TV y Espect√°culo
Domingo 04 marzo de 2018 | Publicado a las 20:53
La noche en que la Reina Isabel y su hermana se fueron de fiesta sin que nadie lo supiera
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El 12 de mayo de 1937, Jorge VI subió al trono británico luego que su hermano Eduardo VIII abdicara por amor. El rey asumió la tarea en medio de la polémica y tuvo que hacerse cargo de restablecer la confianza del pueblo en la monarquía.

Jorge estaba casado con Isabel Bowes-Lyon y ten√≠a dos hijas, Isabel de 11 a√Īos y Margarita de s√≥lo 6, quienes estaban siendo educadas en casa. La madre de las ni√Īas y su intitutriz, Marion Crawford, se encargaron de supervisar su educaci√≥n la que estaba basada en historia, lenguaje, literatura, matem√°ticas, franc√©s, danza y m√ļsica.

Seg√ļn las ha descrito la historia, las hermanas no podr√≠an haber sido m√°s diferentes, pues mientras Isabel era un ni√Īa centrada y sensible, Margarita ten√≠a una gran energ√≠a y era algo desordenada.

Sus primeros a√Īos de vida los pasaron en una casa en la calle Piccadilly, cercana al parque Hyde. Ten√≠a 25 habitaciones y un gran jard√≠n donde pod√≠an jugar con otros ni√Īos. Sin embargo, cuando su padre asumi√≥ como Rey, la familia se mud√≥ al Palacio de Buckingham, donde su vida cambi√≥ completamente.

Princesas Isabel y Margarita | Buckingham Palace
Princesas Isabel y Margarita | Buckingham Palace

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, las princesas fueron enviadas al castillo de Windsor, donde permanecieron durante todo el conflicto. Su estadía en el lugar tampoco fue ideal, pues se lanzaron más de 300 bombas en zonas cercanas, lo que obligaba a las princesas a esconderse en bóvedas subterráneas del castillo.

A pesar de los intentos de todos por mantenerlas a salvo, Isabel quer√≠a involucrarse en lo que estaba pasando por lo que le pidi√≥ repetidas veces a su padre ayudar al pueblo de alguna forma. √Čl accedi√≥ y a los 14 a√Īos le permiti√≥ realizar su primera intervenci√≥n radial en un programa infantil de¬†BBC llamado¬†Children’s Hour.

Desde ese momento, comenz√≥ poco a poco a tener mayor protagonismo. En 1945, ingres√≥ al Servicio Territorial Auxiliar de Mujeres como subalterna segunda honoraria. All√≠ se form√≥ como conductora y mec√°nica, luego fue promovida a comandante j√ļnior (capit√°n) honoraria.

Archivo | Agence France Press
Archivo | Agence France Press

Una salida real

El 8 de mayo de 1945 lleg√≥ el D√≠a de la Victoria, el momento que tantos europeos so√Īaron desde el inicio de la guerra. Tras una lucha intensa, los¬†Aliados aceptaron la¬†rendici√≥n de la¬†Alemania nazi y la fiesta estall√≥ en todo el continente. Winston Churchill incluso alent√≥ a los ingleses a tener un “breve per√≠odo de regocijo”.

El ambiente de celebraci√≥n era tal que incluso las princesas Isabel y Margarita quisieron unirse a la fiesta. Las j√≥venes de entonces 19 y 15 a√Īos rogaron a sus padres que les dieran permiso para festejar con el pueblo y finalmente lo consiguieron.

Los padres de las princesas aceptaron bajo la condici√≥n que fueran acompa√Īadas de un grupo de 16 personas de confianza que incluy√≥ a Margaret Rhodes, prima de la entonces futura Reina, y a Peter Townsend, quien m√°s tarde se convirti√≥ en el amor prohibido de Margarita.

Día de la victoria | IBTimes UK
Día de la victoria | IBTimes UK

Tras aparecer junto al Rey y la Reina en el balcón del palacio para saludar a la gente, las princesas planearon su aventura inolvidable, la que quisieron hacer a pie para tener mayor contacto con el pueblo.

