Opinión
Chile más caro que Dinamarca: Increíble, insólito, impresentable
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El blog fue publicado originalmente en el sitio web de la revista Caras, por la periodista nacida en Curicó y radicada en Copenhague, Tatiana Ramírez.

Una de las cosas que me impresionó la primera vez que vine a Dinamarca fue lo caro que era. Siempre estaba ahí mi Chile, donde la plata rendía más… Claro que eso fue antes.

Hace unos d√≠as termin√© de enrabiarme ‚Äďy parec√≠a una locura- porque compr√© ar√°ndanos chilenos en el supermercado, a un precio menor que el que pagan mis padres, hermanos y amigos que los compran en Chile. Incre√≠ble. Ins√≥lito. Impresentable‚Ķ y otras tantas palabras con ‚Äúi‚ÄĚ. Una amiga me hizo ver el punto del transporte y la demanda y tiene toda la raz√≥n, pero creo que a√ļn hay temas pendientes.

Ya antes me hab√≠a sorprendido con la famosa colusi√≥n de las farmacias y ahora al leer sobre el presunto cartel de los supermercados con el papel higi√©nico y los pollos. Vi el llamado en las redes sociales a no ir a los s√ļper el pasado domingo 10 de enero as√≠ es que decid√≠ comparar los precios de varios productos: escog√≠ varios de la web de uno de los grandes supermercados de Chile, como arroz, leche, huevos, detergentes y naturalmente los pol√©micos pollos frescos y el papel higi√©nico.

Casi me mor√≠ cuando me di cuenta de que ¬°todo estaba m√°s caro o igual! De muestra un bot√≥n: por ar√°ndanos chilenos el precio por kilo ac√° es de algo m√°s de 10.084 pesos, mientras en Chile, est√° entre 10.792 y 15.920 (ojo que, en este caso, hay un tema de transporte que considerar). Si hay pollo en el men√ļ yo pago ac√° por kilo aprox. 7.000 pesos por filetes de pechuga y 1.800 pesos por trutros cortos, mientras mi mam√° en Curic√≥ debe desembolsar 7.458 pesos y 2.290 pesos, respectivamente. En el caso del papel higi√©nico, los vikingos usan aprox. 2.200 pesos por 8 rollos, mientras los chilenos, m√°s finos al parecer, cuestan 3.539 pesos, en rollos de semejante calidad.

ARCHIVO | Felipe Fredes | Agencia UNO

ARCHIVO | Felipe Fredes | Agencia UNO

¬ŅC√≥mo es eso posible cuando estoy comparando precios de Chile con los de Dinamarca? Es decir, hablamos de uno de los pa√≠ses m√°s caros de Europa, con precios que, en promedio, son 38% m√°s altos que en el resto del continente.

Descubr√≠ que en Dinamarca hay un Consejo para la Libre Competencia que vela porque las industrias y servicios no usen triqui√Īuelas y armen carteles para fijar precios ¬ŅPor qu√©? Porque la competencia efectiva es importante para todos nosotros y porque si las empresas entorpecen el sistema se considera ilegal y es la sociedad completa la que se resiente, se reducen las posibilidades para nuevas empresas se establezcan, de ofrecer nuevos productos y servicios que sean innovadores.

Hace unos a√Īos, aqu√≠ en Dinamarca se destap√≥ una colusi√≥n conocida como el ‚Äúcartel de las inmobiliarias‚ÄĚ y hasta hoy las empresas han debido pagar casi 3 mil millones de pesos en multas. Estudios muestran que cuando hay un cartel en el mercado, los consumidores pagan entre 10% y 50% m√°s al a√Īo y esos son muchos millones salidos del bolsillo de una familia. De ah√≠ que el mensaje es claro: penas de c√°rcel de hasta 6 a√Īos para los infractores y, en casos menos graves, multas que pueden llegar a significar hasta el 10 % de las ganancias.

M√°s all√° del tema pr√°ctico, creo que hay dos grandes diferencias: una, la mala costumbre que tenemos los chilenos de alabar las ‚Äúpeque√Īas‚ÄĚ piller√≠as -es ‚Äúchoro‚ÄĚ o ‚Äúbac√°n‚ÄĚ el que no pag√≥ un boleto de Metro-, pero si eso se repite a diario y se multiplica por mucha gente, las p√©rdidas son enormes y de la piller√≠a peque√Īa a la grande no hay mucha distancia.

Si un dan√©s va en el tren o metro y, por la prisa, no marca su tarjeta, entra en p√°nico -casi literalmente-, y aunque no es frecuente que pasen conductores revisando los pasajes, es fijo que se baja dos minutos despu√©s, en la siguiente estaci√≥n, para marcar su tarjeta o r√°pidamente compre un boleto con su smartphone. La l√≥gica es clara: si uno no paga el boleto, es un fraude al servicio p√ļblico y a la larga va a ser un perjuicio para todos ¬ŅVen la diferencia, verdad?

Lo otro es que en Dinamarca hay confianza en las instituciones y los consumidores juegan un papel muy activo y responsable vigilando los movimientos del mercado.

De momento, me gusta ver en las redes sociales como los chilenos están dando pasos para exigir transparencia… ¡por algo se empieza!

URL CORTA: http://rbb.cl/dkuh
Tendencias Ahora