Internacional
Domingo 28 octubre de 2018 | Publicado a las 19:31 · Actualizado a las 20:08
¬ŅQu√© esperar del gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro?
Publicado por: Diego Vera
visitas

Jair Bolsonaro se convirtió en el presidente electo de Brasil, por lo que el 1 de enero de 2019 se convertirá en el próximo jefe de Estado del país más grande de Sudamérica y la novena economía del orbe.

Bolsonaro ha convocado la atención de la ciudadanía y los medios de comunicación con su polémicas frases, anuncios simplistas y acusaciones contra sus enemigos (principalmente del izquierdista Partido de los Trabajadores).

Un estilo que cultiv√≥ desde su ingreso a la pol√≠tica a principios de los a√Īos 90′, siendo considerado hasta 2014 como un outsider y un pol√≠tico corporativista, dedicado a la defensa de militares y homenajear la dictadura que gobern√≥ con mano de hierro a Brasil entre 1964 a 1985.

Política económica

Bolsonaro ha declarado p√ļblicamente no entender nada sobre econom√≠a, pero en su campa√Īa se ha dejado claro que un hombre manejar√° todo: el liberal y ‘chicago boy’ Paulo Guedes, a quien los medios de comunicaci√≥n le dan el papel de superministro en el gobierno de ultraderecha.

Guedes deber√≠a tener bajo su mando las carteras de Hacienda, Industria y Comercio, Planificaci√≥n, adem√°s de la secretar√≠a de inversiones p√ļblicas. Su credo: privatizar para reducir la deuda p√ļblica (75% del PIB).

“Oriundo de un mercado financiero, Guedes debe ampliar la desregulaci√≥n de la econom√≠a y la apertura comercial. La reforma al sistema de previsi√≥n, poco consistente, puede encontrar obst√°culos en el parlamento”, explica Ricardo Musse, analista y soci√≥logo de la Universidad de Sao Paulo.

La reforma al sistema de pensiones es clave para los mercados y el apoyo que han entregado a Bolsonaro, quien propone el desarrollo de un sistema de capitalización individual que funcione de forma paralela al de reparto que actualmente existe en Brasil.

Guedes tambi√©n es partidario de una transici√≥n del actual sistema de jubilaciones hacia un r√©gimen de capitalizaci√≥n o cotizaciones individuales. Un modelo similar al de Chile, donde el asesor de Bolsonaro se desempe√Ī√≥ como profesor universitario en los a√Īos 80, durante la dictadura de Augusto Pinochet.

“El objetivo de una privatizaci√≥n masiva deber√≠a ser atenuada por los militares que apoyan y estar√°n en el gobierno de Bolsonaro. Lo m√°s probable es que sean privatizadas empresas menores, pero que podr√≠an dar una satisfacci√≥n al mercado”, explica Musse.

Minorías y Derechos Humanos

Un aspecto clave que ha posicionado la figura de Bolsonaro a nivel político son sus polémicas frases dirigidas o minorías históricamente alejadas de la toma de decisiones en Brasil (mujeres, afrodescendientes, homosexuales o indígenas).

“Uno de los aspectos m√°s preocupantes de Bolsonaro es la frecuencia con que utiliza discursos de odios contra minor√≠as.
No creo que vaya a cambiar las leyes, pero el hecho de que sea presidente crea una situaci√≥n de tensi√≥n que puede provocar un crecimiento de violencia contra grupos como pueblos ind√≠genas, gays y activistas de movimientos sociales”, expresa Mauricio Santoro, acad√©mico y analista de la Universidad de R√≠o de Janeiro.

Diversos analistas consultados por BioBioChile.cl coinciden en que es muy complejo que Bolsonaro avance en proyectos que retiren beneficios a las minorías, tales como cupos o becas en instituciones educativas, pero sí podrá detener el avance en derechos sociales.

Los m√°s preocupante es que el discurso de Bolsonaro pueda generar episodios de violencia, algunos ya se han visto en la campa√Īa (como la muerte de un maestro de capoeira) o algunos que han sido inventados (como una joven que se autoinflingi√≥ una esv√°stica).

“Ciertamente impedir√° cualquier avance en la legislaci√≥n. En tanto, las leyes existenes en su mayor√≠a han sido validadas por el Supremo Tribunal Federal, por lo que dif√≠cilmente ser√°n derogadas. Tal vez consiga quitar la pol√≠tica de cuotas raciales. Todo eso, suponiendo una normalidad democr√°tica que no se sabe si ser√° mantenida”, sostiene Musse.

“Algunos posiciones de Bolsonaro -machistas,racistas, homof√≥bicas- incentivan ataques y la represi√≥n policial a esos grupos. Por lo que los llamados a cumplir la legislaci√≥n existentes tender√°n a ser ignorados por las autoridades policiales”, agrega.

Seguridad

Un factor clave en la popularidad de Bolsonaro ha sido su posici√≥n en torno a la criminalidad, en un pa√≠s que en 2017 registr√≥ un r√©cord de homicidios con m√°s de siete asesinatos por hora y un total de 63.880 casos, seg√ļn un informe de una reconocida ONG Foro de Seguridad P√ļblica.

“Bolsonaro parece haber sido el √ļnico candidato en darse cuenta de que el mayor problema de los brasile√Īos no es la econom√≠a, ni la corrupci√≥n de la pol√≠tica: es la falta de seguridad. Los brasile√Īos tienen miedo de caminar en las calles. Bolsonaro tiene un discurso duro, en la misma direcci√≥n que Rodrigo Duterte, pero no tan agresivo”, explica el fil√≥sofo y acad√©mico de la Universidad de Iguaz√ļ, Gustavo Bertoche.

El ultraderechista ha prometido durante la campa√Īa flexibilizar el porte de armas y dejar a la polic√≠a con las manos libres para actuar contra el crimen.

“Las armas, m√°s que una defensa de la vida son una garant√≠a de nuestra libertad (…) Es inherente al ser humano andar armado. Si alguien est√° armado yo tengo que estarlo tambi√©n. Tengo que nivelar (…) Si alguien de dos metros me ataca, yo que soy bajito ¬Ņc√≥mo me defiendo?”, explic√≥ en abril Bolsonaro, seg√ļn Estadao.

“Se trata de una medida inocua que no significar√° una contenci√≥n de la criminalidad. Favorece entretanto, el aumento de la cantidad de personas muerta o heridas en conflictos banales como desavenencias familiares, peleas en bares o en el tr√°nsito. Con la ley de desarmamento esos n√ļmeros fueron reducidos dr√°sticamente”, afirma Musse.

Otro dato que sustenta el apoyo popular a la mirada de Bolsonaro en torno a la seguridad, es que las instituciones m√°s confiables para los brasile√Īos son los bomberos, las iglesias, la Polic√≠a Federal y las Fuerzas Armadas. Las menos: el Gobierno, el Congreso, los partidos y la Presidencia, seg√ļn una encuesta del Ibope.

Tendencias Ahora