En una entrevista concedida a la BBC en 1985, Isabel II recordó que ella y su hermana estaban aterradas de ser reconocidas por la gente, por lo que se ocultaron bajo sus abrigos y bajaron sus capas hasta la altura de los ojos. La entonces futura Reina llevó su uniforme de Servicio Territorial Auxiliar, mientras que Margarita optó por un vestido más glamoroso.

El grupo sali√≥ por la puerta trasera del Palacio de Buckingham, donde se encontraron con una masa de gente que vitoreaba a la familia real. ‚ÄúAclamamos al rey y la reina en el balc√≥n y luego caminamos por la calle. Recuerdo filas de personas desconocidas que entrelazaban sus brazos y caminaban por Whitehall, nos arrastraron en una ola de felicidad y alivio‚ÄĚ, asegur√≥ la monarca.

Día de la Victoria | ONS Visual
Día de la Victoria | ONS Visual

El grupo avanzó por el centro de Londres donde se encontraron con el legendario jazzista Humphrey Lyttelton, quien tocaba la trompeta en la parte trasera de un camión. Se detuvieron a bailar un momento, pero siguieron caminando sin que nadie los reconociera.

“Bailamos conga alrededor de Piccadilly Circus y Trafalgar Square, y nos subimos a un autom√≥vil propiedad del duque de Norfolk, quien estaba enamorado de una de mis amigas. Pens√≥ que la llevar√≠a en su peque√Īo autom√≥vil abierto, pero no cont√≥ con que ir√≠amos 15 de nosotros apretuj√°ndonos tambi√©n”, record√≥ en el diario ingl√©s The Telegraph Jean Barker, baronesa de Trumpington, que tambi√©n fue parte del grupo.

M√°s tarde llegaron a una fiesta en el hotel Ritz, reconocido por su solemnidad. ‚ÄúPor alguna raz√≥n, decidimos ir a la puerta del Ritz y hacer una fila de conga. El Ritz siempre ha sido tan sofocante y formal. No creo que la gente se haya dado cuenta de qui√©nes estaban en la fiesta, creo que pensaban que era solo un grupo de j√≥venes borrachos. Recuerdo a las ancianas que parec√≠an levemente sorprendidas”, afirm√≥ Rhodes.

Princesas Isabel y Margarita | Buckingham Palace
Princesas Isabel y Margarita | Buckingham Palace

Tras la fiesta decidieron volver al palacio, pero optaron por ir por calles com√ļnmente consideradas peligrosas. “Hubo lugares como Green Park y St James’s que uno nunca hubiera atravesado de noche en la guerra, y all√≠ est√°bamos. Hab√≠a gente se bes√°ndose y abraz√°ndose e incluso haciendo el amor. Me sorprendi√≥, no hab√≠a experimentado ese tipo de cosas antes en p√ļblico “, coment√≥ otra acompa√Īante del grupo, Jean Woodroffe.

Durante toda la aventura, el grupo celebr√≥ con varios desconocidos. Incluso la prima de Isabel comparti√≥ con un marino a quien bes√≥ en la mitad de la noche, pero que jam√°s volvi√≥ a ver. “Estoy segura que estaba casado”, brome√≥ Margarita.

En lo que s√≠ son claros todos, es que ninguna de las princesas bebi√≥ alcohol, aunque s√≠ bailaron con extra√Īos, que por supuesto, no las reconocieron.

El grupo volvió a Buckingham en mitad de la noche. Los Reyes estaban esperando a sus hijas levantados, aunque al parecer no hubo mayores problemas, pues siempre desearon que las jóvenes pudiesen tener contacto con la gente normal. Los asesores del rey, sin embargo, desaprobaron toda esa noche.

“-Esa salida- Creo que es una de las cosas que la Reina recuerda con gran felicidad. Ninguna de las dos hab√≠a hecho algo remotamente similar”, coment√≥ Rhodes.

“Siempre pens√© que fue muy inteligente que el Rey y la Reina Isabel [la Reina Madre] dejaran salir a las chicas esa noche, con toda esa gente a su alrededor. Sab√≠an que era algo que nunca olvidar√≠an”, finaliz√≥.

URL CORTA: http://rbb.cl/jisi
Tendencias Ahora