Nacional
Domingo 21 abril de 2019 | Publicado a las 08:04 · Actualizado a las 19:54
La dura pugna que hierve al interior de Pingueral
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pingueral es un tranquilo balneario ubicado a unos 40 kilómetros al norte de Concepción en la bahía de Dichato, sector reconocido por su exclusividad, fama que se acrecentó con la llegada de propietarios como Marcelo Ríos y Luis Jara.

Llegar hasta allí desde la capital penquista demora unos 50 minutos, en gran parte gracias al baipás de la Ruta Itata que evita pasar por Penco, facilitando el tránsito hacia Tomé y luego a Dichato.

Luego de cruzar un puente mecano instalado luego del tsunami del 27F, una peque√Īa cuesta por la Ruta del Mar conduce hasta una discreta entrada a un costado de la Avenida Daniel Vera.

“Bienvenidos a Pingueral”, dice un letrero de madera. Contrasta, sin embargo, con la caseta de guardias que vigilan el ingreso, donde cada visitante debe identificarse porque a Pingueral s√≥lo se ingresa con invitaci√≥n.

Si no se conoce a alg√ļn propietario, hay que devolverse para ingresar a pie por un acceso abierto a un costado de la caleta Villarrica, habilitado estrat√©gicamente para cumplir con la ley que obliga a dar acceso a playas, r√≠os y lagos.

Tras superar los guardias, se debe bajar por entre unos cerros con se√Īas de haber sido deforestados. A lo lejos se divisa el mar y las casas ordenadas alrededor de una plaza circular, en donde confluyen en diagonal todas las calles de tierra.

En dicha Plaza del Sol se levantan una capilla, el edificio de la administraci√≥n y varios locales comerciales agrupados en un peque√Īo strip center.

Avanzando por las calles, f√°cilmente se llega hasta una hilera de a√Īosos √°rboles que delimitan la playa de arenas blancas que cae abruptamente al mar.

Una que otra persona disfruta el sol recostada en una toalla bajo alguna de las sombrillas instaladas ahí, mientras las gaviotas sobrevuelan graznando a lo lejos. Unas piscinas destruidas por el tsunami de 2010 le dan un aspecto desolador a la playa.

Si bien el desarrollo urbano lo hizo conocido desde mediados de los a√Īos noventa, lo cierto es que Pingueral exist√≠a desde antes. Su origen est√° ligado al supuesto conde franc√©s Constantino Roussian y Mir, en lo que era un simple predio forestal de 180 hect√°reas.

No obstante, el ojo comercial de Gustavo Yánquez Mery detectó de inmediato el potencial inmobiliario que tenía el sector gracias a su cercanía con Concepción, pensando en igualar lo que sucede en Santiago y el Litoral Central, lugar donde están los balnearios por excelencia de los capitalinos.

Por lo mismo, y tras adquirir el predio en 1989 junto a su hermano Gregorio Yanquez, comenzaron a desarrollar el proyecto urban√≠stico junto a la empresa constructora Delta S.A., vinculada a Jorge R√≠os -padre del extenista n√ļmero uno del mundo- y al creador de Dicom, H√©ctor G√≥mez. Y aunque la sociedad no prosper√≥, tras cinco a√Īos trabajando juntos, Gustavo Yanquez continu√≥ adelante con su plan.

El proyecto inmobiliario no solo cont√≥ con el loteo para viviendas, y en donde actualmente el negocio est√° centrado en edificios de condominios privados. Tambi√©n tiene un exclusivo centro recreacional, llamado Club House, el que consta de un amplio casino, adem√°s de juegos infantiles y senderos, piscinas, canchas de tenis y de f√ļtbol, donde es com√ļn ver a ni√Īos disfrutando de sus bondades, en un c√°lido ambiente familiar.

Sin embargo, esta tranquilidad contrasta con la pugna que pr√°cticamente hierve al interior del vecindario, en donde los dardos apuntan principalmente a Gustavo Y√°nquez Mery.

