Internacional
Martes 11 junio de 2019 | Publicado a las 11:56 · Actualizado a las 14:54
A un a√Īo de la hist√≥rica cumbre: ¬ŅC√≥mo est√° la relaci√≥n de EEUU con Corea del Norte?
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cuando Kim Jong Un y Donald Trump se dieron cita, por primera vez, frente a las c√°maras del mundo entero, hace un a√Īo en Singapur, prometieron cambios y progreso. Pero, tras el fracaso de su segunda cumbre, en Han√≥i, el entusiasmo dio paso a los reproches.

El 12 de junio de 2018, durante la primera cumbre jamás organizada entre un presidente estadounidense en ejercicio y un dirigente norcoreano, Kim Jong Un firmó un acuerdo sobre la desnuclearización, muy impreciso, que el mandatario estadounidense presentó como un avance importante.

Pero su segundo cara a cara, el pasado febrero en Vietnam, terminó repentinamente, sin que se celebrara tan solo el almuerzo previsto. Los dos dirigentes no lograron entenderse sobre a qué tendrá que renunciar a cambio de un alivio de las sanciones.

El proceso est√° estancado desde entonces y, seg√ļn los analistas, ambos dirigentes volvieron a la realidad, desenga√Īados.

“Inmediatamente tras la cumbre de Singapur, asistimos a un torbellino de expectativas totalmente irrealistas, casi c√≥micas”, declar√≥ a la AFP el historiador ruso Andrei Lankov, profesor en la universidad Kookmin de Se√ļl.

“Y luego, lo que era evidente se torn√≥ claro, y es que los norcoreanos no iban a entregar sus armas nucleares”, agreg√≥.

Hace un a√Īo, el l√≠der norcoreano decret√≥ el fin de los ensayos nucleares y de los disparos de misiles, abriendo la v√≠a a Singapur.

Desde Han√≥i, Pyongyang acus√≥ a Washington de “mala fe” y le dio de plazo hasta fin de a√Īo para que cambie de estrategia.

ARCHIVO | AFP
ARCHIVO | AFP

“Cero avances”

El mes pasado, el Norte lanzó misiles de corto alcance, los primeros disparos desde noviembre de 2017.

“Con cero avances en los di√°logos nucleares, dir√≠as que la situaci√≥n actual no responde a las expectativas”, declar√≥ Go Myong-hyun, analista en el Instituto Asan de estudios pol√≠ticos.

“Pasamos de algo que se parec√≠a al optimismo y a la esperanza a la incertidumbre”, apunt√≥ Harry Kazianis, del grupo de reflexi√≥n neoconservador estadounidense Center for the National Interest.

En privado, responsables estadounidenses explicaron que no ha habido ning√ļn contacto directo con los norcoreanos desde Han√≥i, y dieron cuenta de su frustraci√≥n ante el silencio de Pyongyang.

El Norte, en cambio, no ha dejado de pronunciarse a trav√©s de sus medios oficiales. Los norcoreanos exigieron la destituci√≥n de los colaboradores m√°s cercanos de Trump, el secretario de Estado Mike Pompeo y el consejero para la seguridad nacional John Bolton, advirtiendo que se abrir√≠a una “nueva v√≠a” si Washington no hac√≠a cambios en su enfoque de la situaci√≥n.

Ambos dirigentes acudieron a Han√≥i con √°nimos muy diferentes. Estados Unidos privilegi√≥ el “todo o nada”, mientras que Corea del Norte quer√≠a proceder por etapas. Ambas partes se reprocharon mutuamente ser responsables del fracaso del encuentro.

Washington acusa a Pyongyang de exigir que se levantaran todas las sanciones que le afectan a causa de su programa nuclear y bal√≠stico, a cambio de un simple desarme parcial. El Norte, por su parte, afirm√≥ que propuso que se aliviaran algunas medidas a cambio del cierre de “todas las infraestructuras nucleares” de su complejo de Yongbyon.

“El estancamiento actual durar√° de forma indefinida si ambas partes no enfrentan las razones que lo causaron”, dijo Kazianis a la AFP.

ARCHIVO | AFP
ARCHIVO | AFP

Di√°logo encarrilado

En Vietnam, Estados Unidos exigi√≥ “una rendici√≥n militar y diplom√°tica sin precedentes” por parte de Pyongyang, seg√ļn el analista. Pero el Norte no debe esperar el levantamiento de las “sanciones m√°s duras” a cambio √ļnicamente del cierre de Yongbyon.

Seg√ļn el Eurasia Group, que evalu√≥ en un 10% las posibilidades de que se celebre una tercera cumbre este a√Īo, ambos l√≠deres dejar√°n estar las cosas como est√°n “para evitar que el di√°logo no descarrile completamente”.

El presidente estadounidense asegura que “no tiene prisa” y parece contentarse con el statu quo. Los analistas creen que la pelota est√° ahora en el tejado de Pyongyang, aunque los norcoreanos digan lo contrario.

Donald Trump rest√≥ importancia a los √ļltimos lanzamientos y reiter√≥ su confianza en Kim Yong Un, a quien considera “muy inteligente”.

Washington cuenta con las sanciones para obtener concesiones de Pyongyang pero, advirti√≥ Go, Corea del Norte parece “volver al ciclo tradicional de provocaciones”.

Los √ļltimos lanzamientos de misiles fueron “un recordatorio amistoso a Donald Trump de que el Norte existe y que sigue estando dispuesto a hablar”, agreg√≥ Lankov.

Pero, incluso aunque se organizara una hipot√©tica tercera cumbre, resultar√≠a “muy dif√≠cil de negociar” un compromiso. “Los estadounidenses no aceptar√°n una Corea del Norte nuclear y los norcoreanos no vivir√°n sin armas nucleares”.

Tendencias Ahora