Vida
Disfunciones del piso pélvico: los mitos y verdades de un problema silencioso
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Es un tema tab√ļ para muchas mujeres que por miedo o verg√ľenza esconden que sufren patolog√≠as de piso p√©lvico. Prestarle atenci√≥n a estas dificultades es esencial, ya que afectan su calidad de vida. ¬ŅCu√°les con las principales causas y c√≥mo prevenirlas? Lo revisamos a continuaci√≥n.

Parecen problemas lejanos, poco se habla de ellos y muchas veces se viven en silencio. Pese a ello, la realidad es que los trastornos de piso p√©lvico afectan a un tercio de la poblaci√≥n femenina mundial mayor de 40 a√Īos, convirti√©ndose en un drama para muchas mujeres que prefieren esconder estas disfunciones por miedo o verg√ľenza.

‚ÄúLos trastornos de piso p√©lvico son un tema tab√ļ para muchas mujeres. Entre estas fallas, se encuentran las relacionadas al soporte de la estructura muscular y ligamentosa ubicada en la parte baja de la pelvis, as√≠ como la disfunci√≥n urinaria y la disfunci√≥n fecal, lo que por cierto es un golpe an√≠mico tremendo que las madres que lo padecen deben sobrellevar a diario‚ÄĚ, explica el Dr. Erasmo Gonz√°lez Vigueras, gineco- obstetra y especialista en uroginecolog√≠a y cirug√≠a reconstructiva de Piso P√©lvico de Cl√≠nica Tabancura.

A esta situaci√≥n se suma que cerca del 30% de las mujeres afectadas por trastornos del piso p√©lvico, presentan m√°s de una disfunci√≥n a la vez, a lo que se agrega, en algunos casos, problemas de descenso o prolapso genital, lo que aumenta a√ļn m√°s las molestias e inseguridades a las que deben enfrentarse.

Identificando el problema a tiempo

Seg√ļn el doctor Gonz√°lez, la p√©rdida involuntaria de orina o la falta en el control de los esf√≠nteres son las disfunciones m√°s comunes entre las mujeres, y el embarazo es uno de los principales factores de riesgo de estas disfunciones.

‚ÄúEmbarazos mal cuidados o vigilados, la cantidad de partos, embarazos m√ļltiples, partos con una resoluci√≥n lenta, sin duda afectan las estructuras de piso p√©lvico, y cuando se da√Īan ciertas regiones de la zona genital, se puede generar como consecuencia la incontinencia de orina o la incontinencia fecal‚ÄĚ, se√Īala.

Sobre este tema, el especialista derriba un mito: ‚ÄúMuchas mam√°s creen que tener parto normal es da√Īino y tener ces√°rea no es un problema. Eso no es as√≠, ya que el peso estructural que se soporta por largo tiempo sobre toda la malla el√°stica, afecta a esta regi√≥n, independiente si el proceso culmina con un parto normal o una ces√°rea‚ÄĚ, afirma el Dr. Gonz√°lez.

El sobrepeso tampoco favorece al piso p√©lvico. En esto, el doctor de Cl√≠nica Tabancura identifica otro mito desafortunado: creer que el beb√© estar√° m√°s sano si la mam√° come m√°s. ‚ÄúLo grave de esta idea, es que el sobrepeso provoca m√°s da√Īos sobre el piso p√©lvico, a lo que hay que agregarle que es factor de riesgo de otras patolog√≠as asociadas al embarazo, como la hipertensi√≥n, la diabetes gestacional, el parto prematuro y la preclamsia, entre otras‚ÄĚ, enfatiza.

Trabajadoras que cargan, levantan y arrastran cosas, también ven impacto sobre esta región. Lo mismo que los malos hábitos posturales y las patologías bronquiales que provocan tos permanente, ya que afectan la fuerza y la presión que se realiza en esta zona.

Tambi√©n influyen los antecedentes gen√©ticos. ‚ÄúHay una predisposici√≥n familiar, que en este momento para nuestro pa√≠s es del orden de un 30% a un 40% de los casos. Es decir, si una mam√° tuvo prolapso, la hija seguro que lo tendr√° en un 30% o 40% de probabilidades, y tambi√©n la nieta y la bisnieta‚ÄĚ, detalla el Dr. Gonz√°lez.

Disfunciones S√ć pueden tratarse

La buena noticia es que todas estas patolog√≠as tienen tratamientos. ‚ÄúHay mujeres que se privan de realizar actividades cotidianas como ir al cine, salir a comer o a pasear con la familia por presentar una disfunci√≥n, y eso es un error. Son excepcionales las situaciones en las que estos problemas no tienen soluci√≥n‚ÄĚ, sostiene.

El especialista es categ√≥rico al afirmar que un buen tratamiento parte por realizar un buen diagn√≥stico. ‚ÄúUn buen diagn√≥stico no solo se hace con un examen f√≠sico, tambi√©n debe incluir una conversaci√≥n honesta y sincera con la paciente, y el uso de ex√°menes que sean complementarios cuando la situaci√≥n lo requiera‚ÄĚ, finaliza el Dr. Gonz√°lez.

Consejos para cuidar el piso pélvico

1. Fortalecer el piso p√©lvico con ejercicios en los momentos en los que se puede da√Īar, como en el embarazo, el postparto o en la menopausia.

2. Cuidar el sobrepeso y el estre√Īimiento con una dieta equilibrada rica en fibra. No olvidar el ejercicio f√≠sico.

3. Evitar retener la vejiga llena por mucho tiempo.

4. Usar los m√ļsculos abdominales y pelvianos con la adecuada intensidad para evitar da√Īos a alteraciones de las funciones para orinar o defecar.

5. Realizar una adecuada higiene genital.

URL CORTA: http://rbb.cl/gs7n
Tendencias Ahora