Nacional
Miércoles 05 febrero de 2020 | Publicado a las 16:44 · Actualizado a las 09:22
Nuevo caso de acoso golpea al regimiento Chacabuco de Concepción
visitas

Hace pr√°cticamente un a√Īo el Ministerio de Defensa present√≥ un protocolo de denuncias por acoso sexual o laboral para las Fuerzas Armadas, como respuesta a un problema que se ha hecho com√ļn en las filas de los uniformados.

Alejandra Ponce, una funcionaria del Ej√©rcito, tuvo una desagradable sorpresa cuando lleg√≥ en febrero de 2016 al Regimiento N¬ļ 6 “Chacabuco” de Concepci√≥n, al descubrir que uno de sus superiores era el teniente coronel Marcelo Elzo Silva, con quien arrastraba una pol√©mica desde su anterior destinaci√≥n en Los √Āngeles, por la reparaci√≥n de una casa fiscal.

De acuerdo a la denuncia, al poco tiempo de su arribo como Empleada Civil de Planta (ECP), Alejandra comenzó a ser hostigada hasta marzo de 2016, cuando salió con licencia por un embarazo de alto riesgo.

Cinco meses m√°s tarde le lleg√≥ un documento en donde -en t√©rminos simples- se le cuestionaba el no estar haciendo uso de una licencia m√©dica en su domicilio, entre el 13 y el 15 de julio, seg√ļn una fiscalizaci√≥n que supuestamente hab√≠a realizado el propio comandante Elzo.

Sin embargo, en esos d√≠as la autoridad castrense no estaba de servicio, puesto que se encontraba con permiso seg√ļn los registros de la instituci√≥n. Pero adem√°s, en esa fecha Alejandra debi√≥ ser trasladada hasta el Hospital Naval de Talcahuano en una ambulancia del propio regimiento, debido a complicaciones en su embarazo.

Regimiento Chacabuco de Concepción | Diego Ibacache | Agencia UNO
Regimiento Chacabuco de Concepción | Diego Ibacache | Agencia UNO

Ante lo sucedido, la funcionaria interpuso una denuncia en la Fiscalía Militar Letrada de Concepción por el delito de Falsedad (Causa 773-2016), por lo cual Marcelo Elzo Silva fue procesado y quedó detenido en el regimiento de Chillán, pero posteriormente fue puesto en libertad bajo fianza.

No obstante, Alejandra fue sacada de la causa por el fiscal militar con lo cual no pudo tener m√°s acceso al expediente, siendo el caso finalmente sobrese√≠do en enero del a√Īo pasado.

Tras una larga disputa, la funcionaria logr√≥ acceder al documento descubriendo presuntas irregularidades, por lo que pidi√≥ m√°s informaci√≥n a trav√©s del Consejo Para la Transparencia. Con estos nuevos antecedentes, solicit√≥ a la Fiscal√≠a Militar desarchivar el caso mediante un recurso de reconsideraci√≥n, en donde apuntan adem√°s al comandante del Regimiento N¬ļ 6 ‚ÄúChacabuco‚ÄĚ, teniente coronel Gonzalo Cubillos, como encubridor.

Actualmente, el comandante Elzo desarrolla funciones como jefe de la Sección de Auditoría Interna.

El acoso laboral

Luego del postnatal, en julio de 2017 Alejandra regres√≥ al regimiento Chacabuco donde debi√≥ enfrentar otras complicaciones, de acuerdo a la denuncia: no ten√≠a una descripci√≥n de su cargo para desempe√Īarse en su profesi√≥n como ingeniera en Administraci√≥n de Empresas, no ten√≠a oficina, ni un computador. Adem√°s, acus√≥ que sus compa√Īeros no le hablaban por indicaci√≥n de sus superiores, mientras que su jefe directo le dec√≠a que “sobraba” en esa unidad.

Finalmente en octubre de 2018 el tema estalló, luego de un duro cruce verbal con el comandante Elzo, decidiendo presentar la denuncia por acoso laboral. En esta investigación, además, se acusa falsificación de documentación, prevaricación e incluso el hackeo de una cuenta de Facebook.

En la actualidad, Alejandra Ponce se encuentra con licencia médica psiquiátrica con reposo absoluto.

Consultados por BioBioChile, desde el Ejército declinaron referirse al tema por tratarse de investigaciones sumarias que aun no se encuentran finalizadas.

“Queremos que se cuente la verdad”

El esposo de Alejandra, el comandante en retiro Luis Hurtado, asegura que lo √ļnico que buscan con el recurso de reconsideraci√≥n, es transparencia y llegar a la verdad.

“Lo que se busca, sobre todo con el sumario de acoso laboral, es que se transparenten los procesos y se hagan las cosas como se tienen que hacer conforme al debido proceso y se cuente la verdad. Y no que cuando uno revisa el expediente, se encuentre con novedades como documentos falsificados”, se√Īal√≥ a BioBioChile.

En ese sentido, mostró su desazón con lo sucedido, tomando en cuenta que él también fue parte de la institución armada.

