Internacional
Paul Manafort: el perfil del exasesor de Trump acusado de conspiración y lavado de dinero
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El abogado Paul Manafort, exjefe de campa√Īa electoral de Donald Trump, inculpado formalmente este lunes por conspiraci√≥n y lavado de dinero, es un experto en cabildeos y estratega que siempre actu√≥ en las sombras.

Manafort, de 68 a√Īos, y su socio Rick Gates, de 45, ambos se declararon inocentes ante un tribunal de Washington, pero fueron puestos bajo arresto domiciliario tras el pago de sendas fianzas, luego de ser acusados de ocultar millones de d√≥lares recibidos por trabajar para el expresidente ucraniano Viktor Yanukovich y su partido pro-ruso.

Las relaciones de Manafort con el poder comenzaron ya en la d√©cada de los 70, cuando actu√≥ como asesor para el presidente Gerald Ford, y una d√©cada m√°s tarde se desempe√Ī√≥ como estratega y asesor de Ronald Reagan en la Casa Blanca.

Sin embargo, a partir de ese punto Manafort se llevó su agenda de contactos a la iniciativa privada, y pasó a defender en Washington los intereses de líderes y dirigentes extranjeros deseosos de tener un contacto en la capital estadounidense.

Esa lista de clientes incluy√≥ el entonces dictador filipino Ferdinand Marcos, el somal√≠ Mohamed Siad Barre, el guerrillero ultra derechista angole√Īo Jonas Savimbi y, m√°s recientemente, Yanukovich.

Fueron sus contactos con Ucrania los que dejaron a Manafort en el centro de las atenciones del fiscal especial Robert Mueller, quien investiga la alegada colusi√≥n de la campa√Īa de Trump con Rusia en la carrera presidencial de 2016.

Este lunes, Mueller inculp√≥ a Manafort de 12 cargos, incluyendo “conspiraci√≥n contra Estados Unidos”, lavado de dinero proveniente de Ucrania y falso testimonio ante agentes del FBI.

A partir de 2014, despu√©s que Yanukovich se asilara en Rusia, Manafort perdi√≥ un cliente importante, y por ello decidi√≥ volver a actuar en la pol√≠tica interna estadounidense, impulsado por un viejo asociado, el controvertido Roger Stone, quien luego lo convenci√≥ de sumarse a la campa√Īa de Trump.

Llamado para evitar una sorpresa

En junio de 2016, Trump había literalmente pulverizado a sus adversarios dentro del Partido Republicano y se encaminaba a una espectacular victoria en la elección interna para decidir el candidato presidencial.

Sin embargo, el comit√© de campa√Īa de Trump percibi√≥ la posibilidad de una alianza de √ļltima hora entre sus adversarios en la Convenci√≥n Nacional del Partido, y decidi√≥ reorganizar su equipo para evitar una sorpresa.

Por ello, desaloj√≥ de la conducci√≥n de la campa√Īa a Corey Lewandowski (un expolic√≠a sin ninguna experiencia pol√≠tica) y nombr√≥ a Manafort, con la tarea de garantizar que la votaci√≥n en la interna republicana sellara la candidatura de Trump.

No obstante, los lazos con Ucrania (y los pagos millonarios) se tornaron p√ļblicos y en agosto Manafort fue literalmente forzado a dar un paso al costado.

El veterano estratega conservador renunci√≥ el 19 de agosto y recibi√≥ a modo de despedida un elogio del entonces candidato presidencial: “Paul es un verdadero profesional y le deseo un gran √©xito”.

Sin embargo, en marzo de este a√Īo, cuando las investigaciones de Mueller comenzaron a concentrarse en Manafort, la Casa Blanca comenz√≥ a marcar distancia del “verdadero profesional”.

“Jug√≥ un papel muy limitado en un tiempo muy limitado”, dijo en ese momento el entonces vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

La inculpaci√≥n contra Manafort conocida el lunes no se refiere a actividades ilegales del comit√© de Trump, sino a delitos cometidos por Manafort a√ļn cuando era el m√°ximo responsable de la campa√Īa electoral.

Tendencias Ahora