Internacional
Martes 21 agosto de 2018 | Publicado a las 16:40 · Actualizado a las 16:50
¬ŅC√≥mo ha enfrentado Sudam√©rica la migraci√≥n venezolana?
Publicado por: Diego Vera La información es de: Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En los √ļltimos d√≠as, tanto los venezolanos que han abandonado su pa√≠s como los que permanecen en √©l s√≥lo han visto empeorar su de por s√≠ calamitosa situaci√≥n. El viernes, el presidente Nicol√°s Maduro anunci√≥ un aumento sin precedentes del precio de la gasolina y oficializ√≥ un proceso de reconversi√≥n monetaria con √≠nfulas antiinflacionarias cuyas secuelas apenas est√°n por verse.

24 horas más tarde, Ecuador comenzó a exigirles pasaportes a los refugiados como condición para permitirles la entrada a su territorio, a sabiendas de que el Estado venezolano no está en capacidad de dotar a sus ciudadanos con ese documento.

El domingo, Per√ļ sigui√≥ el ejemplo de Ecuador y aument√≥ as√≠ la presi√≥n sobre Colombia, donde m√°s y m√°s venezolanos se quedan ‚Äúbusc√°ndose la vida‚ÄĚ al no poder tomar rumbo hacia el Sur. Ese mismo d√≠a, en Brasil, habitantes de Pacaraima ‚Äďuna localidad de apenas 12.000 almas‚Äď destruyeron un campamento de migrantes, obligando a m√°s de un millar a huir de regreso a Venezuela.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se√Īal√≥ que sucesos como ese se registraban tambi√©n en otros pa√≠ses de la regi√≥n y advirti√≥ que la crisis humanitaria venezolana podr√≠a generar tensiones a escala sudamericana.

La ONU calcula que 2,3 millones de mujeres y hombres asfixiados por estrecheces de todo tipo le han dado la espalda a su tierra natal.
Unos 50.000 venezolanos se han asentado en Roraima desde principios de 2017, inform√≥ la gobernaci√≥n de ese estado brasile√Īo. Entre 547.000 y 560.000 han pasado por Ecuador en lo que va de a√Īo con miras a llegar a Per√ļ y a Chile; s√≥lo el 20 por ciento de ellos se ha radicado en territorio ecuatoriano, seg√ļn las cifras manejadas por la Organizaci√≥n Internacional paras las Migraciones (OIM), que no son exactas.

Per√ļ es la naci√≥n latinoamericana que m√°s refugiados venezolanos ha acogido despu√©s de Colombia,
que ya le ha abierto sus puertas a un millón y medio; aproximadamente 35.000 cruzan su frontera diariamente. De ahí que sea el Estado colombiano el que más ayuda humanitaria recibe.

EE. UU. y China, al rescate

USAID, la agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, aportará 6 millones de dólares para que el nuevo gobernante de Bogotá, Iván Duque, asista a los venezolanos que llegan a Colombia escapando de condiciones de vida precarias. Hasta ahora, 32 de los 56 millones de dólares desembolsados por USAID con esos fines en América Latina han ido a parar a Colombia.

El auxilio no llega directamente a Venezuela porque la élite chavista se niega a admitir la gravedad de sus problemas y percibe las ofertas de socorro humanitario como fachadas para la intervención militar extranjera que algunos de sus opositores piden a gritos.

De hecho, este lunes, cuando el Pentágono confirmó que su buque-hospital USNS Comfort echaría anclas frente a las costas colombianas para atender a refugiados venezolanos en el futuro cercano, algunos analistas comentaron con inquietud las posibles implicaciones de que esa nave coincidiera en el Caribe con el buque-hospital chino He Ping Fang Zhou, que surcará las mismas aguas con destino a Venezuela dentro de poco.

‚ÄúEs problem√°tico que potencias en discordia y con intereses tan dis√≠miles asuman posiciones de cara a una cuesti√≥n como la venezolana sin coordinar sus acciones‚ÄĚ
, sostiene el historiador Sebastian Huhn, del Instituto para la Investigaci√≥n de la Migraci√≥n y los Estudios Interculturales (IMIS), adscrito a la Universidad de Osnabr√ľck en Alemania.

‚ÄúAunque los buques-hospitales no cumplen una funci√≥n b√©lica, ellos pueden erigirse en la vanguardia de maniobras militares si llegan a registrarse incidentes. Basta que un barco-hospital se acerque demasiado a las aguas territoriales de un pa√≠s determinado, por ejemplo, para que suenen las alarmas. Lo ideal ser√≠a que esa ayuda humanitaria fuera prove√≠da por las Naciones Unidas o que Estados Unidos y China la ofrecieran a trav√©s de la ONU y no unilateralmente‚ÄĚ, explica Thomas Fischer en entrevista con Deutsche Welle. Fischer es profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad Cat√≥lica de Eichst√§tt-Ingolstadt y presidente de la Asociaci√≥n Alemana de Investigaci√≥n sobre Am√©rica Latina (ADLAF).

ARCHIVO | Agence France-Presse
ARCHIVO | Agence France-Presse

La salida: esfuerzos concertados

G√ľnther Maihold, subdirector de la Fundaci√≥n Ciencia y Pol√≠tica (SWP), de Berl√≠n, no divisa riesgo alguno de confrontaci√≥n entre las flotas humanitarias enviadas por Washington y Pek√≠n a Colombia y Venezuela, respectivamente.

“No creo que la presencia simult√°nea de esos barcos en el Caribe cree fricciones diplom√°ticas. Esos son gestos de buena voluntad de Estados Unidos y China hacia sus aliados en Am√©rica Latina. Nada m√°s. El auxilio que pueden prestar es muy limitado, casi simb√≥lico, dadas las dimensiones del fen√≥meno migratorio en cuesti√≥n y los factores estructurales que lo propician‚ÄĚ, dice el investigador.

A sus ojos, lo que el buque-hospital de Estados Unidos busca es evitar que un mayor n√ļmero de venezolanos vuele a Miami buscando refugio. Para Fischer, el prop√≥sito del gale√≥n-hospital chino al zarpar hacia las Antillas es dejar evidencia de lo importantes que son para Pek√≠n sus intereses geopol√≠ticos en el norte de Sudam√©rica. Los tres especialistas coinciden en que s√≥lo esfuerzos concertados pueden frenar la actual sangr√≠a de Venezuela.

‚ÄúLa pregunta de rigor para los pa√≠ses latinoamericanos y para los organismos multilaterales de la regi√≥n es c√≥mo conseguir, juntos, que los venezolanos dejen de emigrar tan profusamente, sabiendo que no contar√°n con la colaboraci√≥n del Gobierno de Nicol√°s Maduro, quien se reh√ļsa a reconocer que su proyecto de pa√≠s hizo aguas. Ecuador y Per√ļ pueden optar por cerrar sus fronteras, pero eso no detendr√° los flujos de migrantes venezolanos; ellos seguir√°n vi√©ndose forzados a huir de su pa√≠s porque la vida all√≠ es simplemente insoportable‚ÄĚ, arguye Huhn, de la Universidad de Osnabr√ľck.

“El endurecimiento de los controles fronterizos en Ecuador y Per√ļ va a crear una constelaci√≥n espinosa para Colombia; ese es el pa√≠s donde va a quedar represado un buen n√ļmero de migrantes venezolanos. Pero, al final, todo el vecindario latinoamericano va a sentir los estragos del √©xodo venezolano si sus pa√≠ses siguen mostr√°ndose incapaces de dise√Īar una pol√≠tica humanitaria conjunta‚ÄĚ, esgrime Maihold.

Tendencias Ahora