Internacional
Australia cerrar√° controvertido campo de refugiados pero no cambiar√° su “pol√≠tica”
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Uno de los pa√≠ses que m√°s medidas ha tomado contra la migraci√≥n es Australia, gracias a su pol√©mica operaci√≥n “Fronteras Soberanas“, que deriv√≥ en la instalaci√≥n de dos centros de retenci√≥n ubicados en la isla de Manus en Pap√ļa Nueva Guinea y Nauru.

Pese a que este martes, el pa√≠s oce√°nico acept√≥ cerrar el campo de Manus, tras un acuerdo con el gobierno de Pap√ļa Nueva Guinea, no se anunci√≥ una fecha en espec√≠fico y el primer ministro australiano de Inmigraci√≥n, Peter Dutton, dijo que igualmente no aceptar√°n refugiados en su pa√≠s.

La criticada pol√≠tica australiana en materia de inmigraci√≥n sufri√≥ en abril un primer rev√©s, cuando la corte suprema pap√ļ estim√≥ “ilegal y anticonstitucional” que Australia traslade a solicitantes de asilo a este campo de detenci√≥n situado en territorio pap√ļ.

“Pap√ļa Nueva Guinea y Australia est√°n de acuerdo en que se debe cerrar el centro”, declar√≥ en un comunicado el primer ministro pap√ļ, Peter O’Neill, tras conversar en Port Moresby con el ministro australiano de Inmigraci√≥n, Peter Dutton.

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos critican con severidad la política australiana y no paran de denunciar las condiciones de vida de los migrantes en Manus y Nauru.

De acuerdo al informe de Amnist√≠a Internacional del periodo 2015/2016 al 30 de noviembre de 2015, hab√≠a 926 personas recluidas en Pap√ļa Nueva Guinea, , mientras en Nauru la cifra llega en torno a las 1200 personas, muchos de las cuales son menores de edad, de acuerdo a un reporte publicad a principios de agosto.

Un reportaje de la misma ONG muestra que en el lugar las personas son sometidas a diferentes abusos y a una violación constante a sus derechos humanos, entre los que van abusos sexuales, agresiones físicas y falta de condiciones sanitarias.

La denuncia no s√≥lo termina ah√≠, adem√°s el informe se√Īala que autoridades australianas han hecho acuerdos con traficantes de personas, para entregar a solicitantes de asilo y que no entren a su territorio.

Además, el gobierno propuso una ley que permitiría al personal de los centros de detención de inmigrantes utilizar la fuerza, incluida fuerza letal, contra cualquier persona recluida en ellos y suprimía la supervisión judicial.

Por otra parte, el ejecutivo aprobó la Ley de Fuerza de Frontera de 2015, que contemplaba condenas de cárcel para funcionarios y personal contratado, incluidos profesionales de la salud y de atención a la infancia, que denunciaran abusos contra los derechos humanos cometidos en centros de detención de inmigrantes.

También, la marina intercepta sistemáticamente los barcos con migrantes, que devuelve hacia su punto de tránsito, a menudo Indonesia.

Australia afirma que esta política permite salvar vidas. En junio, el primer ministro Malcolm Turnbull había afirmado que se impidió la llegada a territorio australiano a 28 embarcaciones que transportaban un total de 734 personas, desde la llegada de los conservadores al poder en septiembre de 2013.

Muchos informes documentan agresiones físicas y psicológicas en estos campos, y graves problemas mentales de los refugiados que viven indefinidamente sin ninguna perspectiva de salir.

GALER√ćA DE IM√ĀGENES | Haz clic para ampliar
Tendencias Ahora