Internacional
Viernes 22 marzo de 2019 | Publicado a las 12:40 · Actualizado a las 12:51
Recién nacida es enterrada viva por su madre que temía represalias de su familia ante nuevo embarazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Era el tercer embarazo de Raimunda Nonata Laurindo da Silveira. A sus 24 a√Īos, esta brasile√Īa ya sabe que es dar un hijo en adopci√≥n, tener otro con ella y ahora ir a la c√°rcel luego que se descubriera todo.

En Camocin, estado de Ceará (noreste de Brasil) la joven ocultó hasta cerca de 9 meses su embarazo y casi al tiempo del alumbramiento, tomó una bebida abortiva que aceleró el proceso.

Cuando el parto ocurri√≥, se dirigi√≥ a las afueras del municipio, en una zona rural y enterr√≥ viva a la ni√Īa que dio a luz. Los animales silvestres de la zona mordieron el cuerpo de la reci√©n nacida.

Lo anterior fue constatado por familiares de Raimunda, quienes encontraron los restos de la bebé. Poco tiempo después ésta estaba a disposición de la policía local para dar cuentas de su delito.

Seg√ļn lo publicado por el peri√≥dico brasile√Īo Extra, el hermano de la joven la vio regresar sangrando abundantemente y obtuvo indicios del lugar donde estaba enterrada su sobrina.

Diario Extra
Diario Extra

Por “miedo” a represalias

El crimen de Raimunda ha remecido a la sociedad brasile√Īa. Millones cuestionan el actuar de una joven mujer contra una criatura indefensa.

En su defensa, ella declaró a las autoridades que obró producto del miedo hacia su familia. Dijo que temía represalias por haber quedado embarazada de nuevo.

En tanto, las autoridades forenses de la mencionada localidad ya trabajan para determinar, si la recién nacida murió asfixiada o producto de las mordidas que recibió de animales silvestres que encontraron su cuerpo enterrado.

En esa zona brasile√Īa el aborto est√° permitido (v√≠a orden judicial) cuando la mujer o ni√Īa ha sido violada, el feto presenta anencefalia y la vida de la madre est√° en riesgo.

Seg√ļn medios locales, la zona donde ocurri√≥ todo forma parte de una radiograf√≠a preocupante desde Brasil. Las j√≥venes de escasos recursos crecen a merced de la desinformaci√≥n de los programas de reproducci√≥n sexual y por ende, cargan con embarazos no deseados o abortos clandestinos.

En el noreste se reportaron en 2017, entre 16,3 y 20,4 abortos por cada 1.000 mujeres embarazadas, seg√ļn el ministerio de salud local.

Diario Extra | Brasil
Diario Extra | Brasil
Tendencias Ahora