Calles al interior de Pingueral | BBCL
Calles al interior de Pingueral | BBCL

Casi en la quiebra

De acuerdo a fuentes que pidieron reserva de su identidad, el conflicto termin√≥ de estallar cuando asumi√≥ la nueva administraci√≥n del exclusivo proyecto en mayo de 2018, donde se acus√≥ a quienes estuvieron al frente de la Sociedad An√≥nima “Administradora Pingueral S.A.”, de dejar como “herencia” un forado contable y millonarias deudas.

Aunque, ya desde 2011 un grupo de vecinos estaba intentando sacar de su puesto de administrador a Gustavo Yanquez.

Para entender un poco el conflicto, es necesario se√Īalar que esta administradora naci√≥ en 1992 como una sociedad en Comandita Por Acciones (CPA) para administrar los bienes en com√ļn de los vecinos, recaudando los gastos comunes y organizando temas como la seguridad, la remuneraci√≥n de los trabajadores y el aseo, entre otras obligaciones.

En primera instancia, esta sociedad se denominaba “Gregorio y Gustavo Yanquez Mery Limitada y Compa√Ī√≠a CPA”. No obstante, en junio de 1994 -tras la separaci√≥n de los hermanos- pas√≥ a llamarse “Administradora Pingueral Limitada y Compa√Ī√≠a CPA”. Seis a√Īos despu√©s, quedar√° finalmente conformada como “Administradora Pingueral S.A.”, luego de varios cambios a lo largo del tiempo, como variaciones en su raz√≥n social y una constante rotaci√≥n de directivos y gerentes.

Desde un inicio como CPA la sociedad era administrada por Gustavo Yanquez, aunque posteriormente se sumó un administrador, el mayor retirado de Carabineros Gabriel Albistur, al menos desde 2012 hasta mayo de 2017, cuando se le pidió poner su cargo a disposición, aunque luego fue renovado en el cargo.

En medio de estos cambios, en abril de 2016 se formalizó la Sociedad Anónima, pasando a ser administrada por un directorio y un gerente general. Este dato es importante para poner en contexto una de las polémicas que rodean a la anterior administración, respecto a la inexplicable demora en pasar de sociedad en Comandita Por Acciones (CPA) a una Sociedad Anónima, tal como lo exige la ley vigente de enero de 2010.

Y es que demor√≥ 6 a√Īos en cumplirse con el mandato legal que buscaba transparentar la gesti√≥n de las sociedades. Esto √ļltimo era precisamente lo que buscaban los vecinos inconformes con la gesti√≥n que encabezaba Yanquez, que acusaban una serie de graves irregularidades.

En concreto, se apunta a una pésima gestión que dejó en el borde de la quiebra a la sociedad, con deudas previsionales de trabajadores que alcanzó en total un monto de $250 millones, y la inexistencia de balances anuales. No hay comprobantes, ni libros contables.

Por lo mismo, se desconoce a dónde fueron a parar las millonarias sumas por gastos comunes, que pese a haber sido pagados, en muchos casos se registraron como adeudados. Incluso, se asegura que las cuentas de la luz no eran pagadas oportunamente.

Así también, y tal como se evidencia al ingresar a Pingueral, hubo una tala de árboles con el objeto de aprovechar el dinero de su venta para mejorar el acceso. Pero esas platas nunca fueron invertidas y hasta la fecha se desconoce qué sucedió con esos fondos.

Playa de Pingueral | BBCL
Playa de Pingueral | BBCL

Una auditoría drástica

Entre los antecedentes, existe una auditoría de los estados financieros al 31 diciembre de 2007, realizada a la Administradora Pingueral y Cia. C.P.A. por la empresa Valenzuela y Gutiérrez Auditores Asociados, donde se apunta a negligencias gravísimas.

De acuerdo a dicho informe, la administradora no tiene libros contables timbrados. Adem√°s, los registros de los ingresos de 2006 presentaron inconsistencias entre los registros y los fondos existentes en las cuentas bancarias.

Asimismo, no se encontró el registro de los pagos de los clientes de la sociedad. Y los activos fijos disminuyeron cerca de $44 millones, sin explicación.

Por otro lado, ya en ese a√Īo se advert√≠a que los pagos previsionales presentaban errores de pagos duplicados, as√≠ como una deuda previsional que iba en aumento. Esto, porque hab√≠a contratos duplicados y pagos de comisiones, que seg√ļn el C√≥digo del Trabajo, son remuneraciones y por lo tanto, imponibles.

