Internacional
Lunes 20 agosto de 2018 | Publicado a las 21:25 · Actualizado a las 21:41
La Madame de Cartagena de Indias: de prostituir 250 ni√Īas en yates a una prisi√≥n en ruinas
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Atr√°s han quedado los lujos de una mujer que, tras su captura el pasado 29 de julio, amenaz√≥ con dar a conocer una larga lista de clientes en su pa√≠s, que va desde empresarios, pol√≠ticos colombianos y extranjeros, a quienes, seg√ļn la acusaci√≥n en su contra, ofrec√≠a a adolescentes tanto de su pa√≠s y venezolanas.

Su centro de operaciones, su paradis√≠aca ciudad, Cartagena, Colombia. Liliana del Carmen Campos Puello es ya una integrante m√°s de las 131 reclusas que conforman la prisi√≥n de San Diego, ahora en ruinas y con derrumbes permanentes, seg√ļn relatan sus mismas ‚Äúhu√©spedes‚ÄĚ.

Pero ‚ÄúLa Madame‚ÄĚ estaba acostumbrada a otra vida, antes de ser acusada de presunta inducci√≥n a la prostituci√≥n, trata de personas y concierto para delinquir.

Viajaba en yate y en este a menudo organizaba fiestas con menores de edad.

Los destinos eran las islas del Caribe, seg√ļn la informaci√≥n que poseen los investigadores, quienes aseguran que en esos para√≠sos establec√≠a contacto con extranjeros y las ni√Īas que supuestamente hab√≠a reclutado en la capital del departamento de Bol√≠var. Se trata de 250 adolescentes de nacionalidad colombiana y venezolana.

El Espectador
El Espectador

Su captura se hizo efectiva en la misma ciudad donde los medios de comunicaci√≥n, con informaci√≥n policial, le han adjudicado el t√≠tulo de ‚Äúmayor proxeneta de Cartagena‚ÄĚ.

De acuerdo a la fiscal√≠a colombiana y publicada en una detallada investigaci√≥n por el peri√≥dico El Espectador, alias “Madame”, convenc√≠a a ni√Īas y mujeres a las que ofrec√≠a trabajo en Islas del Caribe.

Les ofrec√≠a ayuda con los tr√°mites de sus pasaportes y costear adem√°s su manutenci√≥n. Sin embargo, una fuente fiscal le dijo al medio de comunicaci√≥n antes citado que ‚Äúen realidad, al llegar al otro pa√≠s las despojan de sus documentos, las encierran y las explotan sexualmente‚ÄĚ.

El Heraldo
El Heraldo

De los lujos a la ruina de una prisión

Las fotografías en las que alias Madame aparece, tras destaparse su caso, son clave, para entender el tipo de vida de lujos que llevaba la mujer.

Contaba fajos de billetes y lo publicaba en sus redes sociales, las exclusivas marcas que utilizaba, también la delataban.

Su poder adquisitivo era grande, seg√ļn las autoridades, pero al ingresar a una de las audiencias en las que debe responder por los delitos que le son adjudicados, se mostr√≥ agresiva con un periodista del peri√≥dico El Universal, a quien le dijo que iba ‚Äútener problemas‚ÄĚ si publicaba las fotos que estaba tom√°ndole al momento de su ingreso a la audiencia de imputaci√≥n de cargos.

El universal | Colombia
El universal | Colombia

Pero en la prisi√≥n de San Diego, sus compa√Īeras de celda, la describen como una mujer apartada, a ratos triste y muy interesada en los espacios noticiosos televisivos.

Ya no hay yates, hoteles de lujo y otros similares. Su espacio es ahora la “celda 1” que comparte con otras reclusas.

El universal | Colombia
El universal | Colombia

Paola Maldonado fue la encargada de recibirla en el espacio en el que permanece encerrada. A su ingreso, muchas de las reclusas estaban pendientes de su llegada, pero el director del recinto, se encargó que este fuera lo más desapercibido posible.

Incluso, muchas se dieron cuenta de su llegada al siguiente d√≠a de su reclusi√≥n. La rodearon en el patio de la prisi√≥n, pero no para juzgarla, dijo una de ellas. ‚ÄúSuficiente tiene con la presi√≥n medi√°tica y el estigma social‚ÄĚ, le dijo al peri√≥dico El Espectador.

Pero no se ha dejado ver. La Madame no quiere hablar con los medios de comunicación, que han constatado la precaria situación en la prisión en la que está recluida.

Recientemente un pared√≥n de la prisi√≥n se vino abajo, sinti√©ndose como una explosi√≥n, seg√ļn las reclusas.

Ya es habitual para ellas, en tanto, la fiscal√≠a, se preocupa de sustentar su acusaci√≥n contra Liliana, como la llaman sus compa√Īeras. Solo por uno de los delitos que enfrenta, Trata de personas, arriesga hasta 23 a√Īos de prisi√≥n.

El universal | Colombia
El universal | Colombia
Tendencias Ahora