Internacional
Martes 15 octubre de 2019 | Publicado a las 08:20
Independentistas catalanes vuelven a la calle en rechazo a condenas a prisión contra líderes
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

Catalu√Īa se preparaba este martes para una nueva jornada de indignaci√≥n despu√©s de que miles de militantes independentistas asediaran el aeropuerto de Barcelona para denunciar la condena de sus dirigentes a altas penas de c√°rcel por el Tribunal Supremo espa√Īol.

El martes, algunas carreteras y v√≠as f√©rreas fueron nuevamente cortadas por los manifestantes, a la espera de nuevas instrucciones de la misteriosa organizaci√≥n “Tsunami democr√°tico” que en la v√≠spera hab√≠a llamado a bloquear el aeropuerto.

“Un nuevo Hong Kong”

Algunos de los activistas se hab√≠an tomado vacaciones para manifestarse, como Carles Navarro, un consultor de 49 a√Īos.

“Hacemos esto para causar la m√°xima molestia posible, que afecte a todo el mundo, a ver si se dan cuenta y se implican” en el conflicto, explic√≥ desde el aeropuerto.

Queriendo imitar a los manifestantes prodemocracia de Hong Kong, los independentistas acudieron en veh√≠culo, transporte p√ļblico o a pie para bloquear hasta bien entrada la noche los accesos a la terminal.

Durante horas se enzarzaron contra la policía que custodiaba el aeropuerto, que cargó en numerosas ocasiones contra ellos e hizo uso de balas de goma y de foam.

El esl√≥gan ya circula por las redes sociales: “Hagamos de Catalu√Īa un nuevo Hong Kong”.

M√°s de cien vuelos fueron anulados, muchos viajeros no pudieron llegar y cientos se quedaron varados en la terminal toda la noche, seg√ļn el gestor aeroportuario AENA.

Otra cuarentena de vuelos fueron anulados para el martes sobre el millar previstos.

Durante las trifulcas del lunes, 131 personas recibieron asistencia médica, 115 en el aeropuerto y el resto en otras protestas por la región.

La movilizaci√≥n contin√ļa con huelgas estudiantiles y varias marchas masivas por el territorio a partir del mi√©rcoles que deben converger el viernes en Barcelona, organizadas por las asociaciones Asamblea Nacional Catalana y Omnium Cultural.

Este mismo martes por la tarde, ambas entidades llamaron a manifestarse con velas frente a las delegaciones del gobierno espa√Īol en las principales ciudades de la regi√≥n.

Impulsoras de las masivas protestas de los √ļltimos a√Īos, el exl√≠der de ANC, Jordi S√°nchez, y el todav√≠a presidente de Omnium, Jordi Cuixart, estaban entre los nueve independentistas condenados el lunes por sedici√≥n por el intento de secesi√≥n de Catalu√Īa en 2017.

Puigdemont protestando en Bélgica | AFP
Puigdemont protestando en Bélgica | AFP

Horizonte de semilibertad

Los jueces decretaron para ellos nueve a√Īos de c√°rcel. Dos antiguos consejeros (ministros regionales) recibieron 10 a√Īos; la expresidenta del Parlamento regional, 11 a√Īos, y otros dos exconsejeros, 12 a√Īos y medio por sedici√≥n agravada por malversaci√≥n de fondos.

La peor parte se la llev√≥ el ex n√ļmero dos del gobierno separatista, Oriol Junqueras, con 13 a√Īos por sedici√≥n y malversaci√≥n.

Tras la condena, la fiscalía lanzó una nueva orden de arresto basada en esos mismos delitos contra el presidente regional Carles Puigdemont que huyó a Bélgica después del intento de secesión.

Los siete jueces del Supremo consideraron que habían sublevado a la población para impedir el acatamiento de las decisiones judiciales y la aplicación de la ley cuando organizaron un referéndum de autodeterminación prohibido el 1 de octubre de 2017, seguido por una baldía declaración de secesión.

El gobierno socialista de Pedro S√°nchez, que prepara las elecciones legislativas del 10 de noviembre, muestra firmeza ante los separatistas.

Las condenas ser√°n cumplidas √≠ntegramente, insisti√≥ S√°nchez tras saberse la decisi√≥n. Y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, insisti√≥ este martes que su gobierno no contempla “indulto alguno”.

La ley prevé, sin embargo, la posibilidad de acordar permisos de salida en unos meses para los dos activistas.

La decisi√≥n est√° en manos de la administraci√≥n penitenciaria que, en Catalu√Īa, depende del gobierno regional, en manos de los separatistas.

Tendencias Ahora