Internacional
Viernes 05 abril de 2019 | Publicado a las 14:30 · Actualizado a las 15:03
"No se puede repoblar con migrantes": derecha italiana culpa al aborto por la baja tasa de natalidad
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Del 29 al 31 de marzo, Verona fue la sede del Congreso Mundial de Familias (WCF).

Se lee, a simple vista, como un c√≥nclave dedicado a fortalecer al n√ļcleo fundamental de toda sociedad. Sin embargo, en Italia, concibi√≥ toda suerte de an√°lisis que despertaron a una criatura con un rostro nada amigable, seg√ļn los detractores del encuentro.

Para periódicos como The New York Times, se trata de un evento que congrega a la élite antiaborto y antigay más recalcitrante. De hecho, aseguran que entre sus participantes más notorios, se encuentran reconocidos aliados del presidente ruso Vladimir Putin, el ícono de las sociedades que buscan la identidad y tradición como sus principales cimientos.

Italia tiene su propio maestro de ceremonia en la tarea: el ministro del Interior Mateo Salvini, del partido derechista Liga Norte. Sus esfuerzos antiaborto los gestó como orador principal de la WCF.

A las organizaciones proaborto italianas, específicamente las de Verona, no les cayó en gracia la situación. Sobre todo porque Salvini ha asegurado que los valores liberales han deshecho la familia tradicional y que eso ha contribuido a la baja en las tasas de natalidad.

Al ministro del Interior le preocupa algo más complicado de concebir (literalmente hablando). Considera que si las mujeres italianas no tienen bebés con sus parejas nativas, corren el riesgo de ser reemplazados por los migrantes y musulmanes africanos.

‚ÄúNo se puede repoblar Calabria, Cerde√Īa o Trentino con migrantes a quienes se les pague el dinero de los italianos‚ÄĚ, escribi√≥ desde su cuenta de Twitter.

Una ley para consultar el aborto… legal

El ministro Salvini no est√° solo en los esfuerzos por anular el aborto en Italia. El alcalde de Verona, Federico Sboarina, lo acompa√Īa en la tarea. Su oficina est√° incluso adornada con las fotos de las ultrasonograf√≠as de sus hijos y guarda una matrioska con el rostro del presidente ruso.

Foto referencia
Foto referencia

En 2018, el edil impulsó en su ciudad una ley que obliga a las mujeres a consultar a las organizaciones antiaborto antes de interrumpir su embarazo. La medida supone un obstáculo para quienes en un inicio se amparan en otra normativa aprobada en 1978, la cual les da la facultad para hacerlo.

‚ÄúEs la ciudad del amor, de Romeo y Julieta, y el fruto del amor es la vida‚ÄĚ, dijo Sboarina, asegurando que tiene el objetivo de convertir a Verona en la primera “ciudad provida” de Italia.

Desde el concejo de Verona argumentan que, hacer que las mujeres que quieran interrumpir su embarazo consulten la decisi√≥n con organizaciones antiaborto, no tiene que ver con un mecanismo para echar atr√°s el derecho al aborto legal. Lo que buscan, seg√ļn sus argumentos, es ofrecer ayuda econ√≥mica a las f√©minas en dificultades, ya sea que fueran solteras ‚Äúo tal vez hayan sido violadas‚ÄĚ o quiz√°s ‚Äúse hayan vuelto prostitutas‚ÄĚ.

Pero desde el a√Īo pasado, las organizaciones que hacen frente a la pol√≠tica conservadora de la derecha, realizan manifestaciones para denunciar lo que consideran un abuso.

‚ÄúEl cuerpo de las mujeres se ha vuelto un campo de batalla pol√≠tico en Italia”, asegura Giulia Siviero, activista feminista. ‚ÄúLento pero seguro, ladrillo tras ladrillo, est√°n debilitando la ley‚ÄĚ (1978).

Verona fue bastión de apoyo a Benito Mussolini / The New York Times
Verona fue bastión de apoyo a Benito Mussolini / The New York Times

Contra el matrimonio entre personas del mismo sexo

La lucha por anular el aborto viene en combo. La derecha italiana tambi√©n ha puesto la gestaci√≥n a su causa, atacando otro frente com√ļn y cercano a quienes defienden su derecho de interrupci√≥n de embarazo: el matrimonio gay.

El alcalde de Verona acompa√Īa desde 2015 las marchas contra esa idea. Est√° auxiliado de Lorenzo Fontana, un ultraconservador y miembro del partido Liga Norte.

Se les ha visto recorrer las calles con l√≠deres fascistas de Verona, de barras bravas del f√ļtbol y de grupos extremistas, en contra del tema.

Fontana considera que tanto el matrimonio con personas del mismo sexo, as√≠ como el aborto, “debilitan a la familia natural”, por lo tanto deben emprender “la batalla final, porque las poblaciones [europeas] est√°n bajo ataque‚ÄĚ.

Otras figuras políticas italianas ven como una amenaza la conducta de los políticos de derecha.

Flavio Tosi, exalcalde de Verona, antes promovía a Fontana y Sboarina, pero se enfrentó a al ahora Ministro del Interior Salvini, por el liderazgo de Liga Norte y terminó expulsado de ese partido de derecha.

Ahora ve las cosas con otro prisma: ‚ÄúNos hacen recordar el periodo fascista, ya que el argumento sobre la tasa de natalidad era uno de sus puntos principales‚ÄĚ, record√≥.

Justifica que durante sus gestiones se negara a someter a votaci√≥n la norma antiaborto, porque en esos tiempos era considerada “una locura”, pero al parecer, las cr√≠ticas en su contra calaron. En la actualidad, asume que “la atm√≥sfera ha cambiado”.

Manifestantes contra el aborto en Roma | The New York Times
Manifestantes contra el aborto en Roma | The New York Times
Tendencias Ahora