“Me duele que despu√©s de 32 a√Īos trabajando en el Ej√©rcito, me encuentre con situaciones de acoso laboral contra mi se√Īora, contra una funcionaria que ya lleva 22 a√Īos trabajando en la instituci√≥n y que por gente malintencionada tengamos que pasar malos ratos. Y m√°s todav√≠a cuando mi se√Īora con todo esto se enferm√≥ de fibromialgia y que la va a tener que llevar de por vida”, lament√≥.

Regimiento Chacabuco  de Concepción | Diego Ibacache | Agencia UNO
Regimiento Chacabuco de Concepción | Diego Ibacache | Agencia UNO

De todas maneras, el comandante (r) Hurtado asegura que se trata de un hecho aislado al interior del Ej√©rcito. Aunque, apunt√≥ a los mandos al interior del regimiento Chacabuco, tomando en cuenta que ya van tres casos de acoso laboral en el √ļltimo tiempo.

“Puede ser que en esta unidad en espec√≠fico en Concepci√≥n, hayan tocado malos mandos y que justamente no sea el √ļnico caso. Entonces, algo est√° pasando con esos mandos espec√≠ficamente”, cuestion√≥.

Chacabuco, un regimiento polémico

No es la primera vez que las autoridades del regimiento Chacabuco se ven envueltos en una polémica por denuncias de acoso y discriminación.

En mayo de 2019, una funcionaria del Ejército acusó haber sido acosada por sus superiores tras negarse a ocultar la pérdida de material militar desde el recinto militar.

Seg√ļn denunci√≥ la instructora de infanter√≠a, Sandra Contreras Campos, en julio de 2018 se ocult√≥ el robo de tres chalecos antibalas, un porta cargador de munici√≥n, un porta bolsa de hidrataci√≥n y un porta granada.

Luego de negarse a guardar silencio sobre la pérdida del material, asegura la funcionaria del Ejército, comenzó a ser acosada laboralmente.

Poco despu√©s de este caso, en junio del a√Īo pasado, un instructor de soldados conscriptos acus√≥ haber sido discriminado por su orientaci√≥n sexual por parte del coronel Gonzalo Cubillos Schmied, el mismo que tambi√©n es apuntado en el caso de Alejandra Ponce.

De acuerdo a la versi√≥n del cabo segundo, Michael Sep√ļlveda, el oficial le habr√≠a dicho ‚Äúusted se ver√≠a mejor con una coipa de color rosa‚ÄĚ.

Si bien el afectado denunció los hechos a la Brigada Maule, superior jerárquico del Regimiento Chacabuco, se instruyó un procedimiento administrativo en su contra por desobediencia e insubordinación, tras lo cual incluso fue detenido.

Finalmente la Corte Marcial revocó el procesamiento que la Fiscalía Militar había dictado y recuperó su libertad.

Protocolo para denunciar

Las autoridades pol√≠ticas intentaron tomar cartas en el asunto. En marzo de 2019, el ministro de Defensa, Alberto Espina, firm√≥ el Protocolo Conjunto por Acoso Sexual o Laboral en las Fuerzas Armadas, para establecer un procedimiento de actuaci√≥n com√ļn.

Se trata de un proceso formal para recibir, derivar y acompa√Īar denuncias de acoso sexual o laboral, donde se ofrecen las medidas de protecci√≥n necesarias, tanto psicol√≥gicas como jur√≠dicas o administrativas a la o las v√≠ctimas durante y luego de finalizado el procedimiento, seg√ļn public√≥ el Ministerio de Defensa.

En la oportunidad, Espina destac√≥ que “se est√° cumpliendo una premisa b√°sica, en las Fuerzas Armadas las mujeres tienen igualdad de trato y de derecho que los hombres, y si eso por alguien es vulnerado, ser√° dura y dr√°sticamente sancionado”.

Ministro Alberto Espina |  Sebastian Beltran | Agencia Uno
Ministro Alberto Espina | Sebastian Beltran | Agencia Uno

En mayo de 2018 la propia cartera pidió a las distintas ramas de las Fuerzas Armadas informar las denuncias de acoso laboral y sexual, recibiendo más de un centenar de acusaciones.

Seg√ļn public√≥ Canal 13, a enero de 2019 se contabilizaron 129 denuncias de acoso sexual o laboral, las que han dejado como saldo 5 efectivos dados de baja.

De acuerdo a los datos, 65 corresponden a denuncias por acoso sexual, donde las víctimas en su mayoría fueron mujeres (60). De estos casos, 21 terminaron en sanción, 8 sin culpables y 36 se mantienen en investigación. Asimismo, 37 denuncias están vinculadas al Ejército, 15 a la Fuerza Aérea y 13 a la Armada.

Sobre denuncias de acoso laboral, las estad√≠sticas muestran 64 casos, de los cuales 15 terminaron en una sanci√≥n, 8 resultaron sin culpables, mientras 45 a√ļn se est√°n investigando.

Del total de acusaciones, 22 corresponden al Ejército, 28 a la FACh y 14 a la Armada.

Tendencias Ahora