Internacional
Lunes 18 junio de 2018 | Publicado a las 11:33
Los retos que deber√° enfrentar el presidente electo de Colombia
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con su sólido triunfo del domingo, el presidente electo Iván Duque podrá gobernar a sus anchas a una Colombia amenazada por el narcotráfico, en tensión con Venezuela y fracturada por un histórico pacto de paz.

M√°s de diez millones de electores apoyaron el regreso de la derecha conservadora al poder en la figura de este abogado, que con apenas cuatro a√Īos en el Congreso ascendi√≥ en hombros del exmandatario √Ālvaro Uribe (2002-10).

A partir del 7 de agosto, cuando asumir√° el cargo, Duque y su bancada mayoritaria se enfrentar√°n a varios desaf√≠os tras ocho a√Īos de f√©rrea oposici√≥n al impopular Nobel de paz Juan Manuel Santos.

La paz, a revisión

Luego de vencer en el balotaje al exguerrillero Gustavo Petro con el 53,98% de los votos, Duque apuntal√≥ la oferta de corregir, sin hacer “trizas”, el acuerdo que enterr√≥ medio siglo de conflicto con la ya disuelta guerrilla FARC.

Suscrito en 2016, este pacto permiti√≥ el desarme de 7.000 combatientes y ha evitado 3.000 muertes al a√Īo, a cambio de que los rebeldes puedan hacer pol√≠tica.

Sin embargo, recibió el rechazo de la mitad de los colombianos en un plebiscito que terminó siendo la semilla del amplio triunfo de la derecha.

Apenas elegido, Duque prometi√≥ que har√° “correcciones” a lo pactado sin dar m√°s pistas, aunque en campa√Īa asegur√≥ que buscar√≠a que los jefes rebeldes acusados de delitos atroces paguen un m√≠nimo de c√°rcel y queden inhabilitados para ejercer como congresistas.

El nuevo partido FARC, que ha descartado el regreso a las armas, lo llam√≥ a la “sensatez” y a no burlar lo pactado.

“Una cosa es el discurso en campa√Īa para llegar y otro cuando est√° en ejercicio, creo que ser√≠a muy costoso echar atr√°s algo que ya ganaron” los exguerrilleros, dijo Fabi√°n Acu√Īa, analista de la Universidad Javeriana.

Duque, que adem√°s propone endurecer las condiciones para el di√°logo en curso con los rebeldes del ELN, dijo que respetar√° lo acordado para que los excombatientes se reincorporen socialmente.

Con su discurso “de uni√≥n”, Duque plantea “una posici√≥n m√°s flexible que la de Uribe”, pero “esa posici√≥n, de todas maneras, conlleva un mensaje de revisi√≥n”, seg√ļn el experto Andr√©s Mac√≠as, de la Universidad Externado.

La sombra de Uribe

Las preguntas son recurrentes: ¬ŅDuque ser√° un “t√≠tere” de Uribe, como acusa la oposici√≥n; ser√° independiente pero fiel a los postulados uribistas o, como Santos, “traicionar√°” a su mentor?

“Duque ha ganado todo obedeciendo todo lo que dice Uribe, entonces el fantasma de Uribe es real”, afirma Acu√Īa.

Los colombianos renovaron su fe en el exmandatario, pese a investigaciones por presuntos vínculos con paramilitares e interceptaciones ilegales.

Desde que asumió el poder en 2002, Uribe ha sido el gran elector después de haber diezmado militarmente a los grupos armados.

“Es la personalidad pol√≠tica m√°s importante del siglo XXI en Colombia”, explica el investigador Nicol√°s Liendo.

En 2010, cuando abandon√≥ el poder, logr√≥ la victoria del poco carism√°tico Santos. Cuatro a√Īos m√°s tarde, dio batalla con un desconocido √ďscar Iv√°n Zuluaga frente al actual presidente. Y en 2016 lider√≥ la campa√Īa por el “No” que oblig√≥ a renegociar lo negociado con las FARC.

Ahora su delfín gobernará la cuarta economía latinoamericana con las banderas del mentor: mano firme contra la violencia, inversión privada y defensa de valores tradicionales.

Y además Uribe liderará en el Senado la bancada de su partido, el Centro Democrático, tras obtener la mayor votación en marzo.

Presión a Maduro

Opositor del gobierno de Nicol√°s Maduro en Venezuela, Duque pretende liderar la presi√≥n internacional contra lo que considera una “dictadura” presidida por un “genocida”.

“A partir del discurso de campa√Īa se esperar√≠a que la relaci√≥n con Venezuela vaya a ser terrible”, indica Acu√Īa.

El presidente electo amenaza con denunciar a Maduro ante la Corte Penal Internacional (CPI) junto a otros gobiernos y devolver la democracia al país petrolero con ayuda de la OEA.

Con una frontera com√ļn de 2.200 kil√≥metros, Colombia enfrenta un in√©dito flujo migratorio de venezolanos que huyen de la crisis econ√≥mica.

En los √ļltimos 16 meses han llegado m√°s de un mill√≥n de personas provenientes de Venezuela.

“Hasta que no termine esa dictadura el flujo migratorio no parar√°. As√≠ cerremos la frontera, estas son porosas y continuar√° la migraci√≥n”, ha dicho.

Autoridades en Venezuela, uno de los pa√≠ses garantes del acuerdo con las FARC, son se√Īaladas por Duque de complicidad con el narcotr√°fico.

Drogas y EEUU


El mayor productor mundial de cocaína enfrenta una disparada de los narcocultivos que le valió un severo llamado de atención de Estados Unidos,
su tradicional aliado y principal mercado de la droga colombiana.

Duque, que quiere una buena relación con el imprevisible Donald Trump, ofreció reactivar las fumigaciones antidrogas con un herbicida diferente del glifosato -prohibido por ley-, lo que seguramente le abrirá un frente de tensión con los campesinos cocaleros.

El mandatario electo, que promete penalizar de nuevo la dosis m√≠nima, admiti√≥ el domingo que el crecimiento de las siembras de coca “amenazan la seguridad nacional”.

Y sin anticipar una estrategia en concreto, esboz√≥ una pol√≠tica de seguridad para “campos” y “ciudades” que involucra la lucha frontal contra el narco en momentos en que las mafias mexicanas est√°n financiando a los disidentes de las FARC que copan espacios dejados por la exguerrilla en las fronteras con Ecuador y Venezuela.

URL CORTA: http://rbb.cl/khxk
Tendencias Ahora