Pero también, se advierten los altos montos pagados por honorarios que no estarían justificados con servicios concretos, como también pagos de arriendos de vehículos sin contrato.

“Es de suma urgencia que se regularice la situaci√≥n legal del Club House, debido a los pagos efectuados en contribuciones y en mantenci√≥n. Porque no es justificable que se pague a cuenta de un bien que no est√° a nombre de la sociedad”, concluye el informe de 2007.

Desembocadura del río Pingueral | BBCL
Desembocadura del río Pingueral | BBCL

Club House

Si bien lo anterior ya deja un manto de dudas sobre la gesti√≥n que se realiz√≥ en los √ļltimos a√Īos en Pingueral, hay un hecho que es considerado por algunos vecinos como la guinda de la torta.

Se trata de la venta del terreno de 52 mil metros cuadrados donde se encuentra el “Club House” en marzo de 2016, un mes antes de la primera junta de accionistas para la conformaci√≥n de la S.A., y que m√°s all√° de haber sido en completa cautela, caus√≥ indignaci√≥n al descubrirse que Yanquez se lo hab√≠a vendido a s√≠ mismo.

Seg√ļn informaci√≥n obtenida por BioBioChile, el inmueble fue vendido al Consorcio Inmobiliario Pingueral Limitada y la Inmobiliaria Pingueral S.A. -propiedad de Yanquez- en la Cuarta Notar√≠a de Talcahuano, ubicada en la comuna de Hualp√©n.

En el documento notarial, además, se hace alusión a un proyecto de subdivisión del predio vendido, que fue ingresado en la Dirección de Obras Municipales de Tomé el 1 de marzo de 2016, 24 días antes de la venta.

Asimismo, en la escritura se se√Īala que el negocio habr√≠a sido autorizado en una Junta Extraordinaria de Accionistas, reuni√≥n que no se habr√≠a registrado. De esta manera, todo apunta a que la ratificaci√≥n la habr√≠a dado el directorio de la √©poca, pese a que en estos casos la ley exige la autorizaci√≥n de la Junta de Accionistas.

En medio de toda la pugna, el 25 de enero pasado Gustavo Yanquez hizo p√ļblica una carta dirigida a los pingueralinos, donde se muestra dispuesto a ‚Äúresciliar‚ÄĚ la venta del Club House, asegurando que siempre su inter√©s ha sido Pingueral.

Todos estos antecedentes ya están en manos de la Superintendencia de Valores y Seguros a través de una demanda que presentó el actual directorio de la Administradora Pingueral S.A. en marzo pasado.

De esta forma, y mientras la autoridad toma cartas en el asunto, Pingueral se encuentra distante del proyecto inicial que comenz√≥ hace treinta a√Īos, y que alguna vez fue considerado un para√≠so de tranquilidad.

Playa de Pingueral | BBCL
Playa de Pingueral | BBCL

Las amenazas

Luego de la Junta de Accionistas en enero de 2019, la presidenta del Directorio de Administradora Pingueral S.A., Yanira Figueroa, aseguró haber sido amedrentada por Yanquez a través de una serie de mensajes vía Whatsapp, de acuerdo a la denuncia enviada a la SVS.

“Junto con cuestionar la Junta llevada a cabo, y exigiendo mi renuncia al cargo, (Yanquez) me ataca con cuestiones personales y se√Īala que habr√° prensa involucrada en todo este entuerto, y que yo deber√© ‚Äúexplicar‚ÄĚ mis asuntos personales”, indica el texto.

Incluso, seg√ļn nuestras fuentes, Figueroa habr√≠a interpuesto una denuncia formal en Fiscal√≠a ante el constante asedio del que era v√≠ctima.

Contactada por BioBioChile, Yanira Figueroa se excusó de dar declaraciones asegurando que se mantendrá al margen a la espera del pronunciamiento de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

De igual manera, Gustavo Yanquez evitó referirse al tema, derivándonos a su abogado, Jorge Montecinos. Pero pese a nuestros insistentes llamados, no logramos tomar contacto con él.

Tendencias Ahora