las 15:05 · Actualizado a las 15:26
La triste historia tras la indemnización que deberá pagar veterinaria a una mujer por perder su gato
Por Yerko Roa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una indemnización de un millón de pesos deberá pagar una veterinaria de Quilpué, tras un inédito fallo en que la Corte de Apelaciones de Valparaíso la condenó por la pérdida de un gato que había quedado bajo su cuidado en el servicio de guardería.

A poco m√°s de un a√Īo de la muerte de su esposo, en 2016 Ana Delgado, de 62 a√Īos, decidi√≥ viajar desde su casa en Villa Alemana a la regi√≥n de O’Higgins para compartir con su familia por el fin de semana largo del 18. Pero hab√≠a un problema: ¬Ņd√≥nde dejar√≠a sus gatos?

La mujer le ten√≠a mucho cari√Īo a sus animales, sobre todo a Tony, que se lo hab√≠a regalado su marido. Despu√©s de las averiguaciones de una de sus hijas, decidi√≥ que quedara con una veterinaria de Quilpu√© en el sector de Los Pinos, Estephanie Su√°rez, quien ofrec√≠a el servicio de guarder√≠a. Mas cuando volvi√≥ a buscarlo, el 19 por la noche, la veterinaria, despu√©s de demorarse un tanto, le inform√≥ que Tony no estaba, s√≥lo su otra mascota.

La veterinaria se puso a atender pacientes y le dijo a mi mam√°: ‘Mire, yo estoy ocupada, estoy atendiendo pacientes, el gato se perdi√≥’
- Ana Reyes, hija de Delgado

La profesional no pudo explicar cómo se había perdido, y se limitó a entregarle tanto los juguetes como los caniles -el de Tony roto- que habían llevado.

“Ella (la veterinaria) ni siquiera hizo una acci√≥n de b√ļsqueda ese d√≠a en la noche. Mi mam√° estaba desesperada, me llam√≥ llorando, que el gato no estaba, y nadie sab√≠a nada”, cont√≥ Ana Reyes, hija de la afectada.

Por su parte Delgado busc√≥ desde la ma√Īana siguiente a Tony, pegando carteles por los alrededores y, seg√ļn acus√≥, sin ayuda de Su√°rez.

Afiche por desaparición de Tony | Cedida
Afiche por desaparición de Tony | Cedida

“La veterinaria se puso a atender pacientes y le dijo a mi mam√°: ‘Mire, yo estoy ocupada, estoy atendiendo pacientes, el gato se perdi√≥’“, asegur√≥ Reyes .

Por ello, Delgado present√≥ una demanda contra Su√°rez, con la representaci√≥n del estudio Kegevic&Cia, pidiendo que se le pagara tanto lo que hab√≠a cancelado por el cuidado (20 mil pesos) como por el da√Īo moral, causado por el extrav√≠o de su mascota, a la que quer√≠a especialmente por haber sido un regalo de su difunto esposo.

Despu√©s de perder en primera instancia, pues el Primer Juzgado de Letras de Quilpu√© estim√≥ que no se hab√≠a probado debidamente “la afectaci√≥n sufrida por la demandante”, la semana pasada, en una in√©dita resoluci√≥n, la Corte de Apelaciones de Valpara√≠so determin√≥ que la veterinaria deb√≠a pagar a Delgado un mill√≥n de pesos por da√Īo moral.

Este fallo tuvo una buena recepción en los demandantes, pese a que en principio pedían 5 millones de pesos.

“Lo que busc√°bamos era el precedente, el ejemplo. No hab√≠amos visto una sentencia similar, que reconoce la ‘relaci√≥n especial’ con la mascota“, manifest√≥ Alex Cort√©s, abogado que llev√≥ la causa.

“Estamos s√ļper contentos y satisfechos como familia”, expres√≥ por su parte Ana Reyes, quien agreg√≥ que pretenden donar el dinero que quede, tras cancelar a los abogados, a alguna organizaci√≥n que se dedique al cuidado de los animales.

Cedida
Cedida

Error involuntario

Por otro lado, Estephanie Su√°rez valor√≥ la sentencia pese a perder: “Por un error involuntario, por lo menos se sent√≥ un monto para una mascota en este tipo de casos”.

La veterinaria explic√≥ que hasta el d√≠a de hoy no sabe c√≥mo se perdi√≥ el gato. Seg√ļn ella, no le gusta tener a los animales en caniles y, por lo tanto, Tony estaba suelto dentro de la habitaci√≥n donde los manten√≠a.

“Ellos igual cayeron en una venganza. Su hija (Ana Reyes) me fun√≥ por redes sociales“, manifest√≥ Su√°rez.

Este aspecto fue negado por Reyes, al menos en los mismos t√©rminos. “Solamente puse en evidencia la situaci√≥n: ‘En la cl√≠nica tanto, del sector Los Pinos de Quilpu√©, se nos extravi√≥ nuestro gato con la doctora tanto. Por favor si alguien lo ve…’ y los datos correspondientes. Las redes sociales se mov√≠an y ella me report√≥ en Facebook, mi perfil. Me demor√© mucho en recuperar mi cuenta”, dijo Reyes.

Por esta situación, Suárez aseveró que decidió sólo recibir a clientes antiguos en su servicio de guardería.

La sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaíso a continuación:

Tendencias Ahora