Internacional
Crudo testimonio de atentado en Bruselas: “Llevo dos noches sin dormir”
Publicado por: Alberto Gonz√°lez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un crudo testimonio del atentado de Bruselas se conoci√≥ este viernes, cuando el pa√≠s europeo a√ļn trata de volver a la normalidad luego de los sangrientos ataques que dejaron una treintena de muertos, el peor atentado de la historia de B√©lgica.

Seg√ļn publica El Pa√≠s de Espa√Īa, se trata de J.D.R., uno de los conductores del Metro de Bruselas que conduc√≠a el convoy inmediatamente detr√°s del que fue atacado por los terroristas. Testigo privilegiado, vivi√≥ en carne propia el miedo ante el espeluznante atentado, y a√ļn sufre las concecuencias de lo vivido.

‚Äú¬°Cortad la electricidad! ¬°Algo grave pasa en el metro de enfrente!”,
fue la primera comunicaci√≥n que recibi√≥ de la encargada de la comunicaci√≥n radial interna, y que de inmediato revel√≥ que algo andaba mal. Segundos m√°s tarde, se escuch√≥ al conductor del tren atacado: ‚ÄúHe tenido una explosi√≥n muy grave. Voy a ver qu√© pasa‚ÄĚ.

‚ÄúPasaron dos o tres segundos hasta que llama a la seguridad y pide que env√≠en todo lo posible diciendo que lo que hay es terror√≠fico y horrible. Al o√≠r su tono de voz, su gravedad, sent√≠ escalofr√≠os. Llevo dos noches sin dormir. Solo me viene a la cabeza eso‚ÄĚ, relata al prestigioso diario hispano.

Y pese al miedo que hubieran m√°s atacantes, pidi√≥ a los pasajeros descender del convoy, tratando de mantener la calma, pese a los cad√°veres que sabe que est√°n unos metros m√°s adelante. ‚ÄúSi hubieran notado que estaba nervioso, el p√°nico hubiera cundido e imag√≠nate 500 personas corriendo‚ÄĚ, relata.

Agradecido de su fortuna, reconoce que ‚Äúsi el suicida acciona los explosivos cinco minutos m√°s tarde, me pilla a m√≠‚ÄĚ. Quiz√°s su repuesta no habr√≠a sido la misma que su compa√Īero, quien mantuvo tambi√©n la sangre fr√≠a para ordenar la evacuaci√≥n en medio de los cuerpos en el and√©n.

Una vez afuera, volvi√≥ a ingresar junto a la polic√≠a, en una escena casi cinematogr√°fica. ‚ÄúLa polic√≠a baj√≥ del coche pistola en mano, metralleta al hombro. Aquello parec√≠a una pel√≠cula, fui con ellos por si hab√≠a alguien escondido‚ÄĚ, a√Īade.

No obstante las medidas de seguridad, reconoce que ‚Äúel miedo en el cuerpo sigue estando ah√≠ por muchos medios que pongan. El militar te puede defender si vienen con metralletas pero alguien con un cintur√≥n de explosivos debajo igual te gui√Īa el ojo y se hace explotar‚ÄĚ

Tendencias Ahora