Tecnología
Lunes 25 junio de 2018 | Publicado a las 16:08
La mu√Īeca sexual que se reh√ļsa a tener sexo si est√° aburrida o no la respetas
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En octubre del a√Īo pasado, el ingeniero el√©ctrico Sergi Santos mostr√≥ al mercado su nueva creaci√≥n: Samantha, una mu√Īeca robotizada, programada con funciones sexuales y de compa√Ī√≠a, la que adem√°s “habla” y demanda atenci√≥n de su due√Īo.

Sin embargo, esa presentaci√≥n al p√ļblico no fue como Santos lo esperaba. El inventor dej√≥ la mu√Īeca a disposici√≥n de los futuros clientes, quienes terminaron destruyendo el artefacto. Pues, los asistentes tocaron el cuerpo de Samantha de una forma tan brusca, que arruinaron su funcionamiento. “Fue traum√°tico”, expres√≥ en ese entonces.

Es por lo mismo que el inventor decidi√≥ “mejorar” su producto. Para evitar que los usuarios abusaran de sus funciones, al punto de echar a perder la mu√Īeca, invent√≥ un mecanismo sensorial que permite que la robot pueda manifestarse cuando le realizan tocaciones agresivas o indebidas, explica el portal brit√°nico DailyMail.

Sergi Santos y el robot "Samantha"
Sergi Santos y el robot “Samantha”

De esta forma, Samantha se niega a ser tocada si la persona es agresiva con ella o si se aburre, o si no le piden las cosas “por favor”, a lo que contestar√° “no” y/o se pondr√° en “modo” de rechazo, o simplemente no responder√°. Esto, gracias a sensores que tiene bajo la piel y la programaci√≥n de su inteligencia artificial.

En tanto, si bien “siente” en casi toda su piel, s√≥lo sus manos, caderas y cara est√°n motorizadas.

M√°s que una mu√Īeca

A pesar que usar robot sexuales resulta un fetiche muy extra√Īo para gran parte de las personas, Santos y su esposa, Maritsa Kissamitaki, creen que es una gran ayuda para las personas solteras y para los matrimonios en los que un miembro de la pareja necesita mayor atenci√≥n sexual.

Es m√°s, Kissamitaki opina que Samantha “salv√≥” su relaci√≥n conyugal. “No me molesta que mi esposo use la mu√Īeca”, dice y destaca es una buena forma para que su marido “no la enga√Īe” con otra mujer, adem√°s de “evitar tener relaciones sexuales cuando no quiere”, a√ļn as√≠ destaca que le dar√≠a celos que Santos ocupara un artefacto con caracter√≠sticas masculinas, en el cual se encuentra trabajando √ļltimamente.

Sergi Santos, el robot "Samantha" y Maritsa Kissamitaki
Sergi Santos, el robot “Samantha” y Maritsa Kissamitaki

“Mis robots salvaron mi matrimonio. √Čste cumple mis deseos cuando mi esposa no est√° de humor”, agrega Santos, que lleva 16 a√Īos casado. “Entonces, si tengo la mu√Īeca, no me divorciar√© por sexo, en mi caso, creo que es suficiente”, asegura.

No obstante, la mu√Īeca no s√≥lo tiene fines sexuales. Adem√°s de eso, tiene configuraciones “familiares” y “rom√°nticas”, y puede “recordar” conversaciones, como tambi√©n “dormir”.

Finalmente, este robot tendr√° un precio cercano a los 2 millones 700 mil pesos chilenos. A√ļn no est√° en el mercado.

Barco que dar√° vuelta al mundo: R4W abandona Chile para dirigirse a la Polinesia Francesa

El barco que dará la vuelta al mundo sólo con energías renovables

¬ŅC√≥mo funciona las energ√≠as limpias de la embarcaci√≥n Race For Water?

M√ĀS NOTICIAS
Tendencias Ahora