Internacional
Miércoles 08 agosto de 2018 | Publicado a las 10:49 · Actualizado a las 15:55
Castigo a lo bíblico: femicida y presunto violador fue crucificado en Arabia Saudita
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La ejecución tuvo lugar en La Meca, una ciudad santa musulmana, que anualmente recibe a millones en el mes del Ramadán.

Sin embargo, en esta ocasión no hubo oraciones como en la festividad religiosa. Todo se trató de llevar a término la sentencia de muerte contra Elias Abulkalaam Jamaleddeen, informó la agencia de noticias AP.

Este hab√≠a sido condenado semanas atr√°s, por la muerte de una mujer en Myanmar, donde ingres√≥ a un domicilio, para luego disparar a la v√≠ctima con arma de fuego y luego rematarla a pu√Īaladas, seg√ļn consta en la acusaci√≥n y posterior juicio contra el implicado.

No era la √ļnica causa en su contra. Tambi√©n ten√≠a pendiente otro proceso por el intento de violaci√≥n contra otra saud√≠, adem√°s de robo de armas y municiones.

Luego de ratificada la condena contra Jamaleddeen, el rey saud√≠ Salm√°n, fue el que dio luz verde al castigo final del sujeto quien fue exhibido en p√ļblico, como suele suceder en esta cultura. Incluso los sentenciados a muerte por crucifixi√≥n, tambi√©n son decapitados.

Al Manar
Al Manar

La crucifixión, por el hecho de protestar

En 2015, el mundo se estremeci√≥ con el caso de Al√≠ al Nimr, un joven de 17 a√Īos que fue capturado en el marco de las protestas por la Primavera √Ārabe, 4 a√Īos antes. Su sentencia a muerte por decapitaci√≥n y crucifixi√≥n, avalada tambi√©n por Salm√°n, tuvo eco en las organizaciones que velan por los derechos humanos tanto en territorio saud√≠ como a nivel internacional.

Desde suelo británico, la organización Reprieve hacía énfasis en las implicaciones de este tipo de condenas, no solo para Alí, sino para otro menor de edad que había sido detenido con meses de diferencia, también en el marco de las protestas para exigir la liberación de presos políticos en su país.

‚ÄúAmbos (Al√≠ y Dawoud) eran menores cuando fueron detenidos, y no han cometido delitos. Sus juicios se celebraron a puerta cerrada y fueron manifiestamente injustos‚ÄĚ, declar√≥ en ese entonces, Maya Foa, directora del equipo que se encarga de vigilar el tema de la pena capital en los pa√≠ses en que esta es aplicada.

El Pa√≠s | Espa√Īa
El Pa√≠s | Espa√Īa

No se sabe a√ļn cuando ser√° ejecutada la sentencia contra Al√≠, pero los n√ļmeros de quienes han corrido con su suerte, tienen a las oneg√©s, vinculadas al tema, elevando su queja permanentemente para ver cambios al respecto.

Por ejemplo: el peri√≥dico espa√Īol El Pa√≠s, public√≥ hace 3 a√Īos algunas cifras de la decapitaci√≥n y crucifixi√≥n en Arabia Saudita, destacando que en 2015 se llevaron a cabo 135 condenas consumadas. Se trata de un claro aumento con relaci√≥n al a√Īo anterior, cuando se reportaron 90.

La Rep√ļblica| Per√ļ
La Rep√ļblica| Per√ļ

Otras naciones que aplican la pena de muerte, hasta la “crucifixi√≥n”

China, Irán, Irak, Arabia Saudí, Estados Unidos, Yemen, Gambia, la India, Japón o Pakistán, forman parte de una lista de 21 países revelada desde 2013 por Amnistía Internacional.

Un a√Īo antes a este informe de AI, esta organizaci√≥n en pro de los derechos humanos, asegur√≥ que en todo el mundo tuvieron lugar 682 ejecuciones, dos m√°s que en 2011. Fueron confirmadas adem√°s 1.722 sentencias de muerte dictadas en 58 pa√≠ses, versus las 1.923 dictadas en 63 pa√≠ses un a√Īo antes.

Cabe destacar que las que se llevaron a cabo en China, no figuran en su informe, dado que la nación asiática mantiene sus datos en secreto.

Las formas en que se lleva a cabo la sentencia de muerte, son variadas pero complejas, como la recién ocurrida en Arabia Saudita.

Seg√ļn el informe de Amnist√≠a Internacional, estas son por medio de la horca, la decapitaci√≥n, el fusilamiento y la inyecci√≥n letal. La “crucifixi√≥n” en territorio saud√≠, donde la organizaci√≥n hace √©nfasis en las causas por las que sentencian a las personas, van desde delitos econ√≥micos y relacionados con drogas, pero “tambi√©n por ‘apostas√≠a’, ‘blasfemia’ y ‘adulterio"”, unos actos que “ni siquiera deber√≠an considerarse delitos”, concluye AI en su reporte.

Cabe destacar que Japón, también forma parte de los países que crucifican a sus ciudadanos o sentenciados por varios delitos.

Tendencias Ahora